sábado, julio 13, 2024
Google search engine
InicioCulturaSeriesV: cuando nos enamoramos de una lagarta

V: cuando nos enamoramos de una lagarta

La mítica serie V despertó para muchos televidentes el interés por las lagartas alienígenas comedoras de ratones.

En España hizo mucha gracia que la malvada de la serie fuera una lagarta en sentido estricto y hubo quien repetía el chiste con el paso de los capítulos como si nadie lo hubiera hecho antes. Chistosos al margen, V quedó grabada en nuestra memoria de adolescentes hormonados como la serie de una alienígena que estaba muy buena y que respondía al nombre de Diana, sinopsis básica. A algunos se nos desarrolló a partir de entonces el gusto por las mujeres antipáticas, incluso caníbales. Mientras muchos espectadores en su sano juicio se identificaron con la resistencia encabezada por la bióloga Juliet Parrish y el periodista Mike Donovan, otros nos sentimos representados por los ratones engullidos y por engullir. Diana (Jane Badler) no sólo devoraba roedores fiel a sus instintos reptilianos; también se comió la serie y a muchos de nosotros.

Ya comentamos cuando fue el turno de El gran héroe americano que la pervivencia de una creación audiovisual, en este caso una serie televisiva, no tiene relación alguna con su calidad. Aunque los efectos especiales obligaban a un presupuesto considerable, era un producto de serie B que se adentró sin rubor en posteriores letras del alfabeto. Sin embargo nos atrapó de algún modo y para siempre. Y el hecho no se justifica porque existieran dos únicas cadenas, telespañolito te guarde Dios. V compartió parrilla en TVE con series como Fama, MASH o Mike Hammer, por citar sólo producciones americanas. Pero V las resistió el pulso y, a ratos, les dobló el brazo.

Así explicaba su fascinación particular el escritor argentino Patricio Pron en un artículo en ABC: “Quienes crecimos en Argentina en la década de 1980, los días de V, perdonamos todos sus defectos. Llevábamos dentro un legado de miedo que venía del periodo anterior, el de una dictadura militar con métodos no muy diferentes a los de los extraterrestres de la serie, e intuíamos que habría otras invasiones en un futuro que nos arrastraría con él. Por entonces, V nos enseñaba que era posible enfrentar las amenazas de un mundo hostil y nuestra memoria, después, hizo el resto. Los ochenta son ahora la década de la infancia, la nuestra, y quizá, la de una cultura. Su ridículo y sus excesos no nos importaban: éramos felices porque cada día, un poco antes de que nuestras madres nos llamaran para cenar, derrotábamos una invasión extraterrestre”.

Jane Badler, Marc Singer y Faye Grant. Pero sobre todo, Diana. CORDON PRESS

La interpretación de Pron es justo la que buscaba el creador de la serie, Kenneth Johnson. “Después de trabajar en La mujer biónica y en El increíble Hulk, fiché por la Warner. Leí entonces No puede pasar aquí, una novela de Sinclair Lewis sobre el resurgimiento del fascismo en Estados Unidos. Algo similar a lo que pasó en Alemania e Italia en los años 30 del pasado siglo. Escribí un guion inspirado en el asunto en el que no había ni aliens ni reptilianos ni cosas por el estilo. Pretendía que fuera una superproducción de Hollywood. Hasta que cené con mi amigo Brandon Tartikoff, que era presidente de la NBC. Leyó el guion y quedó entusiasmado. Me propuso que hiciéramos una miniserie que luego pudiera convertirse en una serie de capítulos de una hora. Me sugirió que hubiera una fuerza exterior ocupante, chinos o soviéticos… Hasta que surgió la idea de que fueran extraterrestres. Lo estuve pensando y llegué a la conclusión de que sería una buena metáfora, un modo de atraer a las audiencias más jóvenes y contarles la historia que yo realmente quería contar, que no era más que un conflicto sobre relaciones y emociones humanas”.

Propaganda reptiliana, no piquen.

A partir de aquí, todo se hizo deprisa y corriendo. Johnson le contó a Tartikoff cómo quedaría la nueva historia con alienígenas y 19 días después le presentó un guion de 230 páginas. “Brandon se lo leyó en un fin de semana, cosa que nunca pasa en Hollywood, y me dijo: ‘Kenny, hagamos esto’. Transcurrieron dos semanas y media desde que Brandon dijo ‘Ok ‘y hasta que yo dije ‘acción’, cuando en condiciones normales se hubieran necesitado más de dos meses de preproducción… Conté con el equipo de El increíble Hulk. Rodábamos de lunes a viernes y el fin de semana nos dedicábamos a preparar la siguiente semana. Sobre la marcha íbamos haciendo el casting de los nuevos personajes que iban apareciendo”.

Hasta que el drama lo interrumpió todo. Dominique Dunne (Robin Maxwell en la serie, una de las visitantes) murió asesinada por su exnovio mientras ensayaba para el episodio piloto; John Sweeney la estranguló con una bufanda y Dunne murió tras cuatro días en coma. Hermana de Griffin Dunne (Jo, qué noche, 1985), Dominique había saltado a la fama con Poltergeist (1982), su primer papel en el cine. Después de un juicio escandaloso, Sweeney fue declarado culpable de homicidio involuntario y condenado a seis años y medio de los que cumplió tres.

Poltergeist, Poltergeist, Poltergeist, Poltergeist, Oliver Robins, Craig T. Nelson, JoBeth Williams, Dominique Dunne Robbie (Oliver Robins,l), Steve (Craig T. Nelson), Diane (JoBeth Williams,2vr) und Dana (Dominique Dunne,r) sind entsetzt, als die kleine Carol Anne von unsichtbaren Kraeften entfuehrt wird… *** Local Caption *** 1982

La producción tuvo que regrabar las escenas en las que salía Dunne, que fue sustituida por Blair Tefkin.

La serie se estrenó en Estados Unidos en 1983 y Diana (Jane Badler) atrajo sobre sí todas las miradas. Ya lo había hecho antes. Nacida en Nueva York en 1953, había sido Miss New Hampshire en 1972 y un año después, con 18, compitió en el concurso de Miss América. Cada concursante debía mostrar ante los jueces un talento especial (qué mal suena esto) y Badler cantó Can`t take my eyes off you. Durante sus estudios en Northwestern siguió cantando en diferentes clubes y recuperó la afición muchos años después, hasta ser nominada como mejor artista en los Music Victoria Awards (Australia).

Jane Badler, reina de New Hampshire y reina en general antes de ser lagarta.

Badler también se hizo un hueco en Falcon Crest con el personaje de Meredith Braxton, que tomó parte de 22 capítulos de los 228 totales.

Prueba de la fascinación que causó en España es que el director José Ángel Rebolledo la llamó para su película Lluvia de Otoño (1989). En 2011 regresó para promocionar una secuela de V. Así habló para ABC: “Ya no como ratones, me tienen a dieta. Mi hija en la serie, Morena Baccarin, sí va a comerse un ratón en homenaje a mí.… Hay muchas razones que explican el éxito de la serie. V tocó una vena sensible que había en la sociedad. Se hablaba de libertad, de opresión, de fuerzas invasoras… Y también había muchos efectos especiales que no se habían visto en TV. El éxito se debe también al talento de Kenneth Johnson, que supo dar con el gusto del público”.

PRODUCCION PROPIA JANE BADLER, PROMOCIONA LA SERIE TV -V- MADRID 27-01-2011 FOTOS: JESUS M. IZQUIERDO CORDON PRESS 440/cordon press

Como si la desgracia persiguiera a los actores de la serie, en 2020 murió uno de los hijos de Badler, también actor, a los 27 años. Harry Hains (American Horror History) falleció, según el informe policial, de una sobredosis accidental de fentanilo.

El principal honor de Marc Singer (1948), protagonista masculino, es ser hermano de Lori Singer (1957), musa de quienes la descubrimos en Fama y la seguimos luego en Footloose. Con el tiempo, Lori aparcó su carrera actoral para dedicarse al violoncello…

Lo siento, pero me he dejado llevar por el amor. Seamos justos y digamos que Marc Singer fue un actor que no paró de trabajar en los 80 y 90. Protagonizó una película titulada El señor de las bestias (1982), una especie de Conan ecologista en la que compartía luces con la bellísima Tanya Roberts, un clásico en los videoclubes de la época.

Lori Singer con Kevin Bacon (Footloose) y con Hank y Belushi (El hombre del zapato rojo).

Vayamos a la heroína (cinematográfica). La primera serie de Faye Grant (1957) fue El gran héroe americano (¿han oído hablar de las historias circulares?). En V su luz estuvo eclipasada por Diana la lagarta y en su vida personal su principal error fue su marido, Stephen Collins, un actor al que seguro reconocen en la foto; entre otros muchos papeles, fue el capitán William Decker en Star Trek: la película (1979). Collins, con quien tuvo una hija, confesó en 2014 haber abusado de tres menores a lo largo de su vida. Se le diagnosticó “trastorno de personalidad con tendencias psicópatas”. Grant se divorció y Hollywood repudió a Collins para siempre.

Image #: 2965582 Stephen Collins and wife Faye Grant at the premiere of Because I Said So, held at the Arclight Hollywood, Ca. January 30, 2007. Fitzroy Barrett /Landov

Y acabamos con Robert Englund, el alienígena bueno de V y Freddy Krueger a partir de entonces. Su última aparición ha sido en Stranger Things 4 en el papel de Victor Creel, otra vez con un maquillaje digno de Halloween. No podía falta en una serie que se alimenta del terror ochentero. 

No es muy conocido que Englund tuvo una influencia fundamental en La Guerra de las Galaxias (1977). Se presentó a una audición para interpretar a Han Solo y, después de ser rechazado (lógico y normal), le sugirió a su amigo Mark Hamill, que dormitaba en un sofá, que probara suerte para el papel de Luke Skywalker. Los caminos de la fuerza son inescrutables.

Según afirma Kenneth Johnson en su web, sigue entre las 15 miniseries más vistas de la televisión de Estados Unidos. Allí se cuenta también que al día siguiente de su emisión en Sudáfrica, varios barrios negros aparecieron con la V pintada en las paredes. En 2001 se publicó el DVD y se vendieron 4,8 millones de unidades en el mundo, con unas ganancias de 70 millones de dólares.

Melania y Diana, asombroso parecido reptiliano.

Cuando Trump llegó al poder hubo quien afirmó que semejante desgracia ya la había predicho V. La cosa se puso más seria cuando Melania Trump apareció en 2017 vestida como una lagarta de la serie. Badler se apresuró a decir que la primera dama se había inspirado en su personaje. Ni qué decir tiene que la serie experimentó su enésimo resurgir. 

En honor a la verdad hay que admitir que nunca se vio a los Trump comerse un ratón. Sólo se sabe que Donald estuvo a punto de devorar una democracia. Pero eso es otra cosa.

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras