jueves, mayo 23, 2024
Google search engine
InicioFútbolImre Hirschl: genio, charlatán o mago

Imre Hirschl: genio, charlatán o mago

Hirschl fue bautizado como El Mago por la afición de Gimnasia. Impuso entrenamientos de pretemporada más intensos que los del resto del año e incorporó algunas novedades tácticas al estilo centroeuropeo.

El fútbol de hoy, con sus datos, no tiene misterios. Casi cualquier cosa está al alcance de un aficionado que quiera ver un vídeo de un jugador sub-19 de una liga en Europa o quiera saber cuántos goles ha marcado un jugador sub-20 en la selección juvenil de Paraguay. Hace cien años el papel de wikipedia lo desempeñaba el boca a boca y las leyendas se transmitían de aficionado a aficionado. Así, era fácil que se atribuyese a un jugador un papel relevante en una gira en la que nunca estuvo. 

En ese espacio cabe la figura de Imre Hirschl, un nombre que seguramente no les suene de nada y cuya figura habría caído en el anonimato total de no ser por el periodista inglés Jonathan Wilson, que tropezó con él en la investigación de uno de sus libros y quiso indagar más. Hirschl nació en Hungría en 1900, pero no tiene página de wikipedia en húngaro. Ni en inglés. Su página en castellano abre con el subtítulo “futbolista argentino” y con su nombre españolizado, Emerico. 

Hirschl no tuvo una gran carrera como futbolista. Jugó en Husos de Budapest en los años 20, en la segunda categoría húngara, y dejó el club tras un escándalo de amaño de partidos. El fútbol del Danubio en aquella época era el más avanzado de Europa y sus clubes hicieron diversas giras por América. El Ferencvaros tuvo éxito en Argentina y Brasil; el Hakoah de Viena por Estados Unidos y posteriormente Argentina. 

Hirschl, como muchos judíos, quiso dejar Europa para instalarse en Estados Unidos, pero se cruzó en su camino el presidente del Palestra Italia brasileño, hoy Palmeiras, equipo al que dirigió un año. Poco se sabe de aquella temporada y de cómo Hirschl conoció a Bela Guttmann, que posteriormente fue dos veces campeón de Europa con el Benfica. El caso es que acordaron que se uniese a la gira del Hakoah por Argentina como masajista. Guttmann quedó satisfecho con el desempeño de Hirschl, pero jamás le dio mérito alguno por su trabajo en los banquillos. Le consideraba poco menos que un vendedor de humo. 

Hirschl y el Hakoah separaron sus caminos en Buenos Aires cuando el club tuvo que reducir costes. El equipo húngaro había dejado una gran imagen y alguien, quizá confundido por las fotos de Hirschl en el banquillo, pensó que era el segundo entrenador. Al mismo tiempo se corrió el rumor de que Hirschl había participado como jugador en la gira del Ferencvaros años antes, algo totalmente incierto, ya que jamás jugó en dicho club. 

Nunca sabremos si estos rumores surgieron del propio Hirschl o fueron errores sin mala intención. Lo relevante es que las referencias fueron lo suficientemente buenas para que Gimnasia y Esgrima de la Plata le ofreciese el puesto de entrenador. La directiva quedó encantada cuando Hirschl dijo que no necesitaría fichaje alguno. 

La temporada empezó regular. Hirschl promocionó a algunos jugadores jóvenes a costa de titulares establecidos, lo que enfadó a la directiva. Pronto los resultados cambiaron y Gimnasia disputó el título hasta el final. Las crónicas cuentan que una serie de malos arbitrajes acabó con sus opciones. 

Hirschl fue bautizado como El Mago por la afición de Gimnasia. Impuso entrenamientos de pretemporada más intensos que los del resto del año e incorporó algunas novedades tácticas al estilo centroeuropeo. Hábil en el diálogo, alababa en público las características del futbolista argentino y su destreza individual, pero a poco impuso un juego mucho más combinativo. 

Su éxito en Gimnasia y Esgrima, un equipo recordado por su afición como El Expreso del 33, llamó la atención de River Plate, con el que fue campeón en 1936 y 1937. 

Unos años después Hirschl se vio envuelto, de nuevo, en un escándalo de amaños. Esta vez en la compra de un jugador. Fue sancionado y tuvo que salir de Argentina. Años más tarde, ya en 1961, no pudo volver a River porque la prensa recordó aquel incidente. 

Siguió su carrera en Brasil y Uruguay, donde se hizo cargo de otro grande, Peñarol. Allí fue campeón con jugadores como Gigghia y Schiaffino, que luego serían campeones del Mundo el siguiente año. Aunque Peñarol no pudo repetir título pese a tener la base de la selección campeona del Mundo, Hirschl mantuvo su puesto y volvió a ganar el título en 1951. 

Hirschl ni jugó en Ferencvaros ni fue entrenador del Hakoah. Quizá fue un charlatán que dejó que la equivocación de otros siguiese su curso. O tal vez fue un tipo con suerte que estuvo en el sitio adecuado en el momento oportuno. Lo que es incuestionable es que una vez su trabajo fue lo suficientemente bueno y exitoso para dejar gran recuerdo en dos de los clubes más importantes de América. No sabemos si fue un genio, un mago o un vendehumos. Es posible que un poco de todo.

Se trata de una historia de otro tiempo. Si quieren leer más sobre él y sobre otras historias del fútbol argentino, recomiendo la lectura de Ángeles con Caras Sucias, de Jonathan Wilson.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz