martes, mayo 21, 2024
Google search engine
InicioActualidad Futbol35 años de la tragedia de Heysel: ¿Por qué se llaman hooligans?

35 años de la tragedia de Heysel: ¿Por qué se llaman hooligans?

El 35 aniversario de la tragedia de la Heysel es un momento oportuno para indagar en la historia de los hooligans.  Aunque actualmente la violencia hooligan la acapara Rusia, el origen de este movimiento ultra está en Inglaterra. Y es centenario. El Compact Oxford English Dictionary indica que la palabra puede haberse originado en el apellido de una familia irlandesa protagonista de una canción de una obra de music-hall de la década de 1890.

En 1898, la palabra hooligan apareció escrita por primera vez en un informe de la polícia de Londres referida a una banda de jóvenes (Hooligan Boys o quizá O’Hooligan Boys). Un asesinato relacionado con esta banda popularizó el término hooligan en la prensa. Un año después, el escritor británico Clarence Rook publicó Hooligan Nights, una historia supuestamente basada en Patrick Hooligan, un vagabundo irlandés. También existía una tira cómica, publicada en el periódico Funny Folks, en la que se parodiaba a un personaje con el mismo nombre y la misma nacionalidad.

En 1904, Arthur Conan Doyle, autor de la saga Sherlock Holmes, utilizó el término en su relato corto The Adventure of the Six Napoleon. «Parecía ser uno de esos actos sin sentido del hooliganismo que ocurren de vez en cuando, y se informó al comisario sobre ello». H.G. Wells escribió en su novela semi-autobiográfica Tono-Bungay de 1909: «Tres jóvenes enérgicos del tipo hooligan, envueltos en gorras y envoltorios, empacaban cajas de madera con botellas empapeladas, en medio de mucha paja y confusión».

Según apuntó la revista Life en 1941, el dibujante de historietas y caricaturista político Frederick Burr Opper introdujo un personaje llamado Happy Hooligan en 1900: «El desafortunado Happy apareció regularmente en los periódicos estadounidenses durante más de 30 años (..) un vagabundo, ingenuo, con cara de babuino, que siempre llevaba una lata de tomate como sombrero». Life recuperó la historia para criticar al delegado soviético en Naciones Unidas, Yakov A. Malik, que se había referido indignado a los manifestantes antisoviéticos en Nueva York como «hooligans». «Happy Hooligan fue un héroe nacional y no creó problemas», puntualizó la revista.

Happy Hooligan.
Happy Hooligan.

Hasta la década de los 60, los hooligans eran considerados, sin mayor drama, como delincuentes de poca monta de los barrios más marginales de la periferia. En un contexto de disturbios raciales y crecimiento de las culturas juveniles, el fútbol se convirtió en la vía de escape de una generación entera de jóvenes británicos que canalizó su rabia y hastío con la sociedad a través de la afición a un equipo. Aunque el germen está en los 60, es en los años 80 cuando explota dramáticamente. En 1980, los actos vandálicos de los aficionados del West Ham en su visita al Castilla fueron el origen el primer partido a puerta cerrada de la historia. La catástrofe de Heysel, en la final de la Copa de Europa de 1985, es la imagen que mejor retrata el hooliganismo del siglo pasado. Ultras del Liverpool cargaron contra los de la Juventus dentro del estadio, provocando una estampida en la que fallecieron 39 personas.

La Primera Ministra Margaret Thatcher actuó con contundencia contra lo que consideraba un problema con una profundidad social mucho mayor a la del fútbol. La cuestión de la violencia en los campos fue llevada al parlamento y adquirió una importancia capital en el programa legislativo de la Dama de Hierro. En 1986, se publicó el Public Order Act, que dotaba a los jueces del derecho a prohibir a los hooligans asistir a partidos de fútbol. Los equipos que formaban parte de la Federación recibieron créditos públicos para luchar contra sus ultras y en los estadios ingleses se instalaron cámaras de seguridad, se aumentó la presencia policial y se endurecieron los requisitos a nivel de documentación para asistir a un partido. También había entrado en vigor la Football Spectators Act, que prohibía a todos los condenados por hooliganismo ver encuentros internacionales en directo. Todo por controlar hasta el más mínimo detalle y evitar actos vandálicos.

En 1989, tan sólo cuatro años después de Heysel, se produjo una nueva tragedia en el estadio de Hillsborough. En una semifinal de la FA Cup que enfrentaba a Liverpool y Nottingham Forest, 96 personas fallecieron, una de ellas el primo de Steven Gerrard, tras ser aplastadas contra las vallas del campo por culpa de una avalancha. La cobertura que ofreció The Sun aquel día todavía escuece a orillas del Mersey. En la ciudad de Liverpool es prácticamente imposible encontrar el tabloide inglés después de que, bajo el contundente titular de “La Verdad”, se leyera que los aficionados reds, después de la tragedia, habían orinado sobre los fallecidos, agredido a los policías que realizaban labores de salvamento humano e, incluso, violado a una menor que yacía ya sin vida. The Sun, 23 años después, pidió perdón con un nuevo artículo, “La verdadera verdad”, que no sirvió de nada si su objetivo era poner fin al veto de Liverpool y Everton.

Aunque el hooliganismo se asocia con la violencia en el fútbol, el primer caso de violencia de masas en un evento deportivo tuvo lugar en la antigua Constantinopla (532 después de Cristo). Dos grupos de seguidores de carreras de carros, los Azules y los Verdes, participaron en la revuelta de Niká, que comenzó en el hipódromo, se extendió por Constantinopla y duró alrededor de una semana; casi la mitad de la ciudad fue quemada o destruida. Procopio de Cesarea relató así el ambiente previo: «La población de las ciudades se había dividido desde hace tiempo en dos grupos, los Verdes y los Azules… sus miembros (de cada facción) luchaban contra sus adversarios… no respetando ni matrimonio ni parentesco, ni lazos de amistad, incluso aunque los que apoyaban a diferentes colores pudieran ser hermanos o tuvieran algún otro parentesco». Finalmente, las tropas del general Belisario rodearon a los rebeldes en el hipódromo con la excusa de parlamentar y los masacraron. Se calcula que hubo 30.000 muertos.

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Existen más hooligans por Europa y el Norte de Africa que en Inglaterra, lean «La Batalla de Marsella, crónica y análisis del Rusia-Inglaterra 2016» y «Ultras y Hooligans, una tormenta sobre Esuropa», los dos de Antonio Martinez Miguelez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz