domingo, mayo 19, 2024
Google search engine
InicioOpiniónEl Real Madrid frente a Sunset Boulevard

El Real Madrid frente a Sunset Boulevard

Lo peor que le puede pasar a uno, metafóricamente hablando, no es estar muerto, es estarlo sin ser consciente de ello, como ocurría en El Sexto sentido. Todo resulta extraño y carente lógica, como una pesadilla sin fin en la que sus protagonistas continúan viviendo ajenos a la realidad repitiendo gestos y comportamientos que en otro tiempo ejecutaron miles de veces, como si eso les fuera a devolver la vida que ya no poseen.

Aunque en un tiempo pasado fuésemos protagonistas principales de la escena en que nos desenvolvíamos, el inexorable avanzar de las agujas del reloj, con su tic-tac a modo de bomba retardada, acabará por sacarnos de la escena. Lo queramos o no, la mayoría de mortales estamos condenados al olvido y los que no llegará un momento en que solo serán recuerdos: nadie puede ser para siempre. Para cuando llegue el momento de pasar a segundo plano es bueno que hayamos asumido nuestro nuevo rol de personaje secundario o correremos el riesgo de convertirnos en una parodia de nosotros mismos, como hidalgo Toledano caído en desgracia o, si lo prefieren, visto desde un punto de vista más jocoso, como el personaje de la fracasada Estela Reynolds, brillantemente interpretado por Antonia San Juan en la serie La que se avecina. No hay cosa que represente mejor la ridícula reticencia a aceptar el paso de tiempo que ese hombre entrado en años que nos encontramos todos los veranos en la piscina, incapaz de asumir con dignidad su alopecia, sacando la cabeza del agua y apresurándose a acicalarse el emparrado o cortinilla que cuelga de una de sus sienes causando la risión de la juventud circundante; porque ya lo dice el refrán: los calvos con melena, son feos y dan pena.

Quizá nadie haya descrito tan acertadamente esta negación de la realidad, del ocaso, que conlleva el paso del tiempo y la enajenación mental que produce en las personas que se aferran a un pasado de esplendor que ya no existe —salvo en el recuerdo de sus días de gloria—, como lo hizo Billy Wilder en su magistral Sunset Boulevard, en 1950. Wilder escogió acertada e intencionadamente esa ubicación para ilustrar la decadencia del ser humano, por tratarse del lugar donde residían la mayoría de estrellas de Hollywood y por su metafórica alusión al ocaso de la vida, personificado en una actriz venida a menos, reticente a aceptar su decrepitud. No menos acertado ha querido el destino que sea el lugar —a la rivera de la Capital del Mundo, en el Metlife Stadium, casa de los Jets y los míticos Giants— dónde se haya escenificado el crepúsculo de los dioses del Real Madrid; las grandes tragedias precisan de grandes escenarios.

Que el equipo blanco estaba en franca decadencia es algo que se intuía de un tiempo a esta parte, más cuando Zinedine Zidane renunció a seguir entrenando dicho grupo aduciendo por un lado estar gastado y, por otro, que ya le era imposible seguir cosechando éxitos con los mismos hombres. Pero esa intuición transmutó en realidad palmaría cuando no fueron suficientes dos entrenadores de distinto perfil: uno condescendiente, pero meticuloso en su trabajo, y otro de aire más castrense e intransigente y menos amante de la geometría —el ying y el yang— para reconducir una nave que iba a la deriva, sin timón y sin capitán.

El equipo requería de una renovación inaplazable, pues el tiempo no perdona ni tan siquiera a los que han sido los más grandes; pero entonces Zidane nos cambió el paso a todos los que pensábamos que de su mano y su retorno se iba a producir el ansiado cambio. Y hasta aquí hemos llegado, con un equipo formado por un grupo de hombres que en su mayoría ya han jugado sus cien mejores partidos con la camiseta del Real Madrid, con los vicios de los que aún viven pensando que siguen siendo las estrellas que un día fueron, pero cometiendo los errores propios de quien ha visto pasar los años por delante de su ventana y ya no sostienen una mínima comparación con lo que ellos mismos fueron.

Si en el terreno de juego habíamos asistido a una faena de ovación y vuelta al ruedo, donde cada gol se enjaretaba cual afilada banderilla en los corazones blancos y donde el equipo estuvo toda la noche a merced del capote y la muleta rojiblanca, no fue hasta la rueda de prensa y las declaraciones posteriores que recibimos el descabello y la puntilla: «Nos lo hemos tomado como un partido de pretemporada y ellos no», declaro nuestro capitán, dejando entrever que ellos están por encima de según qué partidos. Ahí fue cuando comprobamos, con un punto de cierta tristeza, que Sergio Ramos encarnaba fielmente —tal como lo hizo en su día Gloria Swanson— el papel de una decadente Norma Desmond cuando afirma de forma altiva: «Sigo siendo grande. Son las películas las que se han hecho pequeñas».

Sería bueno que alguien le recordara a nuestro capitán que si el Real Madrid ha llegado a ser el club de fútbol más laureado de la historia ha sido precisamente porque para nuestro club no ha habido nunca partidos que se pudieran despreciar o en los que nuestros jugadores no dieran lo máximo, ya fuera en una competición oficial, en un partido amistoso e incluso en un partido de entrenamiento. Si hemos llegado a ser los más grandes es porque, como dijo Santiago Hernán Solari, el Real Madrid jamás desprecia a nadie, nunca, bajo ninguna circunstancia; y yo pondría, por añadidura, porque siempre dignificamos el propio juego y honramos nuestro escudo.

Es hora de que alguien acabe ya con esta farsa antes de que nos hagamos más daño. Es inútil que nos sigamos engañando y que nos sigan engañando. No soportaría volver a contemplar la grotesca imagen de nuestro capitán en rueda de prensa justificando un nuevo desaguisado ante las cámaras, pavoneándose cual Norma Desmond descendiendo las escaleras en la escena final de Sunset Boulevard, completamente ajeno a la realidad, después de un enésimo bochorno, repitiendo el mismo mantra de todos los días: Ellos han salido más concentrados al partido. Las excusas, por muy buenas que sean, también tienen fecha de caducidad.

Tempus fugit, irremediablemente para todo, lamentablemente para todos.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz