lunes, abril 8, 2024
Google search engine
InicioCulturaCineMaureen O’Hara, John Wayne, el mejor beso de la historia y unas...

Maureen O’Hara, John Wayne, el mejor beso de la historia y unas cuantas excusas deportivas

El padre de Maureen fue fundador y presidente de un club de fútbol. Wayne fue un prometedor jugador de fútbol americano... Pero esto solo son justificaciones...

La intención primigenia era escribir aquí sobre Maureen O’Hara, una de las actrices más fascinantes de la historia del cine; su personalidad estaba a la altura de su belleza y muy pocas divas (humanos en general) pueden decir lo mismo, quizá la Hepburn. El motivo es difuso (ver fotos y suspirar) y seguramente innecesario: más apropiado que preguntar por qué hablamos ahora de la O’Hara sería cuestionarnos por qué no lo hacemos habitualmente. Si necesitan una excusa deportiva la tengo: su padre, Charles FitzSimons fue copropietario y cofundador del club de fútbol The Shamrock Rovers, el más laureado de Irlanda y el favorito del actor Colin Farrell, que vio jugar a dos de sus hermanos en el primer equipo. Pero esa es otra historia. 

Según cuentan, la joven Maureen FitzSimons era una notable futbolista, aunque lo más exacto es decir que tenía un cuerpo privilegiado también en términos atléticos, apto para todos los deportes y acrobacias: medía 1,73 y corría como un gamo. Esa indómita vitalidad se reflejó luego en muchos de sus personajes. Sin embargo, a pesar de su reconocida afición por los deportes, su vocación era la interpretación y el canto. Esta última querencia la heredó de su madre, la contralto Marguerita Lilburn. 

Todo transcurría con apacible normalidad hasta que en el camino de Maureen se cruzó Charles Laughton, quizá el mejor actor gordo del cine, si se me permite la clasificación. Laughton, que ya era una estrella tanto en Inglaterra como en Estados Unidos, había creado una productora de nombre Mayflower Pictures y buscaba caras nuevas. Nada más ver el rostro de la joven FitzSimons quedó cautivado. A la melena pelirroja (al 10% de los irlandeses les arde el pelo), se añadían unos penetrantes ojos verdes y, sobre todo, un ademán orgulloso muy irlandés y muy apropiado. 

Laughton, de madre irlandesa, la convirtió en protagonista de la película Jamaica Inn (1939), quizá el trabajo más discreto de Alfred Hitchcock, probablemente el mejor director obeso de la historia del cine, ya que estamos metidos en carnes. Lo cierto es que jamás sintonizaron Hitchcock y Laughton y de sus encontronazos salió de boca del director una frase memorable: “Nunca trabajes con animales, con niños… o con Charles Laughton”.

Pero me estoy yendo por las ramas. Si llegados a este punto alguien precisa una nueva excusa deportiva, aquí la tengo: en 1928, Charles Laughton (todavía en forma) interpretó a un futbolista en la obra The Silver Tassie, un alegato contra la Primera Guerra Mundial escrito por el irlandés Sean O’Casey. Harry Heegan, que así se llama el jugador, regresa del frente inválido y trata de adaptarse al mundo de los ilesos. De las inclinaciones deportivas de Hitchcock tenemos diversas muestras, aunque ninguna tan evidente como Extraños en un tren.

Volvamos a la bella Maureen, ahora apellidada O’Hara por imposición de Laughton, que también barajó el apellido O’Mara. A su siguiente trabajo, ya en Estados Unidos, acudió también de la mano de su protector. Esmeralda la Zíngara (con Laughton de jorobado de Notre Dame) supuso su inmediata confirmación como estrella. Ganó fama y dinero, pero no perdió el orgullo irlandés. “Por no permitir que el productor o el director me besen o me toqueteen cada mañana, han contado por ahí que no soy una mujer, sino una fría estatua de mármol”.

En 1941 protagonizó Qué verde era mi valle, de John Ford. En 1945 aceptó la ciudadanía estadounidense pero no renegó de su condición irlandesa, lo que sentó un precedente legal. En 1950, Maureen compartió su primera película con John Wayne (Río Grande, de John Ford), aunque ya se habían hecho amigos años antes. Hay quien asegura que fueron amantes esporádicos de los que se quieren toda la vida, maridos y esposas aparte, seis en total. En aquellos tiempos, Wayne la dedicó un piropo singular: “Tengo muchos amigos y prefiero la compañía masculina, excepto con Maureen. Ella es un gran tipo”. La bella respondió: “Es uno de los pocos hombres que me ha hecho sentir bajita (Wayne medía 1’93)”.

Es hora de otra digresión deportiva. Marion Robert Morrison, que así bautizaron a John Wayne, fue un prometedor jugador de fútbol americano que ganó una beca para estudiar en la Universidad del Sur de California. La beca incluía la matrícula (280 dólares al año) y una comida al día de lunes a viernes. Para entonces, la mayoría de sus amigos ya le conocían como Duke, un viejo apodo de la infancia que le llegó por derivación del nombre de su perro, Little Duke.

Una fractura de clavícula mientras hacía surf le dejó sin beca al inicio de su tercer año en la universidad. No tenía ni futuro deportivo ni un centavo en el bolsillo. Así que trabajó de chico para todo en la Fox, también de extra. Sin ánimo de empañar la leyenda, diré que en aquella época tenía un asombroso parecido con Bertín Osborne. El caso es que en 1930 fue elegido para protagonizar el western de serie B The Big Trail, dirigido por Raoul Walsh, al que le valían todos los galanes que cumplieran los siguientes requisitos: “Medir seis pies (1,82) o más, no tener caderas y que la cabeza les quepa en el sombrero”. 

Duke deambuló por la serie B durante años hasta que John Ford (otra vez él) le eligió para protagonizar La diligencia (1939). Ford venció la resistencia de los productores con un argumento inapelable: “Nos costará calderilla”. Según apunta Peter Bogdanovich en la biografía del director, Wayne copió de él su peculiar forma de andar.

El hombre tranquilo

Y llegamos, por fin, a El hombre tranquilo, 1952, donde los caminos no solo convergen, sino que encuentran el escenario ideal: Irlanda. Wayne ya tenía 44 años y era el actor más popular de Hollywood. Maureen, de 31, resplandecía. John Ford había comprado los derechos de la novela en 1933 por diez dólares y en 1944 acordó con Wayne y O’Hara que sacarían adelante el proyecto costara lo que costara. Y costó. Duke renunció a sus habituales emolumentos y cobró solo 100.000 dólares.

En esta ocasión fue el autor de la novela, Maurice Walsh, quien utilizó la excusa deportiva. Sean Thornton (Wayne) es un boxeador que vuelve a aldea natal, Inisfree, después de un desgraciado accidente durante una pelea…

La escena del beso entre Wayne y O’Hara es, en opinión de Martin Scorsese, uno de los mejores besos jamás filmados. También lo entiende así Steven Spielberg, que en ET le rindió su particular homenaje a la secuencia.

https://youtube.com/watch?v=MkQyRE0byBI%3Fstart%3D20

Maureen la consideró siempre su película favorita. Wayne la colocó entre las tres mejores que interpretó, junto a La legión invencible (1949) y Centauros del desierto(1956), todas de John Ford. El propio Ford dijo que fue film más sexy. En el pueblo irlandés donde se rodó la película, Cong, El hombre tranquilo se proyecta a diario en pubs y en tiendas para turistas.

En 1979, cuando ya se estaba muriendo de cáncer, Duke se dejaba ver por el centro médico de Universidad de California-Los Ángeles con una gorra de béisbol de UCLA, gentileza hacia los médicos porque su corazón estaba con la Universidad del Sur de California, donde tiene una estatua. Maureen O’Hara pidió para él la medalla del Congreso y el reconocimiento llegó a tiempo.

En la tumba de Wayne no aparece la inscripción “Feo, fuerte y formal”, tal y como reza la leyenda. E importa poco, porque el mito no necesita más adornos.

A la muerte de su tercer marido, O’Hara se convirtió en la primera mujer presidenta de una aerolínea con sede en Estados Unidos. Años después regresó a Irlanda y no faltan fotos de ella con su bufanda de los Shamrock Rovers. Volvió a Estados Unidos para estar con su nieto y murió a los 95 años mientras escuchaba, aseguran, la música de El hombre tranquilo.

En el siguiente partido de los Shamrock Rovers, el estadio no quiso despedirla con un minuto de silencio, sino con un minuto de aplausos. El equipo ganó 5-3 al Drogheda United. El último gol lo marcó de penalti un tal Thornton, quién sabe si pariente lejano de aquel boxeador que un día regresó a Inisfree…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz