lunes, mayo 27, 2024
Google search engine

Bendita normalidad

Los enfrentamientos entre el Real y el Atlético de Madrid rara vez son partidos normales. Es más, ni siquiera deberían entenderse como simples partidos de fútbol. Desconozco con qué pasión los vivirá un directivo del petróleo de Qatar o el propietario de la tienda de Lexus del Al-Khobar (Arabia Saudita), pero sé cómo los vive un taxista que conocí el viernes (socio treinta mil y pico del Madrid y más merengue que Bernabéu) o cómo los vivía mi abuelo (que ya era socio del Atleti cuando Chamartín era un campo de huertas). Que sí, que son tres puntos y tal; pero no. Y no me hagan explicarlo porque lo saben. Aquí los amistosos duelen y los resultados tardan años en cicatrizar. Es así. Por eso las precauciones parecen mayores cuando simplemente son distintas.

Al terminar el partido, mientras abandonaba mi asiento en el Metropolitano y me dirigía a casa, la sensación alrededor era prácticamente unánime. Fastidio por no ganar, pero ni atisbo de decepción. Todos le dábamos vueltas a lo que acabábamos de ver, eso sí. En ese momento en el que las pulsaciones volvían a su estado normal tratábamos de analizar lo que había pasado. Los cambios, las ocasiones, las paradas, los errores… El punto obtenido, sin ser bueno, parecía justo. Oblak, que no nació en Moncloa, pero sabe de qué va esto, lo explicó muy bien en zona de prensa: en un derbi siempre quieres ganar, pero no puedes perder. Obvio. Cualquier aficionado con cierta edad lo sabe. Cualquiera que haya salido a la calle con una camiseta del Atleti durante esa travesía en el desierto que fueron los años previos a la llegada de Simeone no sólo lo sabe también, sino que además validará cualquier opción que lo aleje de aquel infierno.

Les cuento esto porque les prometo que hasta que llegué a casa y me conecté a Matrix no reparé en las quejas que hoy monopolizan el debate sobre el partido. Todo eso de la falta de ambición, del respeto extremo, del aburrimiento, de la falta de juego y demás leyendas contemporáneas. Por supuesto, tampoco faltaron entonces las críticas a Simeone; un fenómeno tan regular y tan cargado de profundidad como la canción del verano de Georgie Dann. Me cabreé, lógico, pero antes de chillarle a la radio o de soltar barbaridades a través mi avatar, pensé en una frase que leí en El Gran Gatsby: cuando sientas la necesidad de criticar a alguien piensa que no todas las personas en el mundo han tenido las mismas oportunidades que tú.

El partido quizá no fuese bueno, pero es que eso ya me da igual. Hace tiempo que no me preocupa recrearme en un concepto que parece significar cosas distintas para cada uno de nosotros. Tampoco sé si fue aburrido o no; lo que sé es que yo no me aburrí. Al contrario. Se me pasó volando. Es una ocasión excepcional y, precisamente por eso, no creo que sea la mejor ocasión para sacar conclusiones categóricas. Dicho lo cual, me quedo con algunas cosas:

La igualdad. El potencial de ambos equipos, que hace una década era sideral, se ha ido acercando hasta un punto en el que puede ganar cualquiera. Si hace unos años la frase «que gane el mejor» era un recurso retórico para decir que iba a ganar el Real Madrid hoy ya no es así. Hoy, gracias a Simeone (y lo siento por los francotiradores), «el mejor» es un concepto mucho más líquido que varía con cada partido.

Thomas. Siempre he sido un fiel defensor del Ghanés, pero creo que ahora mismo es el mejor jugador de la plantilla. Da equilibro, da velocidad, da pausa, rompe líneas, cierra espacios, lanza diagonales… y todo eso lo hace con elegancia y sin perder los nervios. El partido que hizo ayer es fantástico.

Simeone. No entendí el cambio de Correa por Vitolo, pero después supe que el canario estaba lesionado. No me gustó el cambio de posición de Saúl, pero es cierto que Lodi estaba fundido y que no tenemos otro lateral izquierdo. No quería que saliese Joao del campo, pero la realidad es que el portugués no podía con su alma y que el Madrid llevaba diez minutos monopolizando el balón. Desde que salió Llorente la posesión volvió a estar igualada. Moraleja: lo mismo el entrenador del Atlético de Madrid sabe más de fútbol que un comunicador hipermotivado o que el señor de piel cetrina que lo insulta desde la grada.

Ya pasó. Volvemos a la vida. Ahora toca pensar en la competición y en el fútbol. Volvemos al ostracismo involuntario. A dejar de interesarle a Matrix y al que compra. Bendita normalidad.

PD. Me enteré del affair con Sergio Ramos cuando llegué a casa (y no antes). Me resulta incomprensible. Y no, no es un problema de que los árbitros sean buenos o malos; el problema es, y siempre ha sido, que los árbitros no son igual de buenos o de malos con todo el mundo.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz