lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioCrónicas caserasEl colchonero al que nadie vio en Anfield

El colchonero al que nadie vio en Anfield

"Los del Atleti, los del Atleti de verdad, somos del Atleti cuando gana y cuando pierde. Y por eso somos los únicos que realmente lo disfrutan cuando gana". Qué razón tenía mi padre.

La de Liverpool fue una noche muy especial para todos los atléticos, pero fue una noche particularmente especial para mí. He tenido la fortuna de estar presente en muchas de las grandes noches del equipo de los últimos años. Pero esta vez fue diferente.

Hace unos meses perdí a mi padre, el Doctor Joaquín Lemos. Fue completamente inesperado, tan solo tenía 63 años, y la noticia llegó sin previo aviso, como el golpe más devastador. Nos dejó un agujero imposible de llenar, y los meses que siguieron han estado llenos de momentos dificilísimos, de echarle de menos y de maldecir todo lo maldecible por habérnoslo quitado tan pronto, incluyendo nuestras primeras navidades sin él, o pasar por el día de mi cumpleaños, que también era el suyo, y curiosamente el de Koke.

Como es el caso para muchísimos atléticos, fue mi padre el que me introdujo en esta locura. Crecí con una camiseta del Atleti y la verdad que se me pegó enseguida. Cuando de pequeño en el colegio me mandaban dibujar un bosque, o una playa, siempre añadía una portería y gente vestida de rojo y blanco dando patadas a un balón. Cuando tenía cinco años, ganamos el doblete. Recuerdo llamar a mi primo, madridista, al que tenía que aguantar cada vez que ganaban algo, y sentir una horrible frustración cuando él me dijo que “ahora era del Atleti”. ¿Por qué podía cambiar de equipo cuando le convenía? Mi padre me consoló y luego me explicó algo que nunca he olvidado ni olvidaré: “Los del Atleti, los del Atleti de verdad, somos del Atleti cuando gana y cuando pierde. Y por eso somos los únicos que realmente lo disfrutan cuando gana.”

Cuando yo tenía ocho años, el Atleti descendió a segunda. Familiares y amigos venían a preguntarme de qué equipo iba a ser ahora, pero yo recordaba la lección de mi padre a la perfección: «Del Atleti». ¿Pero con qué equipo de primera vas?, me preguntaban. Con ninguno, respondía.

Luego apareció Fernando Torres, gran ídolo durante toda mi infancia. Con trece años, cuando el Atleti jugaba en Copa contra el Orense, mi padre nacido y criado en Vigo tiró de contactos y logró meterme en la sala de espera del Aeropuerto de Vigo mientras toda la plantilla del Atleti aguardaba sus maletas. Todo el equipo firmó mi camiseta, que todavía cuelga en mi habitación, y le regalé a Torres una caja de bombones de las que vendíamos en mi colegio, que de hecho Fernando me quiso pagar. Fue un día absolutamente inolvidable, todavía recuerdo cómo me temblaban las piernas.

Cuando el Niño se fue a Liverpool, yo estaba destrozado. Mi padre, porque mejor padre no lo ha habido ni lo habrá, me dijo que nos iríamos a Liverpool a verle jugar. Y lo cumplió, nos llevó a toda la familia a Anfield, donde vimos al Liverpool de Benítez, Gerrard, Xabi Alonso, Reina y compañía meterle seis goles al Derby County, con doblete del Niño incluido. Recuerdo perfectamente la atmósfera mágica de Anfield, el rugido de la grada y cómo los jugadores respondían. El poster de ‘This is Anfield’ que compré en ese viaje también sobrevive en mi habitación.

Memorias con mi padre relacionadas con el Atleti son incontables, incluyen también un partido en el Calderón contra el Liverpool en Champions, que acabó 1-1. Pero quizás la más memorable fue nuestro viaje juntos a Hamburgo, a la final de la Europa League contra el Fulham, y nuestro abrazo con ese gol de Forlán en la prórroga. Por primera vez desde que yo tenía cinco años, vimos al Atleti levantar un título. «Los del Atleti, los del Atleti de verdad, somos del Atleti cuándo gana y cuando pierde. Y por eso somos los únicos que realmente lo disfrutan cuando gana.” Qué razón tenía.

Y juntos vimos también aquella horrible final de Champions en Milán. La vimos en Madrid, en el Palacio de los Deportes, rodeados de atléticos. Cuando volvimos a casa, recuerdo decirle a mi padre: “A saber si volveré a ver al Atleti en una final de Champions”. A lo que él respondió: “Yo sí que no creo que tenga otra”. Y, como siempre, tenía razón. Para él era la tercera, no la segunda.

Y ahora vuelvo al reciente partido de Anfield. Pensé que iba a jugarse a puerta cerrada, pero, por algún milagro intangible, decidieron seguir adelante con público. Y yo me fui a Liverpool, lleno de esperanza. Volví a entrar a Anfield, volví a escuchar You’ll Never Walk Alone y volví a escuchar el rugido de su grada. Pero esta vez nosotros, enfrentados a The Kop, les devolvíamos el rugido, y comparado con el sonido de nuestras 3.000 gargantas, el ambiente de Anfield ya no parecía tan impresionante. Llegó la prórroga y el 2-0 del Liverpool. Parecía imposible, parecía que al final el vigente campeón, el gigante que nunca pierde, se iba a imponer. Esos pensamientos pasaron por mi cabeza… Por un momento.

Porque fue entonces cuando sentí a mi padre conmigo. Yo soy científico, me gano la vida con pensamiento lógico y razonamiento, y soy extremadamente escéptico sobre todo lo sobrenatural y no científico. Así que no sé si fue la cerveza, los nervios, o algo más, pero juro que sentí a mi padre a mi lado, como lo había estado en Hamburgo, en la final de Champions de Milán y en incontables partidos. En mi cabeza, podía escuchar su voz con claridad cristalina. Y probablemente lo podía percibir así porque le he escuchado decir estas palabras mil y una veces: “Vamos Pabliño, no te rindas, que esto aún no se ha acabado”.

Es la cosa más ilógica del mundo. Estás en el campo del mejor del mundo, donde no han perdido en tres años. El partido ha sido un asedio y estás perdiendo 2-0. No has hecho ni una sola ocasión clara en todo el partido. En buena lógica, se acabó. Lo normal hubiera sido que te metieran uno o dos más, que el equipo se hubiera venido abajo. Pero no. “Vamos Pabliño, no te rindas, que esto aún no se ha acabado”. Yo, y los otros 3.000, gritamos más alto de lo que lo habíamos hecho en todo el partido. Y vino el milagro.

Esa lógica es la que mi padre aplicó toda su vida. Mi padre, que nació en una familia trabajadora de Vigo y llegó a dar charlas en conferencias a los mejores médicos del mundo. Porque no se rendía. Porque nunca dejó que la lógica, o lo aparentemente imposible se pusieran en su camino. Lo intentaba, intentó mil cosas que no le salieron, pero siempre se levantó y lo volvió a intentar. Y esa es también mi forma de vivir mi vida. Es la que me ha llevado a dónde estoy y la que me aplico cada día. Es la forma de vida que quiero transmitir a mis hijos, que por desgracia no tendrán la suerte de conocer a su abuelo, pero que escucharán estas historias y millones más.

Lloré como un niño cuando Morata marcó el tercero, lloré porque sentía a mi padre, el Doctor Joaquín Lemos, a mi lado en las gradas de Anfield, aunque esta vez él no podía consolarme. «Los del Atleti, los del Atleti de verdad, somos del Atleti cuándo gana y cuando pierde. Y por eso somos los únicos que realmente lo disfrutan cuando gana”. Muchas gracias papá, que razón tenías.

RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Hola Pablo. Yo, también como tú, soy del Atleti por mi padre. Cómo tengo casi 10 años más que tú padre, el mío me llevaba de la mano al Metropolitano. Allí me hice del Atleti para toda la vida, allí empecé a sentir y vivir las alegrías y emociones que llevaban las victorias y a sufrir las tristezas en las derrotas, que me acompañaban por la noche en la tardanza en que me vencía el sueño. Yo, al igual que tú, hecho de menos a mí padre en el largo caminar con nuestro Atleti, pero algo tenemos en común, nuestro recuerdo hacía ellos en las alegrías y derrotas. Vamos Atleti, vamos

  2. Hola Pablo, es alucinante la conexión. Mi padre murió también de sopetón a los 64, y el día del partido tras el 2-0 también me acordé de él y de mi suegro, que tambien era del atleti, y no se por qué les sentí cerca, y a continuación remontamos el partido.
    Creo que ese sentimiento ese día lo vivimos miles de atléticos en nuestro interior.
    Gran artículo!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz