viernes, junio 14, 2024
Google search engine
InicioFútbolChampionsCartas de un madridista millenial: de parecidos razonables y simpatías por el...

Cartas de un madridista millenial: de parecidos razonables y simpatías por el diablo

Tanto el Real Madrid como el Liverpool han tenido que soportar históricamente la acusación de arrogantes y la inquina de sus dos principales adversarios nacionales

Querido P.:

El Liverpool y el Real Madrid son dos clubes que cuentan con más similitudes de las que ellos mismos se imaginan. Esta temporada, sin ir más lejos, basta un vistazo superficial para identificar dificultades compartidas, especialmente en forma de lesiones. No en vano en la hora H del cruce decisivo faltarán sendos buques insignia de cada defensa: si Klopp se ha pasado el año meneando a su alfil Fabinho por todo el campo para cubrir el cráter que dejó la rotura de Van Dijk, la ausencia de Sergio Ramos posee una repercusión más terrorífica incluso, pues afecta tanto al dibujo como al espíritu. Pero no se trata de estas anécdotas, incómodas aunque coyunturales, de lo que quiero hablarte. La semejanza entre las entidades tiene una hondura mucho mayor.

Para empezar, ambos equipos constituyen el principal exponente de la gloria europea de sus respectivos países. Puede que las trece Copas de Europa del Madrid hagan languidecer cualquier otro logro comparativo —como hace tiempo admitía entre risas el cantante Robbie Williams—, pero resulta indudable que a escala inglesa los seis trofeos continentales que atesora el Pool lo sitúan en un escalafón superior. Prueba de ello es la provocadora sentencia de Álex Ferguson, entrenador del máximo enemigo de los reds, que resumía su principal motivación desde que se sentó en el banquillo del Manchester United: “Mi gran desafío era bajar al Liverpool de su jodido pedestal”.

La frase alude a otro elemento crucial en la analogía. Tanto el Real Madrid como el Liverpool han tenido que soportar históricamente la acusación de arrogantes y la inquina de sus dos principales adversarios nacionales, durante décadas ensombrecidos por el insoportable brillo de tantos triunfos antojados como inalcanzables. Con otra circunstancia compartida: desde los años noventa han comprobado cómo el crecimiento del United y el Barça llegaba por momentos incluso a cuestionar su hegemonía original. Dirigidos por figuras carismáticas —en el caso británico el caudillo era único; por su parte el FCB ha contado con una dinastía de líderes en la que algún discípulo se mostró hasta capaz de perfeccionar la obra cruyffista original, todo acompañado de la vitamina Messi—, mancunianos y culés han conseguido en treinta años eliminar o reducir la distancia en el terreno doméstico, dejando solo el toque de distinción de la épica europea como única coartada en las eternas discusiones entre aficiones. Si bien con Zidane y Klopp la tendencia se ha relajado un poco, conviene recordar que en algún instante de especial debilidad el Madrid y el Liverpool juguetearon con el terrible cruce del Rubicón: dejar de ser un club grande para constituir un club histórico. Tú, que tanto amas el estudio de la palabra, sabes perfectamente que aunque el segundo adjetivo pueda sonar virtuoso y solemne, en la semántica del fútbol tiene implicaciones peyorativas. Al grande se le teme; el histórico resulta inofensivo, casi simpático.   

Hasta aquí las semejanzas, que por otro lado no han servido para establecer especial afinidad entre las aficiones blanca y red. La cruda realidad siempre se impone y, a pesar de toda la disquisición anterior, es probable que a la hora de repartir simpatías pese más en el ánimo de los hinchas de Merseyside el recuerdo de la fortuita e infortunada lesión de Salah en la reciente final que el Madrid les ganó. Dicen que una imagen vale más que mil palabras —un malvado añadiría que sobre todo para un analfabeto—. En cualquier caso, aquella final ilustra muy bien la principal diferencia entre ambos clubes, que se produce a la hora de encarar la adversidad: mientras el Liverpool a veces cede a la tentación de lamerse las heridas en la calidez del refugio —hay que reconocer que un himno tan hermoso como el You’ll never walk alone favorece el comunitarismo—, el Madrid responde a la dificultad aumentando su voracidad. Si el equipo de los Beatles reivindica un poco la esencia destilada en With a little help of my friends, los blancos quedarían emparentados con el estilo de los Stones, e inmediatamente uno pensaría en Sympathy for the devil. Algo que en primera instancia aplaudiría hasta el antimadridismo militante, siempre dispuesto a mentar al diablo cuando se trata del conjunto merengue, sin saber que la canción responde de manera brillante —“stole many a man’s soul and faith”— a los balbuceos con que se desgañitan tras cada polémica arbitral fundada o infundada: al final lo único que el Madrid les ha robado verdaderamente es su alma y esperanza. A base de dolorosísimos goles.

En realidad, la letra encaja tan bien con el Dasein madridista —“Please allow me to introduce myself, I’m a man of wealth and taste”— que merecería una misiva exclusiva aparte, pero me temo que ya me estoy alargando. Así que solo queda esperar que, a pesar de la baja de Mick Jagger, el Madrid esta noche tenga alguna ocasión de tararear el estribillo. Aquello de “Pleased to meet you, hope you guess my name, but what’s puzzling you is the nature of my game”.

Saludos afectuosos.

P.  

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz