lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioFútbolLa crisis de nunca acabar del Arsenal

La crisis de nunca acabar del Arsenal

Hacía muchos años que los llamados Big 6 no fallaban todos a una en la misma semana. El Liverpool y el Tottenham empataron 1-1 en sus visitas a Fulham y Crystal Palace en partidos que pudieron ganar por ocasiones, pero a ambos les faltó un poco para ser claramente mejores que el rival. El Chelsea, que pudo haber sido líder, perdió 1-0 en su visita al Everton con un penalti cometido por Mendy, en una salida tan a destiempo que la podría haber firmado la peor versión de Kepa. Seamos justos: los errores de Mendy han sido muy poco frecuentes y, en general, ha dado al equipo más seguridad que el ex portero del Athletic. El derbi de Manchester fue un acto fallido. El City no fue a por la victoria por miedo a perder, en un estadio donde los visitantes salen con puntos con frecuencia. Si el City no quiso, el United no pudo: 0-0 en el peor de los derbis de Manchester de los últimos tiempos. La falta de público no justifica semejante espectáculo. 

La palma se la llevó una vez más el Arsenal, autor del mayor petardazo. Su derrota en casa contra el Burnley (0-1) es el punto culminante de varias tendencias negativas. Cuarta derrota consecutiva en el Emirates. Se puede aceptar a regañadientes que te ganen el Wolves (1-2) o el Leicester (0-1), pero que te golee el Aston Villa (0-3) y que el Burnley firme en tu estadio su primera victoria como visitante en más de 40 años no tiene un pase. Han transcurrido más de 13 horas (casi 9 partidos completos) desde el último gol en jugada del Arsenal, principal problema del equipo. 

Lo más sorprendente es que parecía que Arteta había dado la vuelta a la tortilla. El Arsenal había empezado a jugar un buen fútbol, sacando el balón limpio desde atrás y ganando confianza. Hubo buenos resultados, aunque habrá quien diga que ganar al Liverpool tras el confinamiento y cuando ya tenía la Premier en el bolsillo es menos meritorio que haberlo hecho cuando había valiosos puntos en juego. Puede ser cierto. Sin embargo, las victorias frente al Manchester City y el Chelsea en la FA Cup tienen verdadero valor. En semifinales, los dos goles al City mostraron cualidades: el primero fue un balón jugado desde atrás burlando la presión. El segundo fue una contra de libro. Así empezaron a jugar esta temporada en su victoria ante el Fulham. 

Es difícil saber cuándo cambiaron las cosas. Y hay preguntas por contestar. ¿Cuál es el nivel real de Aubameyang? ¿El del delantero imparable de la pasada temporada o el de este delantero intranscendente que sólo marca de penalti (o en propia meta como este fin de semana)? ¿Se ha acomodado con la capitanía y con su nuevo contrato? Aunque no es Aubameyang el único culpable sobre el campo. Nicolas Pepe ha sido un jugador sin peso alguno en el equipo y lo más destacable fue su expulsión en la visita al Leeds United por un acto violento, jugada que acaba de repetir Xhaka y no por primera vez. Hay quienes dicen que estas cosas demuestran que el equipo está involucrado y que estas reacciones son fruto de la pasión y no de la pasividad. Sin embargo, la parte emocional del juego debe ser encauzada correctamente por el cuerpo técnico con la ayuda de los capitanes. El Arsenal necesita un líder sobre el campo.

Tácticamente, Arteta tiene problemas que reclaman urgente atención. Prácticamente nadie crea menos ocasiones de gol y, sin embargo, el técnico insiste en una forma de jugar muy plana y con balones al área. Ceballos no dispone de una varita mágica, pero cada vez que juega demuestra que puede combinar con sus compañeros y se ofrece continuamente. Sin embargo, plantear soluciones no le da continuidad como titular. Arteta cuenta antes con Elnany, Partey y Xhaka, jugadores sin creatividad. 

En ataque, a la falta de gol de Aubameyang se une Lacazzette, con un tanto en nueve partidos. Ante el Burnley, las jugadas en que ambos llegaban al área acabaron en remates sin confianza alguna.

Volvamos al estilo de juego, porque el asunto es serio. Y a las declaraciones de Arteta en las que justificaba su sistema de ataque —meter centros al área— como “puras matemáticas”. Esto es justo lo contrario al estilo de juego que había aprendido de Guardiola, que siempre ha preferido llegar al gol desde la posesión, con muchos pases y en corto, en bastantes ocasiones por el centro. 

La táctica de centros al área es pobre y no es tan fácil que las jugadas concluyan en gol. De hecho, por no acabar bien los ataques, el Arsenal perdió 2-0 en su visita al Tottenham, que hizo lo necesario para aprovecharse del rival. Para Arteta, inundar el área de centros, cuantos más mejor, implica mayor probabilidad de marcar. Lo desmiente la estadística. Contra el Wolves, su equipo hizo 31 centros, remató tres y no consiguió gol alguno.

Mientras Arteta se pone al día en matemáticas, psicología y arte, la prensa ya especula, quizá prematuramente, con Allegri, Viera o Henry.  

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. La crisis del Arsenal tiene varias raíces, que además se estratifican en épocas diferentes.

    La primera, la más robusta y peligrosa, por difusa, tiene que ver con el cambio de estadio, con los años en que la masa social se resintió y el presupuesto se enterró en hormigón. En esa época, en términos boxísticos, el equipo aprendió a perder. Tenía una excusa fácil que fue en consecuencia fácilmente aceptada por una afición desnortada-nunca mejor dicho dada su situación geográfica-.
    Esto sirvió como coartada para prolongar mucho más allá de lo debido la era Wenger: Se perdía porque el dinero estaba en la grada, no en el campo. Nada que ver, entonces, con la gestión del entrenador. Esta era la tesis dominante, y cuando fallaba, aparecía la hipótesis ad hoc correspondiente. La red de ojeadores, que ya no funciona; la cantera, que se acomodó…
    Al final no quedó más remedio que ver la realidad y el bueno de Arsene se fue. Para entonces ya nadie esperaba nada del Arsenal, empezando por sus jugadores.

    Y ahora las raíces inmediatas: bandazos sin sentido, sin una idea clara de lo que se quiere. Emery no tiene nada que ver con Arteta. Si lo que hay le valía a uno, no puede valerle mucho al otro. Pero lo cierto es que no le valía a ninguno de los dos. Necesitan dos o tres goles para ganar un partido, porque encajan siempre.
    Pero lo más relevante no ocurre a nivel táctico, sino anímico: Todo destila estrés y cansancio mental. Para los jugadores debió ser terrible pasar de la receta de Emery, que exige un buen esfuerzo físico pero sobre todo mental, a la de Arteta que es igual o más exigente desde el punto de vista psicológico. Y todo para acabar cosiendo a pelotazos el área rival. Y por supuesto para perder.
    El desbarre matemático de Arteta es producto de esto, es perder los papeles. Pensaba que el juego posicional es una receta válida en sí misma, independientemente de los jugadores que la apliquen, si bien con unos funciona mejor que con otros. Ha descubierto que no. O que quizá él no la sabe transmitir. Y se ha perdido.
    Tirando de matemáticas, lo que estas no aceptan de ninguna forma es la contradicción, la falta de coherencia. Porque si de lo que se trata es de aumentar el número de balones al área, lo lógico, lo coherente, es llevar el balón arriba lo más rápidamente posible: saltarse el centro del campo al estilo italiano más puro sería lo más apropiado. Debe ser que le gusta más la mecánica cuántica, con sus gatos paradójicos, que la deducción matemática.
    Veremos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz