lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioFútbolLa Tribuna de Brian CloughLe Tissier, el último mohicano

Le Tissier, el último mohicano

Fue idea de uno de los entrenadores del club, pero la ejecución define perfectamente a Matthew Paul Le Tissier, Le Tiss abreviado, Le God para los hinchas del Southampton: falta frente a la media luna del Wimbledon, un compañero la toca hacia atrás, Le Tiss la levanta un palmo con un toque suave y antes de que vuelva al suelo conecta una volea que entra por la escuadra. ¿Casualidad? No.

Matt Le Tissier jugó 540 partidos con el Southampton en los que consiguió 209 goles, 47 de penalti (de 48 intentos), un gol por error del portero del United en Old Trafford y podríamos decir sin equivocarnos mucho que, del resto, 161, la mayoría fueron golazos. Para los aficionados, elegir un gol como el mejor es muy difícil —¿y por qué hacerlo, cuando se pueden disfrutar todos?— pero Le God escoge sin dudar el que le metió al Blackburn Rovers, con su excompañero Tim Flowers de portero. Antes del encuentro le dijo algo parecido a “te conozco, no vas a ser capaz de meterme uno de tus goles”. Ya…

Le Tissier era un jugador ofensivo, que se movía —despacio— por donde le daba la gana. Su fútbol fue siempre mejor con entrenadores que le daban libertad y no le exigían defensa, porque defender, lo que se dice defender, Le Tissier no defendía un pimiento, lo cual le hizo ganarse fama de vago. Es el primero en admitir que odiaba entrenar, que ponerse en forma era muy duro, y sabía que era capaz de influir los partidos con su técnica individual sin mantener el mismo nivel de forma que sus rivales; comer baked beans y fish and chips el día antes del partido no era lo normal en aquellos días y mucho menos en el mundo super-profesional de hoy en día.

Pero su fútbol no trataba de correr y ser más fuerte que el resto, su fútbol era una técnica exquisita. Ponía el balón donde quería, era especial, marcaba la diferencia en un club que luchaba año tras año por no descender. Southampton y Le Tissier fueron sinónimos, y así, en el último minuto del estadio de The Dell, en el último minuto de la carrera de Le God y con 2-2 en el marcador el balón cayó a sus pies. En el tiempo de descuento un compañero estuvo a punto de marcar el 4-2 y arruinar el final de Hollywood. Le Tissier quería ese momento mágico tan para sí mismo, el último gol en The Dell, que casi felicitó al portero por la parada.

Nunca se fue, claro. Para algunos esa es la razón de su escasa presencia en la selección inglesa (ocho partidos) aunque en opinión de Le Tissier sus números en Southampton deberían haber tenido el efecto contrario. Si lo haces bien en un equipo pequeño, ¿hasta dónde llegarías con mejores compañeros? Terry Venables le dejó fuera de la Eurocopa del 96, cuando curiosamente el propio Venables intentó ficharle para el Tottenham seis años antes. Le Tissier era hincha del Tottenham, había llegado a un acuerdo para el traspaso y, sin embargo, no llegó a firmar. Por un lado, el Southampton le igualó la oferta y, por otro, su prometida no quería vivir en Londres.

Más dolorosa fue la baja del Mundial 98. El seleccionador era Glenn Hoddle, el ídolo de Le Tissier, el jugador que le hizo hincha del Tottenham, el entrenador que quiso llevarle al Chelsea (de nuevo Le God dijo no). Jugando con una selección B de Inglaterra Le Tissier hizo un hat-trick contra Rusia y esperaba verse al menos en la preselección de 30 jugadores, pero no fue así. Su lugar lo ocupó Gascoigne. Parecía que él sería el jugador diferente de Hoddle, aunque finalmente Gazza tampoco acudió al Mundial. Desde entonces, la relación entre Hoddle y Le Tissier fue fría muchos años, incluso cuando Hoddle fue entrenador del Southampton dos temporadas después.

Ser un one club man ofrece, como siempre, dos puntos de vista. ¿Se aplaude la lealtad al club o se critica la falta de ambición? ¿No debería un jugador buscar la mejora continua y por ello jugar al mayor nivel posible? ¿O se trata simplemente de ser feliz y tener un equilibrio justo? Le Tissier nunca aspiró a jugar en el extranjero ni en uno de los grandes clubes de la liga inglesa —cuesta imaginarlo en Milán cuando no quería ir a Londres— ni a lograr más que jugar con Inglaterra.

Nacido en las islas del Canal de La Mancha, en Guernsey, y no estrictamente Inglaterra, podría haber jugado con Escocia, Gales o Irlanda del Norte, y haber sido fácilmente cien veces internacional. Incluso Francia indagó si podía ser convocado con Les Blues, pero su sueño era jugar con Inglaterra, aunque fuera solo ocho partidos, aunque nunca jugase una Eurocopa, aunque el ídolo de su infancia le dejara fuera del Mundial.

Le God es el último mohicano porque hizo lo que quiso, lo que le gustaba. Insiste en que no lamenta ninguna de sus decisiones, no haber ido al Tottenham o al Chelsea, no haber forzado su fichaje por el Liverpool cuando preguntaron por él, no haber escogido otra selección.

Tratar de imaginar a Le Tissier en el mundo de hoy es como poner un cowboy en 2001, un auténtico anacronismo. Le Tissier era prácticamente un jugador de otra época dentro de su propia época, cuando apareció la clase del 92 del Manchester United, la generación de Beckham, Scholes y Giggs, los jugadores super-profesionales que ya empezaban a guardar una imagen pública y física, impulsados por el crecimiento comercial de la Premier League.

Le Tiss era un jugador que se sentaba a beber con los aficionados y eso, hoy en día, aparecería en demasiadas fotos en medios sociales, fotos que no sentarían bien a sus aficionados, que haría que el entrenador tomase medidas disciplinarias. Un mundo en el que agentes ambiciosos no aceptarían tan fácilmente que el jugador rechazase al Tottenham o al Chelsea cuando hay una comisión a cobrar sobre la mesa, un mundo mucho más profesional donde quizá su juego hubiera sido limitado. Por todo eso, para mí, fue el último de una estirpe, el último mohicano de otro futbol.

Hoy en día es directivo de su club local, Guernsey FC, comentarista en Sky y se dio el gusto de participar como un concursante más en Countdown, la versión británica de Cifras y Letras, ganando tres veces y demostrando que no sólo tenía inteligencia en el campo de fútbol.

Un jugador diferente, una colección de goles imprescindible. Y después de todo esto y tratándose A LA CONTRA no podemos dejar de enlazar un vídeo. Damas y caballeros, con ustedes para su disfrute Matthew Paul Le Tissier, Le God:

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. […] Le Tissier. Quizá el caso más meritorio. Toda su vida metiendo goles con el Southampton, un club de la Premier que oscilaba entre la mitad de la tabla y el coqueteo con el descenso. Lo quisieron fichar unos cuantos, pero a él lo que le motivaba no era jugar en un grande, sino colarle chicharros a esos grandes con la camiseta de un pequeño.  […]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz