lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioDeportesAtletismoPrueba superada... o no

Prueba superada… o no

El reto de Kipchoge, Ineos y Nike era bajar de las dos horas en cubrir un maratón, por lo que a primera vista la prueba fue un éxito: Kipchoge detuvo el crono en 1 hora, 59 minutos y 40 segundos y sobraron 20 segundos, corriendo constantemente alrededor de los 2 minutos y 50 segundos por kilómetro, una barbaridad, y aun teniendo fuerzas para esprintar de alguna manera en los últimos metros, no fuera que al final nos faltasen un par de segundos. Enhorabuena a los premiados: Kipchoge por su marca y su premio en metálico, Nike por la publicidad de sus nuevas zapatillas e Ineos por su propaganda en busca de un lavado de imagen que ha llevado al propietario a hacerse cargo del equipo ciclista Sky y comprar el Niza de la Ligue 1 francesa.

Se notará un punto de cinismo en el párrafo anterior, pero no dejo de reconocer que el tiempo marcado en cada kilómetro de la prueba es magnífico, y que además estuve viendo la última hora por televisión, a ver qué ocurría. Confieso las sensaciones encontradas. Me cae bien Kipchoge, parece ser un tipo humilde pese a ser un atleta de elite y posiblemente el mejor del mundo en su especialidad. Además corría acompañado de algunos de sus compañeros de entrenamiento y mejores amigos. Las imágenes de la celebración con todas las liebres, felices por haber jugado su papel en el reto, también resultaron entrañables. Y sin embargo hubiera preferido que no hubiera logrado la marca deseada.

Hace no mucho tiempo la FINA, la Federación Internacional de Natación, permitía a los nadadores batir récords mundiales en los entrenamientos privados. Bastaba con tener un comisario presente que diera validez al tiempo marcado por el nadador, aunque aquella marca no se desarrollara dentro de competición alguna, y seguramente sin control antidoping. Era poco más o menos como ponerte de acuerdo con un amigo e intentar batir un récord Guinness, el que les apetezca, o crear uno que no exista. Una vez pensé hacerlo con golpes continuados en un punto de ping-pong, y el éxito se lograría simplemente asegurando que los puntos no se disputaran, solo habría que pasar la bola al centro de la pista del rival suavemente y que él repitiese lo mismo hasta la saciedad. Me sonaba más a broma que a récord Mundial. La propia FINA tuvo que poner limites a sus propias normas cuando los nadadores empezaron a utilizar un traje de baño cuyo material les otorgaba mejores tiempos por el rozamiento favorable con el agua. La evolución natural hubiera sido utilizar aletas, motores en la muñeca y quizá un barquito a mando a distancia que crease la ola favorable.

Esta prueba de Kipchoge tenía mucho de eso. Ha utilizado hasta 41 liebres diferentes, además en edición de lujo, con algunos de los mejores atletas del mundo, y no corrían en la manera tradicional. Entraban y salían de la prueba para mantenerse siempre frescos, con cinco de ellos por delante de él, en forma de V, para maximizar en todo lo posible el efecto cortador de viento de las liebres, y con dos por detrás para que Kipchoge no perdiese el paso y no se retrasase. Por si aquello no fuera poco, y la tecnología no fuera capaz de ir dando mediciones continuas de la posición del atleta con respecto a su objetivo, un coche marcaba el ritmo a las liebres, así que las liebres tenían liebre a la que seguir, y encima les ponían una raya en láser verde por donde debían colocarse cada uno de ellos en todo momento. Naturalmente, desviarse del objetivo de los dos minutos 50 segundos por kilómetro era virtualmente imposible, tanto a favor como en contra.

Pero es innegable que las dos horas se rebajaron. Hace tiempo (un par de décadas, seguramente) leí en el periódico que Oviedo quería preparar una maratón que fuese siempre cuesta abajo, supongo que empezando en el Alto del Naranco, en el que se pudiera rebajar fácilmente el récord del mundo. Pero siendo aquella una propuesta de una carrera competitiva, el récord no se hubiera podido dar por válido porque las normas exigen un desnivel máximo y la propuesto en Oviedo lo sobrepasaba con claridad. Con todo, me parece un récord más correcto que el del reto de Ineos.

¿Cuál es el siguiente siguiente desafío? Veamos. Una carrera de 4×400 masculina acaba claramente por debajo de los 3 minutos, y una buena carrera de 1.500m lisos necesita cerca de los 3 minutos y medio. Podríamos organizar una reunión atlética donde 4 o 5 atletas de elite tuviesen cada cual un intento, varias liebres y un láser verde que les marque el ritmo.

¿Por qué dejarlo ahí? El récord del mundo de salto de altura en ambas categorías lleva un tiempo sin ser batido y seguramente ya vaya siendo hora de superar a Kostadinova (2.09, 1987) y Sotomayor (2.45, 1993). Todo será cuestión de poner un pequeño trampolín o cama elástica en la zona de batida o que Nike le pida a ACME, proveedor habitual del Coyote, unos muelles especiales que faciliten el salto. Entonces podremos superar, por ejemplo, los tres metros. ACME también podría proporcionar ventiladores especiales —aunque ya sabemos el rendimiento que le daban al pobre Coyote— que faciliten la distancia del salto de longitud, y así superar ya no los míticos 9 metros, sino quizá lo 10. Todo sea por la publicidad, aunque suponga confundir al aficionado casual, que acabará sin entender qué es un récord del mundo.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Aún compartiendo el fondo del artículo,la necesidad de no dejar espacio a la alegalidad en el atletismo,los argumentos no me parecen los más adecuados.
    No veo mayor desdoro en la marca porque ésta sea promovida por intereses económicos de multinacionales,puesto que eso obedece a una lógica que se acepta en los demás ámbitos de la realidad sin mucho problema y sin ninguna discusión.La necesaria aportación de lo privado a todo tipo de proyectos es un mantra tan repetido que esta empieza a parecer tan natural como la salida o la puesta del sol.No veo porqué en el deporte debería ser diferente,es como si quisiéramos volver a los tiempos del amateurísmo olímpico(casi como quitarle otra vez las medallas al pobre Jim Thorpe).
    También es cierto que hay que poner un límite a la tecnología,pero no debería ser un láser el motivo.Ese láser era parte de la parafernalia mediática,ningún atleta de élite lo necesita para saber a qué ritmo corre,ni siquiera necesitarían de un GPS para saberlo.Los atletas jóvenes ya no aprenden tan rápidamente a llevar el ritmo adecuado «de cabeza»,como ya no aprendemos números de teléfono desde que usamos móvil,pero en la élite el ritmo está en la mente.por no hablar de una simple pulsera que emite un zumbido o pitido en cuanto te desvíes del ritmo establecido.Ese láser es para el espectador.
    Y por último,pero quizá lo más importante porque se trata de una injusticia histórica,reivindicar la figura del mejor ingeniero de todos los tiempos,un verdadero genio ,al que solo una mala suerte digna de un mito Griego – o de un guionista sádico-ha privado de lograr su objetivo.Viva el coyote!!

  2. Ante todo, gracias por comentar.

    No pretendia criticar la version economica del deporte en si. Es evidente que el profesionalismo existe desde hace mucho y hace a los deportistas mejores. Pero lo de Viena era una vuelta de tuerca mas.

    Tampoco niego la dificultad de correr a 2.50 por kilometro. pero si el como se hace. Coche cortando el viento, relevo de liebres, laser., que quiza era para el espectador (a mi no me hacia flata) pero los corredores estaban todos en su sitio exacto constatemente.. No me parece la forma adecuada de hacer la prueba.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz