domingo, mayo 19, 2024
Google search engine
InicioCulturaLiteraturaShakespeare: menos fútbol y más fair play

Shakespeare: menos fútbol y más fair play

William Shakespeare habló de fútbol antes de que se inventase o reglamentase (siglo XIX), aunque es muy poco probable que lo jugase alguna vez en su vida. De hecho, cuando deseaba pasearse por las calles de su Stratford-upon-Avon natal, hombres y mujeres corriendo detrás de un balón lo obligaban a refugiarse en bares y tabernas en los que poder meditar y escribir sobre sus verdaderas inquietudes. Pese a ello, un escritor es cronista de su tiempo (el mismo de Miguel de Cervantes, con el que además comparte fecha de entierro: el día de hoy de 1616) y por eso no tuvo más remedio que reflejar, aunque fuera mínima y negativamente, las pasiones de su pueblo. Por su parte, el autor del Quijote, probablemente desconocedor del fútbol, hace referencia en su obra a otras actividades hoy consideradas deportes, como la equitación, el lanzamiento de peso, la esgrima o el ajedrez.

Efectivamente, el fútbol no era del gusto de Shakespeare y lo condenó (Jorge Luis Borges, entre otros, también decía que es “estúpido”). Prefería el tenis («juego de pelota» en la Castilla de Cervantes), protagonista en Enrique VIII, Mucho ruido y pocas nueces, Pericles, Enrique V y Hamlet (donde el hijo de Polonio y el hermano de Ofelia, Laertes, lo practica. Al igual que la esgrima envenenada…). Sin embargo, Shakespeare fue el primer gran escritor en hacer referencia en sus textos al fútbol (entre otros cincuenta juegos diferentes). La retórica frase “me pateas como si fuera un balón de fútbol”, presente en La comedia de las equivocaciones (1592), advirtió de su enemistad. Más adelante, el descalificativo “base football player” (traducido e interpretado al español como “vil jugador de fútbol”), que dirige el conde de Kent a Osvaldo, el criado de la hija menor de El rey Lear (1604), manifestó su desprecio a una actividad totalmente en alza.

Otro juego

En todo caso, el fútbol que Shakespeare conoció, y por tanto al que se refería, no es el de ahora, ni parecido. Entonces, era un juego sanguinario y mortal que intentaron prohibir por su naturaleza violenta e ingobernable. De hecho, en el siglo XVI, murieron más personas jugando al fútbol que luchando con espadas. Sin duda, era el segundo deporte más letal después del tiro con arco.

En el siglo XVII y contiguos, vecinos de diferentes pueblos y aldeas se juntaban para jugar al fútbol de carnaval o mob football (descendiente del soule); es decir, el fútbol de la muchedumbre o de la turba (más adelante, el término inglés mob fue adoptado para referirse a la mafia). Se jugaba en algunas fiestas y divertía a todas las clases sociales. De hecho, Enrique VIII de Inglaterra, fallecido 17 años antes del nacimiento del autor teatral más importante de todos los tiempos (1564), tenía en su vestuario unas botas propiamente hechas para su ejercicio.

En el mob football se formaban dos equipos que, a menudo, tenían número ilimitado de jugadores. Después, cada grupo tomaba un balón hecho de vejiga de cerdo con el fin de incrustarlo en la portería contraria (normalmente, ruedas de molino), que, en ocasiones, podía estar a un kilómetro de distancia. El asesinato, voluntario o involuntario, era el único medio prohibido para conseguirlo. Aparte de eso, cualquier método era válido para mover la bola hacia el objetivo. Hoy, en las calles de la localidad británica de Ashbourne (Derbyshire) todavía se practica una vez al año y dura dos días (Martes de Carnaval y Miércoles de Ceniza). Empieza a las dos de la tarde y acaba a las diez de la noche. Eso sí, además del homicidio, ahora también están vetados el uso de vehículos motorizados, la ocultación de la pelota mientras se transporta y atravesar cementerios y jardines conmemorativos en su transcurso. Asimismo, y a diferencia del juego original, los equipos intentan mover el cuero hacia su propia meta.

Todo en la vida parece tener conexión con Shakespeare. También el deporte. Pese a que el fútbol le parecía repugnante y el espíritu colectivo de su práctica le espantaba, acuñó el término con uso deportivo «fair play» o juego limpio, una expresión que empleamos cuatrocientos años después. Es decir, el juego llevado a cabo correctamente, con las conductas adecuadas. La primera vez que utilizó la palabra fair play  fue en La tempestad (1610), en voz de Miranda. Cuando la usa, se refiere a que uno de sus personajes está siguiendo las reglas, o cuando los demás deben seguirlas. En El rey Juan (1623), Philip Faulconbridge, solicitando una entrevista con el Papa, exige: “Según el juego limpio del mundo, déjame tener audiencia”. Fair play, precisa y exactamente de lo que carecía el mob football.

Marcos Martín Reboredo
Marcos Martín Reboredo
Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz