jueves, mayo 23, 2024
Google search engine
InicioDeportesAtletismoForrest Gump corre en Arcentales

Forrest Gump corre en Arcentales

En cualquier esquina hay historias que merecen ser contadas. De hecho, hoy les voy a relatar una muy especial de un tipo que sería una tentación para los guionistas de Hollywood. Tiene cuarenta y tantos años y aún tiene cuerpo de adolescente. En su día se libró del servicio militar haciéndose literalmente el loco. Pero, por encima de todo, prefiero hablarles de un hombre que es un pedazo de pan. Un tipo inclasificable al que un día se bautizó para siempre como El Somalí en el parque de Arcentales. Tenía una facilidad descomunal para correr. Y ya no importa que en su carnet de identidad responda al nombre de José Félix Ortiz o que se gane la vida repartiendo publicidad. Para nosotros siempre será El Somalí y, a partir de ahora, trataré de explicar por qué mi capacidad de objetividad es nula en esta historia.

A mí, siempre que me ve, me llama maestro, pero se equivoca. El maestro es él, porque a él le quiere todo el mundo con sus cosas, con sus locuras, sin condicionantes. Aún me acuerdo de esas mañanas en las que lo encontraba en el Metro con un saco inmenso de hojas de publicidad cargado a la espalda. Un saco exigente como la vida misma que lo tenía que repartir él solo. Y, a pesar de esas palizas, en sus mejores años no fallaba una sola tarde en el parque, donde siempre ponía un ritmo estrella en los entrenos. Daba igual que media hora antes de empezar El Somalí se hubiese comido una caja entera de galletas Príncipe. Daba igual porque él es así. El mismo al que se distingue por esas piernas larguísimas. El mismo que te reconoce abiertamente: «Yo lo único que sé hacer es repartir publicidad». El código de barras de la humildad.

Sin embargo, para mí, El Somalí es un tipo de Champions. Un corazón mayúsculo que podría haber protagonizado Forrest Gump. La paz está en sus manos, en su forma de actuar, en su manera de comportarse. El otro día, Sergio Fernández Infestas me contó cómo fue el día después de que Fabián Roncero batiese el récord de España de maratón en Rotterdam. Fabián es un personaje al que El Somalí idolatra. Por eso aquella mañana de los noventa volvió a levantarse temprano. La diferencia es que esta vez fue directo al quiosco a comprar El País. Viajó a toda prisa a la página en la que se escribía de Roncero. Hizo cientos de fotocopias de esa página y se fue al parque de Arcentales, en el que empezó todo. Y, una vez allí, pegó esa página de periódico en los troncos de los árboles. Parecía que había pasado algo, pero no había pasado nada. Sólo que El Somali estaba orgulloso de su amigo, de su ídolo. Quería que todo el mundo tuviese constancia.

Fue El Somalí en estado puro. No sé que criterio explica a este hombre. Tampoco importa. Sólo sé que si lo conoces te expones a quererlo mucho y él te lo devolverá alegrándote la vida, demostrando lo que es una buena persona. Yo jamás he hecho series entrenando con un perro, hasta la otra tarde, en la que El Somalí se ofreció a marcarme el ritmo. Él había bajado a pasear con su perro. Y, de repente, se ofreció a marcarme el ritmo. Y se unió tirando con la cuerda de su perro que es un galgo que corre que se las pela. Pero, sinceramente, ése no es el objeto de esta historia. Hay algo más importante que correr más o menos: lo importante es cómo eres, lo importante es lo que trasmites. Es más, si yo hoy estoy escribiendo ahora de El Somalí es por eso, casi por aclamación popular.

El pasado domingo, en un grupo de Whattsapp de atletismo en el que no está él, nos emocionamos todos de golpe por culpa suya. Nos llegó la noticia de que El Somalí había corrido el maratón de Málaga en un tiempazo: 2 horas y 30 minutos. Nadie creía que pudiese hacerlo esta vez. Tampoco lo creía yo, que lo había visto entrenar tantas tardes en el parque contra corriente. Pero El Somalí es así: tiene a Curro Romero metido en el cuerpo. Es capaz de sacarnos de quicio o de emocionarnos. Así que el domingo, al rato de conocer la noticia, recibí varios whatsapps por el privado: «Tienes que escribir del Soma». Y volví a recordar que, efectivamente, todas las historias merecen ser contadas. Y que, en realidad, El Somalí es el espejo de José Félix Ortiz, que es un tipo muy, muy especial.

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz