lunes, mayo 27, 2024
Google search engine

Truman

Un coche de policía se pone paralelo a mí y uno de los dos me pregunta con educación dónde voy. Orgulloso, digo que trabajo en un hospital como enfermero.

Siguen abriendo sus hojas los árboles mientras contemplamos la vida desde el cristal. Los álamos, siempre los últimos en sumarse a la fiesta de la primavera y tan perezosos para abandonar la casa en otoño, comienzan a exhibir sus sobres medio plateados. Nunca la tuvimos tan encima y tan lejos a la vez. La primavera ya está aquí, cuando solo la podemos disfrutar como Truman saludaba al vecino de enfrente. Todo parece mentira, producto de un guion, las calles conocidas parecen un decorado, cuando posiblemente sean las circunstancias más reales que ninguno hayamos vivido, menos los viejos que atravesaron los años de  posguerra. Para describir la realidad decimos que parece una película.

El lustre que la luz más vertical del sol otorga a las cosas tan solo parece hoy la iluminación profesional de un set de rodaje. Ya no sé lo que es verdad y lo que es mentira. Pienso que quizá era engaño la rutina de antes, pienso que es engañosa la secuencia que día tras día repito. Pienso en comprar en el mercado único de internet lo que ayer me hacía ilusión, solo para detenerme cuando voy a pulsar el botón: quizá nunca lo pueda usar. La publicidad ha devenido en un erotismo famélico que no sustituye el que ya no podemos disfrutar junto a nuestros seres amados. En un mundo visual, excitada la retina por el brillo dorado del engaño, echamos de menos el tacto, podernos abrazar, tocar un cuerpo sano y desnudo. Hay desconfianza hacia la pareja con la que convivimos y desconfianza ante el vecino que lleva el carro vacío por la calle. Lo juzgamos mientras nos juzgan a nosotros, quizá tan solo necesita un paseo, pero no consigo evitar pensar que es el equivalente posmoderno al echarse sin mirar al paso de cebra, por si un coche tiene a bien venir desbocado y no poder frenar. Mi perro me otorga pasaporte sellado más que excusa, el paseo con él se convierte en los mejores quince minutos del día. ¿Por qué no era así antes de ayer? Tomo nota: lo que él proponga será siempre lo mejor.

Marcho a la guerra en bicicleta, un coche de policía se pone paralelo a mí y uno de los dos me pregunta con educación dónde voy. Orgulloso, digo que trabajo en un hospital como enfermero, me dirijo al Doce de Octubre, y ambos elevan sus pulgares, gesto que imito. Concordia, bien. Continúo pedaleando, regresar a casa me costará el doble, agotado más por la carga de trabajo y no poder permitirme sentimientos que por la cuesta arriba del camino de vuelta. No sé si hago bien en hacerlo así, me digo a mí mismo que sí. No sintiendo. Soy un soldadito de la tarea de cuidar y no me puedo distraer.

Y sigo mirando el paisaje desde la ventana, pero ahora no son los vencejos los protagonistas de mi escrutinio, sino el teatro que representamos, la piscina vaciada para preparar el verano, todavía con hojas en el vaso, los coches inmóviles del aparcamiento, los balcones que se convierten en urnas de voto emocional. Y miro dentro de casa, el móvil que nos acerca también me aleja, tanto chat, tanta mentira, somos todos opinadores de sofá y pantalla, expertos epidemiólogos, todos lo veíamos venir, pero vivíamos sin hacer caso a nuestras propias advertencias, somos aplaudidores de heroísmo a las ocho, caceroleros del desacuerdo también algunos.

Y me acuerdo del Vicente Calderón en esqueleto, anticipando esta situación pre apocalíptica, medio derruido, no por bombas o por zombis, sino por la acción y erosión del dinero buscando más dinero.

Pienso que somos como el agua, encontraremos la rendija por la que colarnos, obedeciendo a la gravedad y buscando nuestro destino, siempre cuesta abajo, siempre finalmente el mar. No cambiará casi nada, tendremos algo más de miedo, nos tocaremos algo menos, volverán a despedir enfermeras cuando piensen que no las necesitan, le echaremos siempre la culpa a los demás de casi todo, seguiremos juzgando,  volveré a comprar cosas que no necesito, el centro comercial se llenará los sábados.

Las hojas se secarán en verano, caerán en otoño, los árboles exhibirán desnudez en invierno, para que a la siguiente primavera otras hojas, no las mismas, nazcan, verdes, plateadas las de los álamos, haciéndonos sentir que nada pasó.

Y, ¿saben? Sí pasó. Hubo personas que desplegaron en las horas de la verdad sus hojas de valentía o su altura moral, y otras que solo mostraron su catálogo de espinas miserables. Vamos, como siempre. Hubo algo nuevo: abuelos que murieron solos. Jóvenes que murieron sin haber vivido. Si eso no es que pase algo para que todo cambie, nada lo es.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Samir Abu-Tahoun
Samir Abu-Tahoun
Escritor madrileño autor de los libros 'Cosas que he roto' y 'Cómo pudo nadie dejarte escapar' se incorpora a la familia de 'A la Contra' en calidad de barcelonista académico, como su hermano Marwan.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz