lunes, abril 8, 2024
Google search engine
InicioCulturaBikini, el atolón sin bikinis

Bikini, el atolón sin bikinis

El artículo es festivo, pero parte de una atrocidad y termina igual. Poco después de hacer estallar dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, Estados Unidos comenzó a planear nuevas pruebas nucleares. Como si no hubiera quedado claro su poder destructivo. La Operación Crossroads tenía como objetivo comprobar la resistencia de los barcos de guerra, tamaña estupidez. Con esa idea se reunieron hasta 90 buques y acorazados (americanos, japoneses y alemanes) que se mantenían a flote, pero cuyas reparaciones por daños en el combate no salían a cuenta. El lugar elegido para el experimento fue el Atolón de Bikini, un paraíso de 36 islas con una laguna en su interior (lo que viene siendo un atolón) que pertenece a las Islas Marshall. NI qué decir tiene que llamar Marshall a esas islas es una traición a la historia. Debieron recibir el nombre de Alonso de Salazar (1526) o de Álvaro de Saavedra (1528), descubridor uno y conquistador del otro. John Marshall se limitó a pasar por allí en 1799 y a llevarse el bote. Pero esa es otra historia.

Muchos de los científicos que habían participado en el Proyecto Manhattan (desarrollo de las primeras bombas nucleares) desaconsejaron las maniobras: no pasemos por alto que la bomba de hidrógeno que se iba a lanzar sobre el Atolón de Bikini era 1.000 veces más poderosa que la de Hiroshima. No fueron escuchados. Los militares estaban entretenidos decidiendo si en los barcos debían meter animales para observar en ellos el efecto de la radiación. Finalmente no se incluyó tripulación alguna.  

Para los ojos de Europa cualquier noticia era susceptible de resultar apocalíptica. No hacía un año del final de la guerra y se estaban llevando a cabo los Juicios de Nuremberg. El miedo estaba instalado en el tuétano de los supervivientes. “Se deben prohibir las explosiones atómicas en el agua porque, en principio, el agua es un explosivo nuclear tan temible como el mismo uranio”. La advertencia la hizo en la Academia de las Ciencias de París el ingeniero aeronáutico francés Robert Esnault-Pelterie, teórico del vuelo espacial. En los periódicos se hablaba abiertamente del riesgo de destrucción planetaria.

Aunque no todos se lo tomaban tan en serio. El parisino Louis Reard, un ingeniero que había heredado la mercería familiar, imaginaba formas de reactivar el negocio. La inspiración le vino en Saint-Tropez, entonces poco más que un pueblo pesquero en el corazón de la Costa Azul. Aquel verano de 1946 se volvieron a ver bañistas en las playas y Reard reparó en que las mujeres remangaban sus trajes de baño de una pieza para broncearse mejor. A partir de aquí, decidió mejorar la invención del diseñador Jacques Heim, que había presentado años antes y sin demasiado éxito el Atome, un traje de baño de dos piezas bastante recatado. Como alguien explicó después, el punto de controversia no estaba en las dos piezas, sino en mostrar el ombligo. Ese es el atolón que descubrió Reard. Lo suyo no era una revolución textil, sino sexual. Le bastaron cuatro triángulos de tela forrados con hoja de periódico que podían guardarse en una caja de cerillas. Como no encontró a ninguna modelo que aceptara posar con tan escueta indumentaria, recurrió a una bailarina de streap tease, Michelle Bernardini, de 19 años. Su aparición dejó boquiabiertos a los periodistas que se dieron cita el 5 de julio en la piscina del Hotel Molitor de París, donde se hizo la presentación. Sobre el cuerpo de Bernardini se ajustaba una reducción de bañador nunca vista. En sus manos, aunque nadie reparó en sus manos, la chica mostraba una caja de cerillas. Reard llamó a su invención “bikini” porque estaba seguro de provocaría una explosión similar a la que habían generado los americanos cinco días antes. No se equivocó.

Michelle Bernardini, con bikini y caja de cerillas. Ese día cambió la historia. CORDON PRESS

Aquí se impone un inciso. Como en todo, los griegos llegaron antes. Y después los romanos. Existen mosaicos en Villa Romana del Casale (Sicilia) que muestran indumentarias deportivas femeninas que pasarían por bikinis actuales. Tampoco andaban lejos de los bikinis los trapitos que cubrían el cuerpo de Maureen O’Sullivan en algunas de las películas de Tarzán. En Tarzán y su compañera (1934), el proto-bikini es parte esencial del erotismo de la película. Lo único que no muestra Jane es el ombligo. Enseña un pecho y en algún momento el pubis. Con todo, lo que resultó más escandaloso fue que Tarzán y su compañera durmieran juntos sin estar casados. Ese mismo año se impuso el Código Hays con las siguientes consignas: “No se puede mostrar ninguna hendidura, ninguna ropa interior de cordón, ninguna medicina o bebida, ningún cadáver y nada que explicite cómo se comete un crimen”.

Tarzán y su compañera (1934). Johnny Weissmuller y Maureen O’Sullivan luciendo cuerpos. CORDON PRESS

El bikini tardó en popularizarse, aunque hay pruebas de que llegó a España en 1948, de mano de las estudiantes francesas que acudían a Santander a aprender español en la Universidad Menéndez Pelayo. Así lo demuestra una foto de Kindel (Joaquín del Palacio), entonces fotógrafo de la Dirección General de Turismo. La siguiente foto de un bikini de la que se tiene constancia en nuestro país fue tomada en Ibiza en 1953 por Oriol Maspons. La bañista también era francesa y en ese caso se la pudo poner nombre porque era amiga del retratista: Monique Koller. 

En Benidorm, en 1952, una turista fue multada con 40.000 pesetas por llevar un bikini en una terraza del paseo marítimo. La sanción respondía a la normativa imperante. El Ministerio de Gobernación, en una circular de 1951, había unificado la normativa sobre la indumentaria de los bañistas: «Queda prohibido el uso de prendas de baño indecorosas, exigiendo que cubran el pecho y espalda debidamente, además de que lleven faldas para las mujeres y pantalón de deportes para los hombres». 

El alcalde de Benidorm, Pedro Zaragoza, empeñado en fomentar el turismo, se saltó la circular gubernativa y autorizó mediante decreto consistorial el uso de los bikinis. Según dijo años después viajó a Madrid en Vespa y le pidió autorización al mismísimo Franco. La historia es fantástica, quizá en el más amplio sentido de la expresión. No existen registros de ninguna audiencia en El Pardo con el alcalde de Benidorm.

No todos tenían tan amplias miras como el señor Zaragoza. En un artículo escrito en ABC en 1960, Luis María Anson se manifestaba en los siguientes términos: “La técnica ha avanzado diez siglos en diez años, pero el humanismo y la filosofía los han retrocedido. El hombre retorna a las cavernas. El desnudismo de ciertas playas internacionales solo sirve de botón de muestra para los filósofos de la historia. Porque es la sociedad entera la que se ha quitado el traje para ponerse el bikini. Y resulta lógico que en un mundo que anda en bikini y que es tan vulgar se ame a Marilyn Monroe y se lea a la Sagan (Françoise)”.

Brigitte BardoT, en la playa durante el festival de Cannes de 1953. CORDON PRESS

En 1962, el cine español enseñó su primer bikini. Lo hizo en las carnes de la alemana Elke Sommer y en la película Bahía de Palma, con Arturo Fernández de galán ibérico. «El más apasionante escenario del mar latino para la más apasionada historia de amor». Así se anunciaba la película, que permaneció tres meses en el Palacio de la Prensa de Madrid, en la Gran Vía. Se dice que fue Manuel Fraga, entonces ministro de Información y Turismo, quien liberó a esta película y similares de la censura imperante para promocionar el turismo en España. 

Así se anunció Bahía de Palma, de Juan Bosch.

Brigitte Bardot fue quien internacionalizó el bikini. Lo lució en 1952 en Manina, la chica de la isla (desnudos incluidos) y en 1957 en Y dios creó a la mujer.

En Estados Unidos se popularizó en los 60, superando no pocas reticencias. Así lo calificaba la revista Modern Girl: «No es necesario desperdiciar palabras sobre el llamado bikini, ya que es inconcebible que cualquier chica con tacto y decencia use algo así».

En 1960, el cantante Brian Hyland irrumpió en las listas de éxitos con el tema Itsy Bitsy Teenie Weenie Yellow Polkadot Bikini (Bikini amarillo de lunares…), un himno dedicado a la nueva prenda: «Ella tenía miedo de salir del vestuario, de que alguien la viera, de lo que pudieran decir de su bikini amarillo de lunares…». En 1962 la revista Playboy estrenó su primer bikini en portada (poco después le sobrarían los bikinis) y dos años después lo hizo Sports Illustrated. También en 1962, Ursula Andress eclipsó a James Bond al salir del agua con un bikini blanco y cuchillo en ristre. Halle Berry replicó la escena 40 años después y no quedó por detrás.

Ursula Andress (1962) y Halle Berry (2002). Abajo, Playboy, en su primera portada con bikini. Sports Illustrated los convirtió en bandera.

En 1964 se estrenó la película Bikini Beach, con Frankie Avalon y Annette Funicello, que a su exuberancia natural añadía el morbo de haber sido presentadora del Mickey Mouse Club. Por si les gustan las bebidas fuertes, este es el argumento: “Un millonario se propone probar su teoría de que su chimpancé mascota es tan inteligente como los adolescentes que pasan el rato en la playa local, donde tiene la intención de construir una casa de retiro”.

En 1966, el cine nos mostró que ya en la prehistoria había bikinis. Raquel Welch exhibe un sugerente dos piezas en Hace un millón de años, una película de la Hammer. El diseñador fue Carl Toms. «Tenía un cuerpo tan perfecto que tomé una piel de ciervo muy suave, la extendimos sobre ella y la atamos con tiras».

«Hace un millón de años» (1966). Raquel Welch demostró que cualquier pasado fue mejor. CORDON PRESS

El ombligo, que había sido la clave de la revolución (Raffaella Carrá llegó a estar censurada en la RAI porque al Vaticano le inquietaba su ombligo), cedió ante la pujanza de otras latitudes. El diseñador austríaco Rudi Gernreich bombardeó otro atolón cuando presentó el monokini, un culotte con unos tirantes que dejaban los pechos al aire. Las fotos de William Claxton a la modelo Peggy Moffitt fueron publicadas por la revista Women’s Wear Daily en 1964 y el escándalo fue mayúsculo. La policía de Nueva York recibió la orden de detener a cualquier mujer que lo llevara puesto. Rudi Gernreich, activista gay, había abierto la puerta al topless. 

Peggy Moffitt, con el monokini de Gernereich y ante el fotógrafo William Claxton.

En 1974 Carlo Ficcardi dio otra vuelta de tuerca a la ropa de baño: el diseñador genovés residente en Brasil creó el tanga, inspirado en el taparrabos de la tribu tupí. Pero esta también es otra historia.

Es posible que el único lugar del mundo a donde no ha llegado el bikini sea, precisamente, al Atolón de Bikini. Los experimentos nucleares de los Estados Unidos (67 explosiones nucleares entre 1946 y 1958) han tenido como efecto que la zona sea el lugar con mayor radioactividad del mundo, por delante de Chernobyl y Fukushima. Pasarán siglos antes de que puedan volver a su tierra los descendientes de los nativos desalojados. Con ellos, es de suponer, llegarán los turistas del futuro y entonces, por fin, se cerrará un círculo tan grande como la estupidez humana.

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz