jueves, mayo 23, 2024
Google search engine
InicioActualidad Futbol¿Por qué odiamos/amamos tanto a Guardiola?

¿Por qué odiamos/amamos tanto a Guardiola?

Nada más recibir la medalla de subcampeón de Europa, Guardiola la besó. El gesto fue ejemplar porque honraba el torneo y la derrota. Suponía también una contestación a la costumbre generalizada entre los perdedores de quitarse la medalla nada más recibirla; varios de sus jugadores lo hicieron. Cuando destaqué el hecho en redes sociales hubo división de opiniones. Los críticos consideraban que había sido un acto de postureo. Los ácidos dijeron que besaba la medalla porque le había costado mil millones de euros. Otros aplaudieron el gesto. El muestreo no es en absoluto científico, pero nos confirma que Guardiola genera sentimientos extremos. El guardiolismo lo bendice todo; el antiguardiolismo no le reconoce nada.

Soy de la opinión de que Bayern y Manchester City contrataron a Guardiola con la aspiración prioritaria de ganar la Copa de Europa; en Alemania iban sobrados de ligas y copas y el City ya había roto en 2012 su penosa racha en la Premier (44 años sin ganar). Dicho esto, es de justicia valorar lo construido por Guardiola y su enorme influencia en el juego. Llegó un momento en que casi todos los equipos del mundo quisieron jugar como predicaba Guardiola, en ocasiones con trágicos resultados. Admitido que hay muchas maneras de jugar al fútbol (y de ganar), su modelo es el más próximo a valores reconocidos por casi todos (ataque, posesión, toque…) que privilegian al buen futbolista sobre el sistema.

El problema se suscitó cuando Guardiola se salió del fútbol para convertirse en activista a favor de la independencia de Cataluña. Aquello sentó mal entre quienes piensan que el deporte debe ser un terreno despolitizado. Hubo otros que se sintieron traicionados románticamente por un futbolista que antes había defendido la camiseta de España, como si cambiar de camisa no fuera consustancial a la acción política. El caso es que, para muchos, Guardiola dejó de ser español por renuncia expresa. En cierto modo fue una animadversión reactiva: si él no nos quiere, nosotros tampoco le queremos a él. El juicio deportivo se ha mezclado desde entonces con el prejuicio político. Mala cosa.

No obstante, Guardiola hizo algo más convertirse en embajador internacional de la independencia de Cataluña, cuestión muy respetable. Entró en contradicciones políticas y morales. Ha llegado a declarar que Qatar es un “país abierto” (6.500 migrantes muertos en las obras del Mundial) y que España es “un estado autoritario”. Entretanto, sigue pasando por alto que los Emiratos Árabes Unidos, propietarios del City, han sido denunciados por Amnistía Internacional por detenciones arbitrarias y por no respetar los derechos de las mujeres, los migrantes y los opositores.           

El antiguardiolismo se ha llenado de razones extradeportivas que dan cuerpo a un reproche futbolístico vestido de populismo: Guardiola sólo ha sido capaz de ganar la Champions con Messi y, en consecuencia, Guardiola está sobrevalorado. Como todo populismo entra fácilmente en contradicción: para defender el trabajo de Mourinho en el Real Madrid, muchos antiguardiolistas destacan el imponente Barcelona al que se enfrentaba… para más señas entrenado por Guardiola.

El guardiolismo no se mancha la bata de sangre y restringe su análisis al juicio futbolístico, aunque es incapaz de admitir que hay una asignatura pendiente: la Champions. Tiene razón Guardiola cuando declara que el valor de un equipo se demuestra en el largo recorrido de un campeonato liguero (Zidane es de la misma opinión). Sin embargo, no hay imperio sin dominio en Europa. Un equipo de época necesita manejarse con la misma consistencia en la liga y en el sobresalto de las eliminatorias de Champions. Ese es el puñal que tiene clavado la Quinta del Buitre y el que lleva Guardiola en la espalda. Por eso tiene tanto mérito que besara la medalla.

El resto son grises. Se puede ser elegante y demagogo, genial y contradictorio, innovador y reincidente, generoso e interesado. Estar plagado de opuestos no impide que todo sea verdad.

El último apunte lo hago para compartir un comentario que me hizo un amigo días atrás. «Si Guardiola ganara la Champions, debería rescindir su contrato y fichar por un equipo mediano o pequeño (fabulamos con el Getafe y con el Rayo, quizá el Girona), con escaso presupuesto y salario mínimo, en el que empezar desde cero. Afrontar ese reto agrandaría hasta el infinito el mito de Guardiola…».

Visto el triunfo del Chelsea, le pasaremos el recado a Zidane.

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. «En cierto modo fue una animadversión reactiva: si él no nos quiere, nosotros tampoco le queremos a él.» Trueba dixit.
    Dejar de querer a alguien quiere decir que ese alguien te resulta indiferente. La indiferencia puede parecer algo inocuo, pero da vértigo pensar en ella. Ver que algo o alguien que una vez lo fue todo se convierte en nada. Pero por aquí vamos derechos al ser superior y Zidane.

    El problema con Guardiola es justamente que no deja indiferentes a muchos, y a muchos que hacen ruido. Para esa gente, Guardiola no se convierte en nada, sino en otra clase de todo.
    Si uno prescinde del personaje, que hemos construido entre todos, con él a la cabeza, queda un estupendo entrenador con una asignatura pendiente. ¿pero quién prescinde de ese personaje, con el juego que da?
    Prefiero a un Klopp, a alguien que diga «a mí no me pregunten por esto, que yo solo me dedico al futbol». Porque a fuerza de sensatez, renunciando a la barra libre de tener un micro abierto todo el día, consigue que no me sea indiferente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz