lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioFútbolLa Tribuna de Brian CloughLaurie Cunningham en el partido extraordinario

Laurie Cunningham en el partido extraordinario

Hay varios partidos que han pasado a la historia del fútbol e incluso a la Historia en mayúsculas por su carácter extraordinario. En el llamado Partido de la muerte, que fue inspiración de la película Evasión o Victoria, un grupo de prisioneros ucranios jugaron y derrotaron a soldados nazis, lo que le costó la muerte a uno de los vencedores tras ser torturado y a varios otros su estancia en campos de concentración. Otro ejemplo es el partido disputado en la Navidad de 1914 entre soldados alemanes e ingleses, que detuvieron la guerra para patear un balón entre las trincheras.

Laurie Cunningham nació en Londres en 1956 y es recordado en España por su trayectoria en el Real Madrid, principalmente, y por ser de los pocos jugadores del Madrid —quizá el último hasta hoy—  que salió ovacionado del Camp Nou tras ganar un partido por 0-2. Por extraordinario que aquel partido fuese, nada tuvo que ver con el disputado por el West Bromwich Albion en noviembre de 1979 contra el propio West Bromwich Albion. Si conviene recordar la historia de aquel encuentro es porque los últimos incidentes en los estadios nos acercan a un tiempo que ya parecía pasado y enterrado.

En las últimas semanas, en dos partidos disputados en Brighton —ciudad siempre asociada al movimiento LGBTI en el Reino Unido— se han escuchado insultos homófobos por parte de las aficiones visitantes, justo cuando —ingenuo de mí— pensaba que la sociedad había avanzado hasta el punto en que un deportista profesional masculino podía declararse homosexual sin consecuencias. Como parece que Brexit, Trump, VOX y esperpentos similares permiten discriminar sin que pase nada notable, los insultos racistas están a la orden del día en todos los estadios; un aficionado del Burnley de 13 años fue expulsado del campo del Tottenham por increpar al surcoreano Son. Asusta pensar en qué ambiente ha sido educado ese adolescente.

Por eso es necesario volver a asistir al partido de 1979.

Adrian Chiles, periodista deportivo británico y aficionado del West Brom, hizo un reportaje sobre el partido para la BBC. Se disputó en 1979 a beneficio de uno de sus jugadores, el centrocampista Len Cantello, y nadie sabe a ciencia cierta a quién se le ocurrió proponer un duelo entre jugadores negros y blancos. Ahora parece entre raro e inaceptable y tampoco era normal entonces. En 1979 los insultos racistas a los jugadores, incluso a los propios, estaban a la orden del día, así como la lluvia de plátanos. Y no, no estamos en Alabama en los tiempos de la peor discriminación racial; esto son las afueras de Birmingham, Reino Unido, a finales del siglo XX. Hablamos además de un club, el West Bromwich Albion, que fue pionero en la contratación de jugadores de color: Laurie Cunningham y Cirylle Regis se convirtieron en estrellas indiscutibles a nivel nacional.

Chiles pensaba que los aficionados del West Brom se encontraban entre los más tolerantes porque veían a tres jugadores de color frecuentemente y jugando muy bien. Y lo puso a prueba cuando visitó a un político de ultraderecha, el líder regional del Partido Nacionalista Inglés, que era aficionado del West Brom. Cuando Chiles le preguntó por su jugador favorito, el político dijo que era Regis. Ante la sorpresa de Chiles, el político añadió: “Eso no significa que quiera tener un nieto negro”.

Esta es la contradicción del fútbol, o mejor dicho de cierto tipo de aficionados: son capaces de aplaudir el gol de un jugador negro al que desprecian por el color de su piel.

El West Brom invitó a otros jugadores de color para completar el equipo. Pese a lo evidente de la segregación, los jugadores negros tuvieron la oportunidad de compartir un vestuario común y sentirse protegidos.

El racismo de aquella época era directo y a la cara. Y muchos jugadores se perdieron por el camino. Institucionalmente, la Federación inglesa siempre fue conservadora: Viv Anderson fue el primer internacional absoluto negro, en noviembre de 1978, y el seleccionador, Ron Greenwood, tuvo que decir que no había razón política alguna en la convocatoria del jugador del Forest de Clough, vigente campeón de Liga: “Sea amarillo, morado o negro, si vale para la selección, le escojo». El propio Cunningham fue el primer internacional sub-21 en abril de 1977, también con Greenwood en el banquillo. 

Anderson fue de los primeros jugadores de color en la Primera inglesa y el desprecio que recibía era constante. En un partido en Carlisle, antes de ascender a la primera categoría, volvió al banquillo tras cinco minutos de calentamiento. Clough le dijo: “Te he pedido que calientes…”. Anderson respondió: “Míster, me han tirado manzanas, peras y plátanos”. A lo que el técnico apuntilló: “Pues vuelve allí y tráeme dos peras y un plátano”. Tras acabar el encuentro Clough le explicó: “He hecho eso por un motivo: si dejas que dicten tu comportamiento no conseguirás tener una carrera y yo creo que eres un buen jugador. No dejes que te influyan de ninguna manera”.

Esa era la realidad de los años 70, resistir o desistir. No había protección, ni legal ni institucional. Regis, como Anderson, usó los insultos racistas como motivación. “Vamos a demostrar lo buenos que somos; es la forma de hacerles daño”.

George Berry, jugador del Wolves (vecino y rival del West Brom), jugó aquel partido. En una ocasión se enfrentó a un seguidor de su propio club que le insultó cuando se retiraba hacia el vestuario en el descanso. Mientras los amigos del cafre se reían, el futbolista le dio un puñetazo. Fue arrestado. No pasó nada. Berry no fue acusado de nada, las quejas de los aficionados, si las hubo, no se oyeron y las imágenes de televisión, casual y convenientemente, se perdieron. Alguien pensó que era mejor no llamar la atención para no crear un conflicto. Y muchos piensan todavía que es mejor hacer el avestruz e ignorar la realidad social del racismo.

Estamos a un paso de volver a una situación similar. Las redes sociales son mucho más eficientes borrando vídeos que infringen el copyright que mensajes que atentan contra los más básicos derechos civiles; los esfuerzos por bloquear a un usuario que sube un vídeo de un gol son más enérgicos que para expulsar a un racista o un homófobo. Es la sociedad de hoy, los políticos no solo no condenan ni atajan problemas así, sino que se encuentran frecuentemente en la parte que ofende. Lean las cuentas de Twitter de algunos de los líderes mundiales y comprenderán.

Para los curiosos: los jugadores de color se impusieron por 3-2. Como decía Regis para motivarse, demostraron lo buenos que eran.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Que razón tiene este periodista, la de veces que yo he sentido el odio, los ojos inyectados en sangre, los escupitajos, el racismo en su maxima expresión patrullando por algún pueblo de Guipúzcoa y por algunos de Lérida. Racismo, racismo, racismo. Y oye, no era por mi color de piel, soy blanquito, ni por mi color de ojos, verdosos, no, no, era por como hablaba y por llevar un trocito de tela rojigualda.
    RACISMO, RACISMO, RACISMO pero racismo del verdadero, no xenofobia, no, RACISMO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz