sábado, julio 13, 2024
Google search engine
InicioCulturaBicentenario Museo del PradoEl deporte en el Museo del Prado (IV): la petanca

El deporte en el Museo del Prado (IV): la petanca

Entre las 27.000 obras de arte del Museo del Prado no es difícil encontrar referencias al juego, entendido en sentido amplio y lúdico. Algo más arduo resulta dar con juegos que evolucionaron en deportes hoy reconocidos; no olvidemos que la mayoría de los deportes reglamentados surgen a finales del siglo XIX vinculados al uso industrial del caucho. Pero el rastreo sigue dando frutos. Después de que hayamos estudiado en distintas pinturas el antecedente del bádminton, el germen de la pelota y el peculiar balón con brazalete, llega el turno de la petanca. Quien sienta la tentación de poner en duda los valores deportivos de la petanca debe saber (o recordar) que será deporte olímpico en los Juegos de París 2024, oficial o de exhibición.

En este caso, la obra que nos ilustra es El Juego de Bolos (1645) del pintor flamenco David Teniers El Joven (1610-1690). El cuadro forma parte de las estampas campesinas que contribuyeron a su fama, aunque su trabajo artístico es más diverso y prolijo. Teniers fue responsable del primer catálogo de arte que se imprimió, el Theatrum Pictorium (1660), publicado en latín, francés, español y holandés. Para reproducir las 243 obras contenidas (todas italianas, de la colección del Archiduque Leopoldo Guillermo), Teniers debió copiarlas primero en un formato reducido para que los grabadores pudieran trabajar después sobre ellas. La tarea fue exhaustiva y seguramente agotadora, pero el pintor estaba entrenado. En sus cuadros sobre la colección de arte del archiduque ya reprodujo en miniatura algunas de las obras que luego formaron parte del Theatrum Pictorium.

La curiosa mirada de Teniers le llevó a indagar en un género que exploró en la época las escenas de monos (macacadas o monerías) como simbología de la naturaleza animal e irracional del ser humano. Y los juegos también atrajeron su atención. En el cuadro que nos ocupa, varios campesinos juegan a los bolos y un caminante los observa, señal de la expectación que causaba el pasatiempo.

Detalle de El juego de bolos, de Teniers.

Como suele ser costumbre en todos los deportes revisados, las primeras referencias del juego de los bolos nos conducen a Grecia, Egipto y Roma. Se conoce que el juego era popular en Flandes durante el siglo XVII y hay que suponer que también lo era en España, cuya presencia en el territorio fue tan habitual como agitada. El caso es que la popularidad de los bolos se extendió por toda Europa seguramente entre los pertrechos de los soldados que iban y venían.

No obstante, el nacimiento de la petanca tal y como hoy la conocemos se produjo en 1910 como evolución del Juego Provenzal o Bolos de Lyon. En esta modalidad, todavía practicada, los lanzadores se impulsan con una corta carrera. El detalle es fundamental para entender lo que ocurrió en el pueblo costero de La Ciotat, en la Provenza francesa. En toda la zona, el Juego Provenzal atraía a numerosos espectadores que se arremolinaban en torno al campo de juego y a los que en ocasiones se cobraba una entrada. Era frecuente que los jugadores, casi todos con sobrenombres descriptivos (Gran Jean, el Rubio, Pequeño Paul…), protestaran por la proximidad de los aficionados.

Uno de esos incondicionales del Juego Provenzal era Jules Le Noir, un hombre al que la artritis y la reumatitis apenas le permitían sostenerse en pie. Fiel cliente del café de Ernest Pitiot, este consiguió que los competidores que visitaban La Ciotat permitieran la presencia de Le Noir en una silla, concretamente junto al círculo donde los jugadores que esperaban turno debían depositar sus bolas.

En los descansos del juego, Jules Le Noir se entretenía tirando bolas. “Estoy practicando”, le decía a su amigo Pitiot. Y un día ambos jugaron juntos. Fue así como un mes de junio inventaron el juego de pies parados o péds tancats (expresión provenzal que derivó en el término “petanca”). Su éxito fue inmediato. A los pocos días se organizó un torneo con diez francos de premio en el que participaron ocho equipos de dos jugadores. Los marineros que arribaban en La Ciotat o en la próxima Marsella extendieron el juego por el mundo.

A día de hoy, la Federación Francesa de Petanca cuenta con 300.000 federados y la Internacional con 600.000 repartidos por 52 países. En España, de las aproximadamente 18.000 licencias, 10.000 proceden de Cataluña, seguida de Andalucía (2.169), Baleares (1.488) y la Comunidad Valenciana (1.011).

Quien se pase por La Ciotat no tendrá dificultad en encontrar el bolódromo Jules Le Noir localizado en la Travesía de los Pieds Tanqués, perpendicular a la Avenida de la Petanca. Allí, una placa recuerda el lugar donde dos amigos se inventaron un deporte. En el Museo del Prado hay otra placa en forma de cuadro donde varios amigos y quién sabe si también un caminante compartieron un rato, un tiempo y un pedazo de futuro. Su autor, Teniers.

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras