jueves, mayo 23, 2024
Google search engine
InicioDeportesBaloncestoEl día después de Pedro Barthe

El día después de Pedro Barthe

Aquella mítica voz del baloncesto es hoy un hombre de 65 años que lleva prejubilado desde 2007 y que dice que su época ya pasó, que él ya está retirado de todo.

En alguno de los 1.200 partidos de baloncesto que retransmitió en TVE, esa voz nos dejó marcados. Al menos a mí, que asocio su voz a aquellos años mágicos del baloncesto, a todo lo que sucedió después de los JJOO de Los Ángeles 84. Entonces el baloncesto se convirtió en el hermano mayor de los deportes y una de las voces que defendía esa idea con más inteligencia era la suya: la de Pedro Barthe. El periodista barbudo que aparecía antes y después de las retransmisiones. El mismo que en su última retransmisión, tras 33 años en TVE, se despidió en 2007 de una manera muy literaria. En sus últimas palabras explicó a la audiencia que «aquí finaliza el viaje a Itaca», y era verdad: finalizaba para siempre. Desde entonces, fue como si desapareciese del mapa. 


«Hace meses, un ex compañero suyo, que lo adoraba y que me pidió ocultar su nombre, me pasó su número de teléfono «a ver si tienes suerte». «Podrías tener una conversación muy bonita con él». Pero a la vez me advirtió que no sería fácil, que Pedro Barthe se había convertido en un tipo muy esquivo entre otras razones porque la vanidad le importaba un pimiento. El día que hablé con él lo comprobé de primera mano. Recuerdo que declinó la oferta con una educación infinita. Justificó que él ya estaba retirado de todo, que ya había pasado su momento, que no tenía sentido volver.


—Esa época ya pasó para mí —añadió. 


Pedro Barthe es hoy un hombre de 65 años que, si las cuentas no fallan, se prejubiló a los 52. Hasta entonces llevaba 33 años en la televisión pública en los que tuvo tiempo de sobra para convertirse en la voz del baloncesto. Sobre todo en aquellos años ochenta en los que cada equipo tenía un jugador irrepetible, fuese Nate Davis en OAR Ferrol, Kevin McGee en CAI Zaragoza, Mike Philips en el Licor 43, Dave Russel en Estudiantes. Aquellos años y aquellos apasionantes Madrid-Barcelona. En uno de ellos el balón salió por la línea lateral y cuando el árbitro se lo concedió al Barcelona nos pareció que Pedro Barthe se exaltaba o se emocionaba en una de esas anécdotas que valen para toda la vida:


¡Balón para nosotros! —exclamó en voz alta. 


Luego justificó que el balón cayó justamente en la mesa en la que estaban ellos, los comentaristas. Pero es que la tensión en aquellos Madrid-Barça, fuesen en el Palau o en la Ciudad Deportiva, era irreversible. Una marca registrada de aquella época en la que a uno se le quedaban las cosas sin querer. La pasión por cualquier deporte era como una obligación. En ese sentido el baloncesto era como un cheque en blanco con una Selección española que no tenía ningún complejo de inferioridad. No importaba que Sabonis o Tkachenko fuesen más grandes. No importaba que Yugoslavia fuese una potencia mundial porque España tenía el hambre de unos zapatos sin estrenar. Y tampoco importaba el tiempo que quedase de posesión, y ésa era una materia que Pedro Barthe sabía retransmitir como nadie. Quizás por eso lo recordamos como uno más de aquella Selección española de Antonio Díaz Miguel que tanto nos hizo soñar.  


La voz de Pedro Barthe se grabó a fuego y en estos días de la pandemia, en los que se han recuperado antiguos partidos de baloncesto en TDP, ha regresado a nuestra vida. Cien años después, hemos vuelto a escuchar los nombres de Epi, Sibilio, Martín o Margall puestos en la voz de Pedro Barthe que, por lo visto, era un apasionado de la mitología griega. A su lado soñamos en los mejores años del baloncesto que hoy, debido a la crisis del COVID-19, han vuelto a casa. No sé si Pedro Barthe habrá vuelto a verlos, si se habrá escuchado a sí mismo, si leerá esto o si habrá sentido la nostalgia del tiempo pasado. Yo sí la he sentido. De alguna manera he recuperado el recuerdo de aquellos años en los que un partido de baloncesto pasaba en volandas, de esos años en los que él retransmitía el partido y Nacho Calvo estaba con el micrófono en la banda, en las entrevistas post partido con Mario Pesquera, con Alfred Julbe, con Aíto, con Lolo Sainz… Qué época. Qué jóvenes eran todos. 

De los personajes que a uno le gustan siempre le gustaría saber más. Sobre todo desde que aquel compañero suyo me contó aquella vez en la que los jefes le mandaron a retransmitir una final de Copa de Europa de baloncesto al lado de Pedro Barthe. Cuando llegó, le mostró su enorme preocupación, que no sabía ni quería disimular:


—Oye, Pedro, soy consciente de mi nivel y de mi inferioridad ante ti, voy a procurar no molestarte mucho. Creo que con llevarte las personales y decir algo en un tiempo muerto me conformo.

Pedro Barthe entonces se rió y le contestó: «Déjate de tonterías, anda». Así, como sólo te contestan los grandes en la vida.  

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Pues claro que tendría sentido volver. Por lo menos a dejarse homenajear por toda una generación que aprendió a amar este deporte y a odiar a Stankovic con él. Y lo digo de corazón como simple amante de este deporte, como les pasará a muchos de mi generación entre los 40 y 50.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz