jueves, mayo 23, 2024
Google search engine
InicioFútbolEl liberalismo asalta el fútbol europeo

El liberalismo asalta el fútbol europeo

Hay tres razones que explican el movimiento de la Superliga. El primero es la concentración de dueños estadounidenses en los principales clubes ingleses.

A veces la vida da vueltas en círculos de una manera insospechada. Uno de mis primeros trabajos como periodista fue, curiosamente, cubrir una reunión de presidentes de grandes clubes europeos en el Casino de Madrid en la que debatieron aquella famosa Superliga impulsada por el entonces dueño del AC Milan, Silvio Berlusconi, y Media Partners. Corría 1999 aproximadamente. Todos éramos más jóvenes. Luego di un volantazo a mi vida y cambié de carrera, aunque amigos como los de A LA CONTRA aún me dejan escribir de vez en cuando. Curiosamente, lo que nunca me ha abandonado en todo este tiempo es el asunto de la Superliga de fútbol. Cada poco acababa apareciendo en algún artículo, algún congreso o la pregunta de un alumno.

Confieso que yo era de los que pensaba que nunca pasaría. Que era una herramienta de negociación de los clubes grandes para sacarle más dinero y privilegios a la UEFA. Me equivoqué. Algo intuí cuando las negociaciones para renovar el acuerdo entre la Asociación Europea de Clubes (ECA por sus siglas en inglés) y la UEFA encallaron hará un año, pero el anuncio de este domingo aun así me ha sorprendido por la determinación de los doce clubes fundadores de seguir adelante con su proyecto. Para mí, que me gusta el baloncesto casi tanto como el fútbol, los paralelismos con el nacimiento de le Euroliga son obvios.

Dada la historia de amenazas de una Superliga, quizás una de las primeras preguntas que hay que responder es por qué ahora sí y antes no. Las razones son diversas, pero podemos resumirlas en tres. Primero, la concentración de dueños estadounidenses en los principales clubes ingleses. Los proyectos anteriores fracasaron, sobre todo, por la falta de apoyo inglesa. Los clubes de la Premier representan el mayor mercado europeo y posiblemente también el mayor a nivel global. Sin ellos no hay Superliga, sin el Bayern Múnich sí se puede. Los dueños estadounidenses del Liverpool y del Manchester United, así como el máximo accionista del Arsenal, también americano, invirtieron en sus clubes buscando un beneficio económico. Además, para estos dueños, que también son propietarios de franquicias estadounidenses, la inversión en el fútbol europeo está mucho menos restringida que en los Estados Unidos, donde las ligas mancomunan mucho más los beneficios.

La segunda razón es la crisis del COVID. La pandemia ha hecho caer los ingresos de los clubes europeos entre un 20 y un 30 por ciento. Los grandes de Europa han acumulado deudas significativas después de un lustro de generar beneficios. Como en toda crisis económica, aunque los ricos tengan deudas, los pobres tienen aún más. Ésta es la debilidad del sistema que han aprovechado para lanzar su órdago a las estructuras de gobierno del fútbol. Por último, y en mi opinión es la razón más importante, pero de la que menos se habla, está la llegada de la inversión de fondos de capital riesgo al deporte. La Superliga sólo es posible por la inyección de dinero de JP Morgan, que será dueño de parte de la competición. La llegada de estos fondos a las competiciones deportivas no es nueva. CVC ya es dueño de un 30 por ciento de la Premiership de Rugby. Rakuten, que no Gerard Piqué, se ha hecho con parte de la comercialización de la Copa Davis. Barie Hearn, hace muchos años, se convirtió en dueño del circuito profesional de snooker.

Hasta hoy la comercialización de los eventos deportivos consistía en su patrocinio o la venta de sus derechos de imagen y televisión. Ahora las competiciones deportivas son oportunidades para el capital de fondos de inversión, que por supuesto buscarán obtener un beneficio. Puede que no quede muy lejos el día en el que el 6 Naciones o la Superliga coticen en bolsa. El capitalismo más liberal se ha infiltrado aún más en el deporte profesional. Y ya no sólo lo comercializa para generar ingresos, ahora los inversores, no los participantes o los organizadores, son dueños de esas competiciones con años de historia. Tampoco es algo tan raro, sin embargo. No olvidemos que zumba, crossfit o iron man son marcas registradas por cuya franquicia hay que pagar.

Posiblemente la segunda gran pregunta tras todo lo que ha pasado estos días sea sobre la legalidad del proyecto y, también, de las amenazas de la UEFA y la FIFA contra los clubes fundadores. El Primer Ministro británico lanzó el domingo por la noche un tuit en el que prometía usar todos los medios legales para impedir que los seis clubes ingleses participen en la Superliga. Podría hacerlo, pero para ello tendría seguramente que aprobar un nuevo marco normativo para el deporte inglés que iría en contra de la política deportiva del país desde los años 90.

A los gobiernos nacionales posiblemente les sea más fácil regular su industria futbolística, pero desde mi punto de vista debemos fijarnos antes en el derecho europeo de la competencia para analizar este asunto. El problema es que es difícil llegar a una respuesta. Cualquiera que diga que lo tiene claro miente porque se pueden ver argumentos favorables a los dos lados.

Por una parte, el proyecto de la Superliga podría ser considerado una práctica de cártel, algo que es ilegal según el artículo 101 del Tratado del Funcionamiento de la Unión Europea. Para entendernos, podría considerarse una situación similar a cuando las compañías de telefonía negocian en secreto para concertar precios, por ejemplo. Sí, la Superliga no impide a otros montar un torneo similar, que es una pregunta habitual en este caso. Pero la práctica ilegal consiste en el efecto que tiene el cártel sobre el mercado, no en el mero hecho de que aún haya otros que puedan intentar organizar una alternativa. Si cierra el mercado demasiado y es perjudicial para los seguidores u otros clubes, podría ser ilegal. Para que la Superliga no sea considerada un cártel debe evitar ser una competición totalmente cerrada y, además, su caso se vería favorecido si distribuye parte de sus beneficios con el resto del fútbol europeo. Justo los dos puntos que más destacó el comunicado de la Superliga del domingo. Están bien asesorados, de eso no cabe duda.

Por otra parte, hay que analizar si las amenazas de la UEFA tanto para clubes como para jugadores pudieran ser ilegales por uso de posición dominante, definido en el artículo 102 del tratado. O incluso si afectan a los artículos que regulan la libre circulación de trabajadores y la libertad para prestar servicios. De nuevo la respuesta no es clara, pero hay elementos para considerar esas amenazas ilegales. Sin embargo, podría también argumentarse que son unas medidas que buscan un objetivo legítimo (mantener el balance competitivo en el fútbol, por ejemplo) y que no son excesivas ni discriminatorias porque van encaminadas sólo a unos clubes en concreto. En todo este debate el mayor problema para la UEFA es el impacto en los futbolistas como trabajadores, porque el derecho y los tribunales europeos son muy duros con cualquier intento de mermar los derechos individuales de los ciudadanos.

El anuncio de la Superliga nos pilló a muchos con el pie cambiado, a mí el primero, pero es indudable que su lanzamiento no es más que un paso adelante en una evolución que no es nueva. La economía ultraliberal y de mercado provocó una gran crisis socioeconómica en 2008 y ahora está desatando una de las mayores tormentas de la historia del fútbol europeo. Es importante reflexionar, porque al fin y al cabo todos hemos sido partícipes de ello de alguna manera u otra. Quizás sólo quienes se plantaron en su día y se marcharon al FC United of Manchester, al Ceares o al Ciudad de Murcia tengan ahora el derecho de enarbolar, si quieren, su “odio eterno al fútbol moderno”. Eso no quiere decir que no se pueda estar en contra del proyecto, por supuesto, sino que tenemos que reflexionar sobre sus causas.

Borja García
Borja García
Periodista de vocación hasta que decidió que prefería tener los fines de semana libres para ir al fútbol. Trabajó para la cadena SER y el Diario AS. Tuvo el privilegio de vivir y contar en directo el Mundial juvenil de fútbol de Nigeria como enviado especial. Hace años decidió cambiar el mundo informativo por el académico. Ahora es profesor de universidad y se dedica a investigar y explicar los entresijos de la gestión y del negocio del deporte en una universidad del centro de Inglaterra. Y a seguir las desventuras del Nottingham Forest.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz