lunes, mayo 27, 2024
Google search engine

Sólo fútbol

La primera reflexión es un lamento. Tengo la impresión de que todo terminó cuando estaba a punto de empezar. Qué fantástica hubiera sido una prórroga de lenguas fuera y medias caídas. Me pregunto, por cierto, quién decidió que los partidos duraran 90 minutos y no 100, que es un número redondo que abarca el territorio de los calambres y las extenuaciones. Me quedé con ganas de más, no sé si nota. Me entretuvo sobremanera el partido y creo que según transcurrieron los minutos mi atención creció ante la ausencia de distracciones exteriores. Lo que se nos ofrecía era una enorme ración de fútbol sin apenas cocinar, como esos chuletones lujuriosos a los que uno no sabe si hincar el diente o hacer el amor. Ni el ambiente, ni el árbitro, ni por extensión el VAR, tuvieron influencia en el marcador, aunque no faltarán los entomólogos de la polémica.

No descubro nada si afirmo que fue mejor el Real Madrid. Dominó como si tuviera la razón, como si fuera dueño del estadio y de la pancarta. Controló el juego, encogió al Barça y, muy probablemente, apaciguó el tsunami. Si le faltó el gol es porque no lo tiene o, para ser amable, porque no le sobra. La alternativa de colgar balones al área no funcionó porque el equipo no cuenta con cabeceadores competentes. Tampoco la zurda de Mendy es el brazo de Picasso. Por su banda encontró el Madrid las mejores escapatorias y las peores soluciones.

Sin opciones de explotar los costados (Carvajal no se prodigó), la opción de penetrar por dentro se convirtió en un acertijo endiablado: cómo hacer una pared con Benzema y que te la responda él mismo.

Si conseguimos evadirnos del gol y sus proximidades (amor sin sexo), el Real Madrid completó un partido excelente en la colocación y en la disposición. Con Kroos, Valverde, Casemiro e Isco, ganó la batalla del mediocampo rival (Sergi Roberto, Rakitic y De Jong), robó balones para llenar un carguero y movió la pelota como indican los manuales de las buenas maneras. Así una y otra vez, hasta que las jugadas se perdían en la cabeza de Piqué, y entonces vuelta a empezar, con el ánimo intacto y el Camp Nou atónito.

El niño Valverde, descendiente directo del correcaminos, tuvo las mejores oportunidades con dos disparos desde fuera del área, violentísimos por la potencia e inauditos por la dificultad. La distancia de los impactos indica perfectamente lo alejado que estaba el Madrid del gol.

El sometimiento del Barcelona sólo se interrumpía cuando Messi se hacía con la pelota. Entonces, el campo se inclinaba a su favor y el miedo cambiaba de bando. Sucedió un par de veces en la primera parte, aunque fueron suficientes para que el Madrid sintiera la angustia de su dominio infructuoso. Quien perdona, lo paga, musitaban los madridistas del mundo.

En la segunda mitad el Barça mejoró ligeramente, pero no lo bastante como para adueñarse del encuentro. El Madrid, con una tenacidad conmovedora, seguía empeñado en cortar la soga con un cuchillo de postre.

De Bale toca destacar que asomó varias veces en el área propia como defensor de Jordi Alba; también tuvo en su zurda el gol que no llegó. De Griezmann conviene reseñar que fue sustituido justo cuando era el mejor futbolista de su equipo.

Tampoco deberíamos pasar por alto que Messi falló un remate relativamente claro; incluso peor que eso: golpeó mal la pelota, no como si fuera torpe, sino como si fuera humano.

Y así se nos esfumó el encuentro, con una lluvia de pelotas amarillas en el minuto 55 y que provocaron la mínima interrupción de los balones que se cuelan al campo desde otro patio. Había demasiado fútbol sobre el campo como para detenerse en algo tan prosaico como la vida.

La última reflexión es que en la tarde más amenazante de los últimos tiempos nada interrumpió al fútbol. Y eso vale más que un gol. 

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. No pasa nada por decir que hay dos penaltis en el área del Barça. No sé por qué el artículo lo omite, la descripción del partido (partidazo, en mi opinión) sería igual de acertada

  2. Yo no sé qué partido vio la prensa deportiva española. Uno muy diferente al que vi yo. Yo vi un partido bastante flojo, sin dominador claro en el que a los puntos quizås fue mejor el Madrid, pero de forma ligerîsma. Qué empeño en darle valor a un tostøn. Me pregunto por qué. Miento. No me lo pregunto. Todo sea por el Madrid y el Barcelona. Cada jornada hay 5 o 6 partidos mejores que el que se vio ayer entre estos dos fascismos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz