lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioFútbolLa pizarraLa pizarra: Celta vs Real Madrid

La pizarra: Celta vs Real Madrid

Zidane decidió apostar por su Real Madrid de siempre, de nuevo, «los mismos once cabrones», y sorprendió con una alineación en la que el de “mejor que se marche hoy que mañana” salía como titular. Con un 4-3-3 en ataque y un claro 4-1-4-1 en defensa, comenzó el partido. Diecisiete goles en pretemporada daban para pensárselo y los madridistas lo hicieron; todo el equipo, los once, se mostraron trabajadores, todos muy implicados en el trabajo defensivo, pero sobre todo, el balance atrás nunca fuera deficitario. El Madrid siempre defendía en superioridad numérica, siempre con uno más, aunque para ello, Bale y Vinicius se alejasen mucho de posiciones ofensivas y ni Marcelo ni Odriozola pisasen campo vigués.

Iban once minutos y con ambos equipos reubicándose en el campo, Bale se inventó un jugadón y le regaló a Benzema el 0-1. Curiosamente Bale, que partía en el once desde la derecha, salió desde la izquierda en la jugada del gol, su perfil bueno para la carrera, el regate y el pase, porque a veces lo natural es lo lógico.
Con 0-1, el Madrid dio un paso atrás, se replegó en un bloque medio, posiblemente porque Zidane ya se había percatado de que Denis le iba a dar la tarde a Odriozola y no quería obligar a Bale, y sobre todo a Casemiro, a grandes esfuerzos defensivos en su ayuda. Pero como la historia de la manta corta en fútbol es verdad, todo lo que Zizou acercó a Bale a Odriozola y a Vinicius a Marcelo, les alejó del área celtiña.

Los gallegos, gracias a sus ganas y a dicho repliegue, comenzaron a dominar el escenario y con ello el partido. La posesión no engañaba: 36 a 64% a favor de los vigueses. Pero la realidad es que el Real Madrid, aunque había perdido el balón, no pasaba apuros, claro que tampoco se los hacía pasar a Rubén Blanco, salvo en un remate malintencionado de Modric, al que respondió el guardameta con una buena parada.

El ataque del Real Madrid se limitaba a pelotazos buscando la velocidad de Bale y la de Benzema —de Vinicius no había ni noticias—, jugadas siempre en clara inferioridad pese a que el galés se mostró muy rápido en alguna. Todo apuntaba a que se llegaría con ese 0-1 al descanso, el Real Madrid estaba bien ordenado, no marcaba ni el ritmo ni el juego del partido, pero vivía cómodo con ocho jugadores detrás de la línea del balón con lo que el celta no encontraba espacios para agredir a Courtois. Entonces, Odriozola se lió, todo lo que se puede hacer mal en una jugada lo hizo mal y repetido por dos. Lo curioso es que el que tenía la pelota fue siempre él. El VAR vino a rescatar ese posible empate a uno, pero dejó a las claras dónde había un problema y dónde había que intervenir.

A la vuelta del vestuario todo se aceleró. Zidane no había movido ficha y la banda del donostiarra era una autopista. Denis y Aspas rozaron un empate que evitaron Courtois con un paradón y Casemiro sacando un balón que entraba. Acto seguido, Modric fue expulsado por una acción con pinta de amarilla, pero por lo visto el reglamento lo deja claro:VAR, roja y a la calle. El Madrid vivía momentos de zozobra, se quedaba con 10 y Courtois volvía a salvar el resultado con otro paradón. Zizou tardó en reaccionar; Odriozola era un títere en manos de Denis, el interior que supuestamente le tenía que ayudar había sido expulsado.

Cinco minutos desde la expulsión y en el banquillo blanco no se movía ficha, pero Kroos lo solucionó. Cogió un balón a 30 metros de la portería celtiña y lo puso en la escuadra, 0-2 y un cubo de agua en la hoguera gallega. El Celta, que había tenido el empate en sus manos y se veía jugando ante diez durante 30 largos minutos para ganar el partido, se vino abajo, el 0-2 fue una losa. El Real Madrid se creció, Kroos, que había hecho un partido mediocre se apoderó del balón, Marcelo se activó en su banda, Casemiro —el mejor del Madrid de largo— siguió mandando en el corte. Nadie con la expulsión de Modric podía pensar que los últimos veinte minutos del Madrid en Balaídos iban a ser tan plácidos. Llegó el 0-3 y el 1-3 para cerrar el debut del “nuevo” Real Madrid de Zidane.


UNO POR UNO


—Zidane. Sin duda nos encontramos ante el mayor genio de los banquillos de los últimos 20 años. Tras una pretemporada jugando con un 4-2-3-1 y en los dos últimos con un 3-5-2, Zidane debuta en Liga con su clásico 4-3-3. Con 0-1, con su equipo desbordado en banda derecha, con Odriozola haciendo aguas en cada jugada, con Courtois salvando el resultado, le expulsaron a Modric y tardó cinco minutos en mover el banquillo. Para cuando lo hizo, Courtois había vuelto a salvar el empate y Kroos ya había hecho el 0-2. El equipo había resuelto el problema sin la ayuda del entrenador, o tal vez su ayuda fue no mover nada ¿Un visionario, un genio? Pues habrá que pensar que sí. Lo más curioso es que quita a Vinicius, algo cantado, pero no introduce un defensa, no; teniendo a Odriozola superado en cada jugada y además con tarjeta amarilla, no entran ni Nacho, ni Militao, mete a Lucas Vázquez y el gallego es el que hace el 0-3, ¿casualidad, flor o genialidad?

En el minuto 70, con 0-2 y jugando con diez, Casemiro se acerca a la banda, parece que puede estar lesionado, el único jugador sin repuesto en la plantilla parecía tener molestias. Zidane, en una de esas decisiones que yo no puedo entender, había mandado a la grada a Valverde, el único que puede suplir el trabajo del brasileño, para sentar en el banquillo a James, al que no quiere y al que no había citado en ningún partido anterior. Por suerte, Casemiro se acercó a beber agua y a cambiarse una espinillera. Pero la realidad es la realidad. En Vigo, y jugando con diez hombres 35 minutos, Zidane no metió en el campo a ningún defensa pese al partido de Odriozola. Introdujo a Lucas, a Isco y a Jovic, con Valverde en la grada y ganó 1-3. ¿Un genio?

—Courtois. Desapercibido en la primera parte. En la segunda fue clave para mantener el resultado con tres paradas prodigiosas.

—Odriozola. Con mucho, el peor jugador del Real Madrid. El vasco fue un juguete en manos de Denis, que le martirizó los 90 minutos convirtiendo su banda en una autopista. Su grosero error antes del descanso solo es un reflejo de su partido. Increíble que jugase los 90 minutos.

—Varane. Serio pero sin autoridad, tuvo un gran gesto defensivo para evitar el empate en la primera parte. Muy dubitativo con el balón, tener de lateral en su lado a Odriozola no le ayudó.

—Ramos. Un partido de veterano. Aseguró su posición y no arriesgó con la pelota. Bien en defensa, le faltó esa jerarquía que le caracteriza para salir jugando.

—Marcelo. Otro que lo tuvo claro. En la primera parte no pasó de mediocampo y se quitó más balones de encima con una “volea dirigida”, que en una temporada entera. En la segunda parte y con el viento a favor fue creciendo en el juego de ataque y con él los problemas defensivos en su lado, banda por la que llegó el gol del Celta y las dos últimas oportunidades gallegas.

—Modric. Flojito, muy flojito. Dejó una buena acción ofensiva en la primera parte y también la impresión de estar muy bajo físicamente. No ayudo a dominar el partido en los 45 primeros minutos. Expulsado en el 55′.

—Casemiro. El mejor del Madrid. El brasileño cerró un partido completo donde el 4-1-4-1 defensivo le ayudó a vivir más cómodo. Con el balón estuvo más lucido que de costumbre, el Celta no le presionó y le permitió girarse, su gran punto débil.

—Kroos. Su primera parte, como la de Modric, fue muy mediocre. Lento y sin encontrar su zona, el repliegue medio del Real Madrid en defensa le ayudó a no realizar grandes esfuerzos defensivos. Hizo el 0-2 con un golazo, matando el partido. Desde ese momento creció para terminar siendo el jefe que movía los hilos.

—Bale. Zidane no le quiere y el Madrid le ha intentado o intenta vender. Bueno, pues fue titular y durante la primera parte fue la única opción ofensiva de los blancos. Buenos 45 primeros minutos de un jugador implicado en defensa y amenazante en ataque. En la primera parte fue el mejor junto a Casemiro. ¿Y ahora qué?

—Benzema. Hizo un gol de 9, pero estuvo desaparecido toda la primera parte. En la segunda y con el sorprendente crecimiento del equipo, Benzema dejó muestras de su clase en un par de jugadas, un par de remates y una soberbia asistencia.

—Vinicius. En la primera parte trabajó mucho en defensa corriendo a tapar huecos, pero la verdad es que ni se le vio. Antes de ser sustituido dejo un par de ataques con mucha bicicleta y poco desborde. Esperemos que la llamada de Tite le suba el ánimo, porque su globo se desinfla por momentos.

—Lucas Vázquez. Sustituyó a Vinicius en el 69′. Salió a correr y a ayudar a Odriozola en defensa, lo de siempre, pero esta vez tuvo una en ataque y la metió.

—Isco. Sustituyó a Bale en el 75′. También salió a trabajar en mediocampo. Se le vio implicado y ordenado, pudo hacer gol en el rechace de una falta que él mismo había tirado. Otro que sabe bien cuál es su rol, pero que necesita mejorar mucho. La expulsión de Modric y la lesión de Hazard le abren la puerta de la titularidad.

—Jovic. Sustituyó a Benzema en el 81′. Apenas si tocó el balón.

RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz