sábado, julio 20, 2024
Google search engine
InicioActualidad FutbolEl fútbol español y el eterno problema arbitral

El fútbol español y el eterno problema arbitral

En la década de los 40 el fútbol español ya había acuñado la expresión «problema arbitral», lo que era el primer paso para la institucionalización de un lamento: «Los árbitros nos perjudican».

No hay nada nuevo bajo el sol. Aunque nunca habíamos asistido a algo tan escandaloso como el Caso Negreira, los árbitros siempre han sido sospechosos habituales. ¿Un ejemplo entre mil? Aquí va uno: 15 de mayo de 1977, penúltima jornada de Liga. Santiago Bernabéu es entrevistado por Mari Carmen Izquierdo al descanso del partido entre el Real Madrid y el Atlético. Rubén Cano había adelantado a los rojiblancos en el minuto 41 (Roberto Martínez empató luego en el 72′). 

—Usted ha visto ahí un penalti clarísimo, luego el negro ese (Luiz Pereira) le ha pegado un empujón al jugador del Madrid y el árbitro no se ha movido. En fin, que a perro flaco todo son pulgas. Usted entiende de fútbol, ¿no? ¿Remontar? Si el árbitro sigue como está…

Si consiguen no distraerse por las alusiones machistas y racistas (no es fácil), observarán que el insigne presidente se queja como tantos colegas de antes y después. Por cierto, el Real Madrid terminó el campeonato en noveno lugar.

Culpar a los árbitros forma parte de una tradición de la que han participado todos los clubes a lo largo y ancho de la historia del fútbol español, con o sin VAR. Otro ejemplo. Situémonos ahora en 1905, en el campeonato regional madrileño. El Moncloa Football Club abandonó su partido contra el Madrid FC en protesta por la actuación arbitral cuando perdía 2-0 y sólo habían transcurrido 35 minutos. Antes de que los antimadridistas desarrollen alguna teoría protoconspirativa hay que señalar que el árbitro de ese partido fue Prado, el portero del Athletic de Madrid.

En la década de los 40 el fútbol español ya había acuñado la expresión «problema arbitral», lo que era el primer paso para la institucionalización de un lamento: «Los árbitros nos perjudican». A todos, en general. En 1950 la Federación Española de Fútbol, presionada por los clubes, puso en marcha una de las mayores aberraciones en normativa deportiva que han visto los siglos: el derecho de recusación. Los clubes podían rechazar a un número determinado árbitros (cuatro, cinco) por las razones que estimaran oportuno. Tal y como ha escrito José Ignacio Corcuera, aquello era «una atribución feudal». Me permito recordar que por aquel entonces el Real Madrid no era todavía un equipo ganador, lo que nos hace ver que la recusación no era un veto contra árbitros supuestamente madridistas, sino una pataleta colectiva.

Otro ejemplo. Tal y como recoge Cihefe, en la temporada 1967-68, sólo nueve de los 27 árbitros de Primera podían pitar en cualquier estadio por estar libres de recusaciones. En plena paranoia, el Barça recusó para esa temporada a tres de los cuatro árbitros ascendidos y si no hizo lo mismo con el cuarto es porque era del colegio catalán. Los únicos que no hicieron recusaciones fueron el Real Madrid (vigente campeón), el Español, el Elche, el Sabadell y la Real Sociedad. 

Pero ni siquiera las recusaciones resolvían «el problema arbitral». El 4 de febrero de 1961, el legendario árbitro Pedro Escartín escribió en ABC sobre la necesidad de reestablecer la designación directa en lugar del sorteo, admitiendo las recusaciones. «El sistema de nombramiento directo, permitiendo la existencia de un número determinado de recusaciones, es lo más lógico». Escartín proponía en su artículo un Comité de Designación compuesto por tres representantes de clubes (dos de Primera y uno de Segunda), más igual número de componentes del Colegio Nacional. Hay camas redondas más aburridas.

El 20 de noviembre de 1966 se abrió el capítulo de las recusaciones míticas. Ortiz de Mendíbil alargó ocho minutos un Barcelona-Real Madrid, lo que permitió a los madridistas marcar en el minuto 94 (Veloso). El árbitro declaró luego que había parado el reloj en cada interrupción. “¿Que cuánto he alargado? No lo sé. Yo sólo sé que paro el reloj cuando se para el juego y lo echo a a andar cuando se reanuda. Se han jugado 90 minutos”. El Barça calificó de «pésimo» al árbitro (los clubes les ponían notas) y reactivó una recusación que ya había hecho efectiva en la 64-65 y que se volvería a renovar tiempo después. Curiosamente, mientras estuvo recusado por el Barcelona, Ortiz de Mendíbil pitó la Intercontinental de 1964 (Inter-Independiente), la final de la Eurocopa de 1968 (Italia-Yugoslavia), la final de la Copa de Europa de 1969 (Milán-Ajax) y una semifinal del Mundial 70 (Uruguay-Brasil). No le fue del todo mal.

En 1970, el Barça recusó a perpetuidad a Guruceta por pitar un penalti de Rifé a Velázquez varios metros fuera del área, un agravio que todavía se recuerda cada 6 de junio. El trauma fue tan grande que durante años los culés gritaban «¡Guruceta, Guruceta!» cada vez que se sentían perjudicados por un arbitraje. 

El colegiado vasco estuvo quince años sin pitar al Barcelona, hasta que lo hizo en un torneo de verano, el Ciudad de Palma, en cuya final se enfrentaron el Barça y el Gremio de Porto Alegre. Los brasileños vencieron por 1-0 y, según las crónicas, Guruceta escamoteó un penalti a Schuster.

Llegados a este punto, es momento de citar a Fernando Carreño. En su libro La leyenda negra del Real Madrid escribe: «Y en cuanto a los errores arbitrales, los más imparciales afirman que no es que José Plaza ordenase a los árbitros favorecer al Madrid, sino que había colegiados que participaban de la reverencia de medio país a la entidad blanca». No se me ocurre un análisis más lúcido sobre la influencia que tuvieron los éxitos del Madrid en los árbitros más pusilánimes, la misma que sintieron algunos colegiados cuando el Barcelona encadenó triunfos y elogios en la época dorada del Guardiola entrenador.

Por si los problemas del arbitraje no fueran bastantes, en la temporada 1971-72 se estrenó en Televisión Española La Moviola (el homo antecesor del VAR), un sistema de repetición en cámara lenta que permitía repetir las jugadas polémicas hacia delante y hacia atrás mientras se indagaba en cada fotograma. El invento se puso en marcha en Estudio Estadio, presentado en origen por Pedro Ruiz, de 25 años y autor también del nombre del espacio. Poco tiempo después el programa incorporó a un experto arbitral de nombre infausto para el barcelonismo… Ortiz de Mendíbil. 

Al inicio de la temporada 83-84 nada había cambiado: la Real, campeona en 1981 y 1982, mantenía recusado por tres años a Borrás del Barrio y el Barça conservaba el veto a Guruceta. Por lo que se refiere al Real Madrid, Alfredo Di Stéfano recomendó recusar a Pes Pérez, lo que rompió con la tradición madridista de evitar las recusaciones. Los árbitros clamaban contra el sistema. «Las recusaciones son una vulgar y repugnante dictadura que causa un mal tremendo al arbitraje y al propio fútbol. Yo no admito a nadie, sea directivo o presidente de un club que sospeche de mi integridad. Si algún presidente tiene sospechas que no se limite a recusar, que denucie», declaró Guruceta. El tiempo dejó en mal lugar al árbitro donostiarra, fallecido en accidente de coche en 1987. En 1997, el expresidente del Anderlecht, Constant Vandenstock, declaró que en 1984 había pagado a Guruceta cuatro millones de pesetas tras el partido que los belgas jugaron contra el Nottingham Forest en las semifinales de la Copa de la UEFA. El Anderlecht remontó un 2-0 adverso después de que Guruceta pitara un penalti a su favor y anulara un gol a los ingleses en el último minuto. 

Las recusaciones duraron hasta la temporada 85-86, cuando el Madrid ganó la primera de cinco ligas consecutivas. Aunque cada cual es libre de sospechar, aquel éxito parece más vinculado a la irrupción de La Quinta del Buitre (más Quinta de los Machos) que a los favores arbitrales.

El mejor colofón lo encontramos en el libro Las cosas del fútbol (1955), de Pablo Hernández Coronado, jugador, árbitro, secretario técnico, entrenador, seleccionador nacional y escritor en ratos libres. «La solución de la cuestión arbitral no puede buscarse a través de los Colegios de Árbitros, sino de los colegios de primera enseñanza. Por algo, un torero amigo mío decía que más práctico que cortar los cuernos al toro era cortárselos al público…».

«Bien están los árbitros como están, aunque a veces nos moleste su autoridad. Al fin y al cabo, es la única autoridad a la que podemos insultar, y esta no es una de las menores satisfacciones que el fútbol nos proporciona».

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras