martes, mayo 21, 2024
Google search engine
InicioCafé SocietyTarantino y el grito que cambió Hollywood

Tarantino y el grito que cambió Hollywood

Cielo Drive 10050, LA, 9 de agosto de 1969. «Reinaba un silencio tal —diría más tarde uno de los asesinos— que podía oírse el tintineo del hielo de los vasos de cóctel en los chalets situados en la parte baja del cañón». En el libro Helter Skelter, Vincent Bugliosi y Curt Gentry introducen el relato de una pesadilla con una frase que eriza la piel mientras se lee. No es casualidad que la primera película basada en hechos reales de la carrera de Tarantino tenga como fondo uno de los crímenes más atroces en la historia de Hollywood, aquel por el que se llora y se rinde culto a partes iguales en la meca del cine.

Desde hace ya tiempo, Tarantino provoca una sensación parecida cada vez que presenta una película —y casi siempre pensamos que podría ser la última—. El silencio de la sala solo se rompe para el aplauso o para la crítica más enfermiza, pasando por alto muchas veces que ante nosotros se presenta uno de esos mitos al que echaremos mucho de menos cuando ya no camine entre nosotros. Su huella en la historia del cine y en la memoria colectiva es casi tan profunda como la que dejaron los asesinatos de Sharon Tate, Jay Sebring, Abigail Folger, Voityck Frykowski y Steve Earl Parent. Los años de la libertad, el verano del amor, Woodstock, el espíritu hippie, todo lo que suponía lo mejor de aquella década murió de repente por varias puñaladas en las tripas. La decadencia en Hollywood ya empezase a olerse, la cocaína sustituía al speed por las calles de Haight-Ashbury. «Fue el final de los 60», dice Richard Sylbert en el libro Moteros tranquilos, toros salvaje, de Peter Biskind. «Por toda la ciudad se oía a la gente tirar de la cadena».

Ese trauma real que todavía acongoja a los vecinos en las colinas de LA como si el fantasma de la familia Manson campase a sus anchas en cada aniversario, se mezcla con toda una iconografía y una campaña de marketing surrealista pensada para el uso y disfrute del espectador. La realidad se mezcla con el morbo ficcionado, otra de las claves en la filmografía de un director que, precisamente, visitó Hollywood por primera vez en 1969. En una entrevista para la revista Fotogramas, Tarantino comenta: «Sigo creyendo que el cine puede cambiar cualquier historia, pero es cosa mía que funcione en pantalla. Eso no quita que no sea consciente de que, al lidiar con personajes reales, con sucesos reales, también trato con emociones reales. Por eso, sí, me marco una línea que sé que no debo pasar […] Parte del juego es dejarte llevar, ir donde la trama te lleve. Aquí juego con unos personajes ficticios, a los que hago arrastrar, de forma consciente y deliberada, el peso moral y social de esa era, y los mezclo con personajes históricos. Es un cóctel en el que es difícil dar con el equilibrio perfecto, es cierto…, pero si lo consigues… Me encantaría que el público no distinguiera entre lo que es real y lo que no, que buscaran a Rick en Imdb».

Tarantino hace frente a su ocaso con su película más íntima, más personal. «Todas mis películas son más o menos autobiográficas, pero esta es la más evocadora», comenta el director en Fotogramas. Y es que Érase una vez…en Hollywood es un canto a los sueños. Pero también es su homenaje a los finales, al tiempo que se agota y que nos lleva por delante, toda una oda a los cambios que conlleva la modernidad y que tantos muertos deja en el armario. El final del ciclo tarantiniano también se acerca sigilosamente, el director se retirará con su décima película o al cumplir los 60 años (tiene 56). Al menos, esa era su profecía.

«Me he pasado la vida respondiendo a la pregunta: ¿Y ahora qué?. Y en este momento siento que la pregunta es más pertinente que nunca, porque, realmente, no tengo respuesta. Quizá por primera vez. No hay otros géneros cinematográficos esperando a que me haga cargo de ellos. Yo mismo siento que he cerrado una etapa».

Tampoco quiero dejar pasar la ocasión para gritar a los cuatro vientos que Tarantino es uno de los directores más feministas que existen y así acallo algunas acusaciones acerca del tratamiento que da a las mujeres en sus películas. Es más, encuentro ciertas similitudes entre el cine de Tarantino y el de Almodóvar por el protagonismo indiscutible que le entregan a las mujeres. Sus personajes femeninos suelen estar en posiciones de poder y actúan desde el empoderamiento, aunque eso no las hace ser invulnerables a la violencia. Cosa que ocurre de igual manera con los personajes masculinos. Es sumamente importante que sepamos interpretar el arte y separarlo de cierta demagogia y radicalismo imperante en esta nuestra sociedad actual.

Si cerramos los ojos y solo vemos aquello que queremos ver de manera literal, no seremos capaces de juzgar ninguna obra sin animadversión ni prejuicios que nos nublan con demasiada frecuencia el resto de los sentidos. Y si no, que se lo pregunten a Woody Allen. Coincido plenamente con las declaraciones en el diario.es de Barbara Zecchi, Doctora por la Universidad de California Los Angeles (UCLA) y autora del libro Desenfocadas: cineastas españolas y discursos de género, donde comenta que el cine de Tarantino es feminista por tres razones: «Porque no son meros cuerpos pasivos sexualizados, porque se desmarca de la representación tradicional de la mujer como víctima impotente frente a la agresión masculina y porque su cine nunca nos oculta que la representación es una construcción».

«Hace 20 años que me veo obligado a responder por la violencia en mis películas. Digamos que hace tiempo que desistí de intentar explicarlo. Quien lo quiera entender, bien…»

No hay mejor manera de morir que en una película de Tarantino, porque nadie entiende cómo él lo que es el cine, lo que es la vida misma. Si Sharon Tate levantase la cabeza, estaría contenta de haber dejado de ser solo la mujer de Polanski, aquella que fue brutalmente asesinada cuando estaba embarazada de ocho meses y medio, para pasar a ser, gracias a Érase una vez… En Hollywood, una mujer a la que se le arrebató su propia historia. Una historia que Tarantino ha entendido y ha representado como nadie.

LAS IMPRESCINDIBLES DE QUENTIN TARANTINO

Reservoir Dogs (1992)

Pulp fiction (1994)

Jackie Brown (1997)

Kill Bill I, II (2003-2004)

Death Proof (2007)

Malditos Bastardos (2009)

Django desencadenado (2012)

Los odiosos ocho (2015)

Érase una vez en Hollywood (2019)

Irene García
Irene García
Periodista. Intento de guionista, así que escribo mucho, aunque no siempre bien. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. Deporte. Cultura. Viajes. Me bato en duelo con cualquiera por defender a Batman y 'La La Land'. Viví dos años en Buenos Aires y por eso tengo mucha paciencia. Subdirectora de A La Contra. Emperatriz de la batcueva.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz