viernes, junio 14, 2024
Google search engine
InicioCulturaHistoria del beso

Historia del beso

De los besos de la prehistoria a los besos de la actualidad pasando por los besos rusos y otras entrañables rarezas

Si el 13 de abril es considerado el Día Internacional del Beso es, básicamente, porque hay que rellenar el calendario de efemérides y hashtags. La excusa es que en tal fecha una pareja tailandesa se besó durante 46 horas en un concurso de máxima formalidad: los participantes debían estar casados o contar con el consentimiento de sus padres. El récord quedó pulverizado por otros dos tailandeses, que lo dejaron en 50 horas, 35 minutos y 58 segundos. Prueben a besarse durante un minuto, preferiblemente con un tailandés, y dimensionarán la hazaña. 

El beso maratoniano es una rareza poco interesante y nada erótica. Pero la fiebre de los récords nos depara ejercicios atléticos sublimes. En este sentido, deben saber que Florian Silbereisen fue besado 74 veces en 30 segundos por las 25 cheerleaders del Alba Berlín, ejercicio que pueden practicar en sus casas si les confinan con un conjunto de bailarinas teutonas.

El origen del beso es incierto. Las explicaciones más verosímiles lo sitúan hace millones de años dentro del proceso de alimentación boca a boca de las hembras de los homínidos a sus crías. La inspección olfativa del prójimo también fue antecedente del beso porque una cosa lleva a la otra.

Sin embargo, el beso, tal y como lo entendemos hoy, es fruto de la evolución cultural. Me refiero tanto al beso afectivo o protocolario como al beso romántico o directamente sexual. Durante el Imperio Romano, los hombres del mismo rango social (alto) tenían por costumbre besarse en los labios. En la Edad Media tampoco era extraño que los más nobles caballeros se besaran en la boca, y la Iglesia lo recomendaba como símbolo de reconciliación. Durante la Primera Guerra Mundial se hizo frecuente que los hombres se besaran en las trincheras, ya fuera con lo que se denominó «el beso de la muerte», que servía para despedir a los moribundos, o con otra variedad de besos que fluctuaban entre la camaradería militar y la homosexualidad manifiesta.

De hecho, el primer beso entre hombres de la historia del cine pasó casi inadvertido por tener como protagonistas a dos pilotos. La película Wings (1927) no causó el menor alboroto.

No se puede decir lo mismo de la primera que mostró un beso en pantalla (The Kiss,1896). Se lo dio la actriz canadiense May Irwin, más mórbida que morbosa, al muy poco atractivo John C. Rice. El corto está dirigido por Thomas Alva Edison (ese mismo) y, aunque el roce de labios es mínimo, indignó a las mentes más pacatas. No olvidemos que besarse en público estaba prohibido en la época.

Dos años después se proyectó el primer beso entre actores afroamericanos en Something good (1898). En realidad son varios los besos que se dan Saint Suttle (de asombroso parecido con Scottie Pippen) y Gertie Brown, y la sensualidad es apreciable. Ella le llega a morder el labio inferior y él disimula penosamente su calentura.

El primero entre dos mujeres fue en Morocco (1930) y tuvo como protagonista a Marlene Dietrich vestida de hombre. El primer beso interracial se lo dio Sidney Poitier y Elizabeth Hartman en A patch of blue (1965), dos años antes de Adivina quién viene a cenar esta noche. Hay quien asegura que el primer beso con lengua se lo propinó Warren Beatty a Natalie Wood en Esplendor de la Hierba, pero cuesta asegurarlo sin imágenes buco-laríngeas. En cualquier caso, la escena, filmada junto a una cascada, resulta de lo más evocadora.

Durante la vigencia del Código Hays (1934-1968) se dictaminó que los besos no podían superar los tres segundos, norma que Hitchcock burló en Encadenados (1946), enlazando besos entre Cary Grant e Ingrid Bergman que, eso sí, no pasaban de los tres segundos.

https://youtube.com/watch?v=B8xRZeIZAx8%3Fstart%3D2

En el cine clásico, el beso más largo fue el que mantuvieron durante tres minutos y cinco segundos Jane Wyman (Angela Channing en Falcon Crest) y Regis Toomey en la película You’re in the army now (1940). Si ampliamos el espectro cinematográfico nos encontramos con que en los títulos de crédito de Kids in America (2005), Stephanie Sherrin y Gregory Smith se besan durante seis minutos y 34 segundos.

Los besos en el cine, sublimados en el apoteósico final de Cinema Paradiso, no son más que el reflejo idealizado de un acto que admite las más diversas interpretaciones, si bien nos vamos a ceñir aquí a los besos en el rostro, para no explorar otras selvas en las que podríamos ser devorados. Quizá los besos más salvajes sean los de las Islas Trobriand (ahora Islas Kiriwina), descritos por el antropólogo ruso Bronislaw Malinowski en 1929. Allí el beso incluía frotarse la nariz y las mejillas, chuparse y morderse los labios, hacer lo propio con las mejillas y la nariz, y, lo más fascinante, morderse las pestañas y arrancarse el pelo.

Entre los besos más sofisticados destacaría el llamado beso eléctrico, en el que uno de los miembros de la pareja frota sus pies desnudos en una alfombra antes de dar un beso cargado de partículas negativas, lo que hace que salgan chispas en sentido literal. El famoso french kiss o beso con lengua es el beso que dieron a sus novias los soldados estadounidenses y británicos después de la Primera Guerra Mundial, adiestrados, según la leyenda, por las descocadas francesas. 

Entre las variedades más pintorescas hay que reseñar también el beso fraternal socialista. Se hizo popular entre los líderes soviéticos, que así mostraban su sintonía política y su amor fraternal. En caso de la que relación no fuera tan estrecha había distintas intensidades de abrazos, del más fuerte al más liviano. En este apartado, el beso mítico se lo dieron el presidente soviético Leónidas Brezniev y el líder de la República Democrática Alemana Erich Honecker en el 30 aniversario de la RDA, en 1979. De ser más estrecha la alianza entre soviéticos y alemanes orientales sólo se habría podido representar con un coito.

Brezniev y Honecker, love story.

En 1991, tres años después de la caída del Muro, al político Ivan Silayev le salió el ramalazo soviético y le plantó un beso en la boca al tenista Andrei Cherkasov, ganador del Torneo de Moscú, ante la perplejidad del deportista, que estuvo a punto de defenderse con la raqueta.

Silayev y el atónito Cherkasov.

El beso de la mafia también es singular: demuestra la pertenencia al clan de quien es besado en la boca, aunque en la película El Padrino también simbolizara la traición del más débil de los Corleone, emparentando en este caso con el beso de Judas.

Afirmaba Freud que el beso «es la quintaesencia del placer oral» y no hay quien le quite la razón. Además es altamente saludable. Provoca la contracción de 34 músculos de cara y cuello; aumenta el riego sanguíneo en los labios y sube la temperatura corporal. Al mismo tiempo, en cuanto se besa, se empiezan a quemar calorías a un ritmo de seis por minuto, seis veces más que cuando se está viendo la televisión, una dieta que resulta infalible si además se participa en un maratón tailandés.

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz