lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioLiga SantanderReal MadridCartas de un madridista millennial: el Madrid, siempre robando

Cartas de un madridista millennial: el Madrid, siempre robando

Querido P.:

Se había hecho esperar y tenía que suceder. Ciertamente, la jornada 22 supone una demora insólita. Tras la caricia de los tacos de Albiol al talón de Vinicius en Villarreal, la ampliación gratuita de dos tallas de la camiseta de Brahim en Mallorca, el magnífico bloqueo de Feddal a un centro raso de Benzema, los comedidos intercambios de pareceres entre Rakitic, Lenglet y Varane en el área del Clásico y el masaje de columna de la semana pasada de Antoñito Regal a Rodrygo, por fin la balanza de la polémica, esa que sentencia a qué lado caen las jugadas que ahora llaman grises, como a la policía del franquismo, se inclinó el otro día, por primera vez esta temporada, en favor del Madrid.

Corría el minuto 33 de la primera mitad cuando Casemiro desvió un balón interior al área blanca, y, aprovechando el resultado de su estirada, dirigió su caída hacia la pierna y el costado de Morata, provocando que el delantero rojiblanco se trastabillara. Acción dudosa, posible penalti. Las miradas de media España se depositaron en el árbitro, anhelantes, como la de aquel centurión de Cafarnaúm en Jesús de Nazaret. Una palabra tuya bastará para sanarme. El colegiado dijo “sigan” y con ello decretó el final del encuentro. Lo que vino después, los cambios de Zidane para arreglar su propio desaguisado, el excepcional despliegue de Valverde, el gol de Benzemá, la impotencia de Simeone… constituye una propina insignificante, casi una molestia que puede distraer de lo verdaderamente importante. Cómo escribir poesía después de Auschwitz, se atreverá algún adornado cronista.

El antimadridismo ve los partidos de su eterno rival esperando que pierda o que robe, y no se sabe qué le proporciona más placer. O quizá sí, no en vano habitualmente no hay mejor riqueza que tener razón. El verbo empleado, por cierto, posee su importancia. El Madrid no es beneficiado, ni siquiera ayudado. El Madrid roba. Es decir, su condición no es pasiva, como la de un ciudadano que se encuentra un billete de cincuenta euros. Así solo le llegan los goles en los que el árbitro no interviene: fruto de la casualidad y la mala suerte del adversario, exentos de cualquier mérito. Pero en las acciones polémicas toma parte activa, ejerce su poder, tan invisible e indemostrable como todos los dogmas de fe –al fin y al cabo, el antimadridismo constituye una religión no precisamente minoritaria-. Cada temporada, mientras los blancos se afanan en recorrer trabajosamente el camino hacia los títulos, otros escriben el relato impugnador de la travesía colocando las cerezas más feas en la superficie del mostrador, justo al contrario que los tenderos. Al final de año, un youtube recopilatorio con cinco o seis jugadas inundará las redes sociales y los grupos de whatsapp, compitiendo con los mensajes trumpianos sobre las pagas que reciben los inmigrantes o los artículos falsamente atribuidos a Reverte, y el posible trofeo, de haberse alcanzado, será indefectiblemente puesto en solfa. La llegada de la primavera ya no la marcan las golondrinas de Bécquer ni las alergias. O, al menos, no las alergias al polen.

Por otro lado, esta guerra fría no tiene efectos restringidos a lo simbólico. No se trata de un mero reparto de papeles en el que verse reflejado más guapo. Del mismo modo que los entrenadores de baloncesto fuerzan muchas veces la falta técnica para condicionar, por psicología inversa, el criterio de los colegiados, la señalización del Madrid como club injustamente favorecido busca también réditos más espurios y menos inocentes. Conviene recordar, y es un ejemplo a vuela pluma, que tras lo de Guruceta –epítome legendario capaz de poner de acuerdo a un franquista como Montal y a un comunista como Vázquez Montalbán-, la fastuosa generosidad de las compensaciones: cincuenta millones para la construcción de un pabellón de hielo y el nombramiento como delegado nacional de Deportes al falangista y gerente del FCB Juan Gich i Bech de Careda. No solo de pan vive el hombre. Pero tampoco solo de mitos.

De cualquier modo, la perenne refutación a los logros madridistas, efectuados o hipotéticos, posee una consecuencia positiva para la institución. Una vez asumido el carácter ilegítimo de los mismos, al club solo le queda centrarse en ganar, sin gastar un ápice de esfuerzo en justificarlos. Acaso suponga la verdadera explicación para un palmarés histórico tan colmado de éxitos: sin nada que perder en lo alegórico, solo puede buscarse el sentido en el resultado. Quizá el antimadridista cave su propia tumba al cerrarle las salidas metafóricas a su enemigo, convertido en una bestia asustada y acorralada. En tiempos de escasez de bienes –en la sociedad mediática el relato es un bien-, hay que refugiarse en lo sólido. Y, como saben los especuladores, el oro siempre es un valor seguro. La plata, también.

Saludos afectuosos.

P.

RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

  1. El problema no es que los árbitros se equivoquen a favor en contra o a favor del Real Madrid. El problema es la respuesta posterior de los medios y del club. Después de posibles errores desfavorables al Madrid se producen mil portadas y un escándalo mediático desproporcionado ( programas, artículos, portadas, etc…) y hoy, sin embargo, nada de nada. Sin obviar llamadas de Florentino al orden( confirmada por Tebas) Si hubiese la misma respuesta y la misma naturalidad mediática e institucional cuando se es perjudicado como cuando se es beneficiado, no habría problema. Pero no es así, y lo sabes. PUNTO

    • ¿De verdad te parece que hoy «nada de nada»? Si es al revés, hombre. Cuando favorecen al Madrid se recuerda durante años por esa afición. ¿Quién ha hablado del penalti al limbo en Zorrilla la semana pasada? ¿O de la patada de Albiol a Vinicius que costó dos puntos? De haber sucedido al contrario, en Valladolid o Villarreal se recordaría hasta el 2025 con cada visita de los madridistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
llunay en ¿D