lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioCulturaMúsicaLuis Ramiro, la minoría gloriosa

Luis Ramiro, la minoría gloriosa

No sabría decir cuándo fue la primera vez que supe de Luis Ramiro. Estoy seguro de que en 2004 fui premeditadamente a escucharlo, lo que significa que tiempo antes lo había encontrado, aunque tampoco hay mucho margen para remontarse porque Luis empezó tarde y por aquellos años llevaba poco tiempo en activo. Ustedes pensarán que el dato no importa mucho, pero si hago este ejercicio de memoria es para justificarme ante la ley. Al poco de conocer su existencia comencé a bajarme sus canciones en emule y quisiera pensar que lo hice porque no tenía ningún disco editado.

Descubierto el cantante, lo añadí a mis planes de seducción. Parte del cortejo consistía en mostrar lo mejor que tengo (o tenía), pero como tardaba poco en la descripción del catálogo, lo siguiente era enseñar lo mejor que conocía y que eso hablara por mí. Ahora pienso que era una forma de definirme por delegación: soy como te he contado y como dice Luis Ramiro.

Le perdí la pista sin darle las gracias por el éxito de la conquista e imaginé que ya tendría noticias suyas, la fama suele ser ruidosa. Pero no las tuve. Hasta que la noche del sábado volví a sentarme en la Sala Galileo. Cómo llegué hasta allí quince años después es largo de contar y no procede; supongo que lo bueno de caerte de un tren en marcha es que redescubres el campo. Viejos y nuevos paisajes, nuevas y viejas ortigas.

Juraría que Luis Ramiro no cantó ni una de las canciones que me descargué en mi vida anterior, o tal vez me falle la memoria. El caso es que todas me parecieron nuevas y de ese privilegio disfrutamos muy pocos; entre el placer de las primeras veces también hay un apartado musical. Entretanto, advertí que el público mantiene con Luis Ramiro una relación que mezcla lo familiar y lo sentimental. Seguramente su condición primordial es la de amor platónico. Con esos ojos le miraba una mayoría de las mujeres en la sala, no me fijé tanto en los hombres. Lo fascinante es que Ramiro es un galán que no ejerce, que mira más por las ventanas que por los espejos. Cómo expresarlo. Su poesía es más propia de los feos que no encuentran otra escalera; sus canciones son alzas para bajitos, pero él es alto. O no lo sabe o disimula. O se olvida, me han dicho que se distrae con facilidad.

Asumido que cada concierto suyo es “el aniversario de lo que pudo haber sido”, Luis ha evolucionado de amante platónico a sobrino, hermano, hijo o amigo de la infancia. Así le hablan desde la oscuridad, con la confianza que se tiene con los parientes o los muy allegados, como si fuera un cantante de atención primaria. Es obvio que toda esa gente no le abandonó durante quince años. Y es evidente también que Luis Ramiro tiene lo que desea. Si Alejandro Sanz grita socorro, recibirá en Twitter dos millones de mensajes de apoyo; si lo hace Luis Ramiro tendrá a doscientas personas en la puerta de su casa con botiquín y mantas.

Es extraña la sensación que proporciona conocer un tesoro del que pocos tienen noticia. El primer impulso es rebelarse. Cómo puede ser que cantantes peores gocen de un reconocimiento multitudinario. Cómo es posible que las discográficas no se peleen por él. Los lamentos son tan sinceros como ingenuos. El triunfo no se mide contando followers, ni dinero. Si Luis Ramiro se convirtiera en ídolo internacional, cuestión que no cabe descartar todavía, ya no podría saludar a la gente a la salida, ni conversar con el público durante las actuaciones, ni abandonar el micrófono e improvisar entre las mesas. Hasta es posible que en ese caso sus novias no le dejaran, catástrofe de proporciones incalculables.

Su próximo disco, como el anterior, lo financiará con crowfunding. Quien lo quiera tendrá que comprarlo antes de que se publique. La fórmula resulta en principio chocante, pero al poco entiendes que es un maravilloso acto de romanticismo en el que cada quien se arroja a los brazos de cada cual con la absoluta confianza de que no tocará el suelo.

Creo que he hablado poco de lo que fue el concierto, de sus letras y de su voz. Luis Ramiro es un cantautor tan atípico que hasta canta bien. Pero a estas alturas renuncio a lanzar más bengalas al cielo. No hay nadie a quien rescatar. Quien se aproxime se quedará. Y nunca es tarde. Para llegar o para volver.

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Gracias Juanma por tantas cosas, pero ahora quiero dartelas por descubrirme a Luis Ramiro, no sé donde he estado metido estos últimos 15 años. Cuando escuché por primera vez «Perfecta» tuve una sensación que no he tenido nunca, me dió miedo oir más canciones de él porque no podría haber nada más maravilloso en el mundo.

    GRACIAS.

  2. Que bonito leerte. A veces se vuelve tremendamente humano el leerte. Eso me trasporta en el tiempo. Me transporta a otra época, a otro tiempo y lugar, donde todos eramos más honestos y donde no nos mirábamos continuamente el ombligo.

    Quizá, con este «2029», Ramiro ha firmado uno de los mejores discos de su carrera, con las mejores y más arriesgadas letras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz