lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioFútbolInsultos y respeto: sobre Roman Zozulya

Insultos y respeto: sobre Roman Zozulya

Roman Zozulya es un mozo de aspecto fofisano y con pinta de encargar dentro de poco un viaje a Turquía. Ustedes me entienden. Un chico majo, deportista, que saludaba siempre en la escalera. Pero con mala fortuna. Vaya, detallitos. Roman tiene la pésima suerte de que a él lo suelen fotografiar con simbología nazi. Ya ven, un atrezzo como otro cualquiera. Porque Roman es, como se han encargado de decirnos desde varios medios en fechas recientes, un demócrata de toda la vida. Amante del sufragio universal, las minorías étnicas, incluso con un punto pacifista. En todo caso sería seguidor del “partido-del-sentido-común”. Pero eso… que no ha tenido buena estrella con sus imágenes.

Solo así se explica que sus amiguetes lo retraten al final de un partido de baloncesto llevando una camiseta con el número 18 y sonriendo delante de un marcador que muestra el (improbable) resultado de 14-88. Ya ven, una paliza en toda regla y algunos quieren buscarle el traspiés al gato. Y vale, también ha subido imágenes a sus redes sociales posando con un retrato de Stepan Bandera pero joder… ¿Quién puede conocer a todos los nazis? Lo normal es haber oído hablar de los gordos, de Hitler, Himmler, Goebbles, esta gente… Pero ¿Stepan Bandera? Otra casualidad. En fin, también ha mostrado repetidas veces su apoyo al Batallón Azov, unos voluntarios de ideología… ¿cómo les diría yo?… que gustan de hacer performances con esvástica de por medio, vaya, formado tras la ocupación rusa en la zona de Donetsk. Chicos majos y sanotes, no se vayan a pensar. Que sí, que tienen un escudo donde se superponen el “sol negro” y un emblema de las SS pero tampoco hay que juzgar a nadie por ello, ¿no? Y, en fin, nuestro afable Roman también se ha hecho fotos con los ultras de su antiguo equipo en Ucrania, simpáticos postpúberes que utilizan igualmente simbología nazi. Pero él no es nazi, se lo juro. No, no, no. Solo necesita un asesor de imagen y, posiblemente, alguien que le lleve las redes sociales.

Este pasado domingo Roman Zozulya ha sido protagonista del partido que enfrentaba a Rayo Vallecano y Albacete Balompié en Vallecas. Tenía un pasado en el barrio de Madrid, esto ya lo conocen ustedes. La cesión y no cesión. Vamos, que había cierto caldo previo. Y se lo recordaron, porque desde el principio a nuestro muchachote lo llamaron nazi, puto nazi o nazi de mierda (añadan variables) cada vez que sobaba la pelotita. Insultos gordísimos, oigan. A mí es una de las cosas que más me jodería en la vida. Que me llamasen nazi, digo. Entiendo que a Zozulya, como buen demócrata (en la charcutería pide cuarto y mitad de democracia y un poco de ese lomo tan rico que tienes) también le tuvo que afectar. Imagínense, que te digan algo tan feo. Y solo por posar repetidamente con simbología de esa tendencia. Una locura. Así que el partido se suspendió, porque el árbitro consideró que ya estaba bien de tamaña afrenta y los compañeros de Roman decidieron apoyarlo y no obligarle a pasar otra vez ese mal trago. Seguro que jamás le habían llamado nazi y, ya les digo, debe de ser horroroso.

Te insultan y se suspende el partido. Así dicho a nadie le suena mal, ¿no? Otra cosa es si podemos pensar que es lo mismo llamar “negro” a un negro o “nazi” a un nazi. En el supuesto de que Zozulya (buen compañero, mejor demócrata) fuera alguna de esas dos cosas. Y entenderemos que no es así, ¿no?, que hablamos de grados distintos. Tampoco hace falta saber mucho de historia, vaya. Y no me salgan aquí con la zarandaja esa de que todas las ideas son respetables porque esa es una chorrada. Respetables son aquellas que no niegan el respeto a las demás, en todo caso. Y, además, respeto se tiene a las personas, no a las ideas. No sé si me explico. De esta forma entenderemos que no es lo mismo hacer el ruidito del mono aullando cuando coge el balón Dembelé o llamar a tal jugador “gitano de mierda” que gritar “nazi” a un nazi. Que, insisto, no me van a pillar diciendo que sea el caso…

Porque esto, lo de los insultos, es cosa tan vieja como el fútbol. Siempre los ha habido y siempre los habrá. Aunque cada vez son menos, ojo, y eso es algo para felicitarnos entre todos. Los años ochenta, los noventa… cosa fina. Busquen un vídeo que hay por la Red en el que los aficionados (algunos apenas niños) hablan sobre Wilfred, el portero del Rayo Vallecano. O el monigote de un periodista ahorcado en un estadio. Ya ven, simbolismo a tope ahí. A Roberto Carlos le tiraban plátanos. A Guti le llamaban “maricón” (no sé si ahora como entrenador se lo seguirán haciendo), a Martín Vázquez “Mari Pili”. También era frecuente acordarse de muertos y similar (he escuchado cosas horribles sobre Juanito, o sobre Aitor Zabaleta). Mijatovic tenía que soportar que le recordasen la enfermedad que acabó con la vida de su hijo (se me ocurren pocas cosas tan inhumanas como esto). Y no nos vayamos tan lejos, que hace menos de un mes a Antoine Griezmann le deseaban la muerte. Pero de buen rollo. Fruslerías.

Añado: antes esto estaba totalmente generalizado. El canturreo cada vez más alto cuando un portero iba a sacar de puerta. Eeeeehhhhhh… concluyan ustedes la frase. Servidor mismo cayó en tiempos en tales dislates, mitad por estupidez que se cura con los años y mitad (y esto es fundamental) porque el gregarismo tiende a atenuar las culpas de forma artificial. Pero vamos, que ni yo lo hago ya ni se hace tanto. Hemos avanzado mucho en respeto. Tanto que hasta se suspenden encuentros por insultar a un jugador. Ya ven, todo un ejemplo.

O igual fue otra cosa. Hace un par de meses Mario Balotelli quiso abandonar el partido que su Brescia jugaba en Verona por los repetidos gritos racistas contra él. Curiosamente en este caso la reacción de sus compañeros fue muy distinta a la de los jugadores del Albacete. Al contrario, los chicos del Brescia intentaron calmar a Balotelli, tranquilo, Mario, solo quieren desconcentrarte, no te vayas. El técnico del equipo contrario dijo que no hubo nada de racismo (“y me interesa, porque me llaman mucho gitano de mierda”) y el presidente apuntó a que su hinchada es bromista y gusta de tomarle el pelo a la gente. El partido siguió, porque show must go on. Además, no le habían llamado nazi, exagerados, que sois unos exagerados.

Así que por mí, bien. Lo de suspender, digo. No podemos permitir que se diga algo tan feo (tan abominable, tan horrendo, tan estulto) como “nazi” a quien no lo es. Hombre, llama la atención que la primera vez que suspendemos un partido por insultos haya sido por esto (sobre todo teniendo en cuenta que precedentes con otras faltas de respeto hay, y muchos) pero oigan, no piensen mal. Hay quien dice que es por la (conocida y reconocida) posición política de Javier Tebas. Yo, sinceramente, no lo creo, porque me cuesta pensar que este hombre esté pendiente de absolutamente todo lo que pasa en veinte campos cada fin de semana. Librará de alguno, digo yo. Pero vamos, que malpensados hay y habrá. No pasa nada, vivimos con ellos.

Ahora solo nos queda disfrutar. Porque nuestros estadios van a ser espacios de luz y color, sucursales de la ciudad de la piruleta. Cada vez que alguna afición ladina llame “negro” a un negro, o haga los soniquetes del mono, o se metan con la supuesta condición sexual de un jugador, o con su procedencia geográfica o con sus ideas… oh, sí, amigos, entonces se va a suspender el partido. Y yo voy a estar allí, aplaudiendo, porque lo de los insultos es cosa de tolerancia cero.

Lo malo sería si hay insultos racistas la próxima jornada y no se toma medida alguna, ¿no? Entonces lo de Zozulya quedaría un poco raro… ¿verdad?

RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Con este caso vuelve a la palestra el juego nacional de las medias verdades. Yo digo la media verdad que me interesa y me callo la media que no me interesa.

    Se recrimina en un terreno de juego a un jugador ucraniano por su ideología, se suspende el partido, existe agravio comparativo frente a otros casos iguales o peores. Hasta aquí la media verdad que se cuenta.

    Raúl González, simpatiza con los ultras y se hace fotos con banderas de la misma ideología que el jugador ucraniano y…a callar la otra media verdad.

    • Hablando de un mismo equipo,el Albacete,que se retira por este motivo,tiene otro jugador en sus filas, capitán además,que tuvo que soportar insultos sobre su hijo que tiene una grave enfermedad(aunque no sea tan famoso como Pedja),en el campo del eterno rival de su anterior equipo(Real Oviedo),solo por haber pertenecido a ese club.Pero la reacción de sus compañeros fue bien distinta…ninguna.Pues eso,que todo muy bien

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz