jueves, mayo 23, 2024
Google search engine
InicioSolidariosLos Angeles de Kenia: cómo tener alas a los 22 años

Los Angeles de Kenia: cómo tener alas a los 22 años

Dos chicas de veintidós años. Si esas cinco palabras se ofrecieran como inicio de un relato dudo que alguien escribiera el que viene a continuación. Quien imaginara un viaje podría acertar el destino, aunque no el propósito. Esperamos casi cualquier cosa de dos jóvenes de esa edad, pero no esto. María Piédrola y Patricia Llamas se fueron a Kenia hace dos años. Hasta aquí la originalidad es soportable. El afán de aventura y la inconsciencia son rasgos comunes en la veintena e infrecuentes más allá. Tampoco es cosa demasiado extraña formar parte de un programa de voluntariado. Los jóvenes, algunos jóvenes, han desarrollado un sentido de la solidaridad de raíces inciertas. Lo extraordinario de este caso es que María y Patricia volvieron a España pero se quedaron en Kenia. Diría que allí tienen la cabeza y el corazón, pero, siendo cierto, resultaría excesivamente lírico. Es más exacto decir que allí han dejado a gente. Niños en la orfandad más desoladora o niñas violadas que al primer estigma han añadido otro: dar a luz a sus hijos.

Patricia y María no son misioneras, ni pertenecen a ninguna orden religiosa, y admito que me sentí mal al preguntarlo. Supongo que tratamos de buscar explicaciones sencillas a los hechos que nos cuesta entender. Y no es fácil asimilar que dos chicas normales, estudiantes de magisterio, se entreguen al servicio de los demás en un lugar tan remoto como Kenia. El concepto de normalidad es lo primero que evoluciona al conocer su historia. ¿Qué es lo normal? ¿Buscar soluciones o ignorar los problemas? ¿Ayudar o disimular? Al final del texto ya no caben dudas.

El relato no puede ser lineal. Así que en este párrafo lo fijaremos en el presente. María y Patricia no buscan aplausos, sino dinero. Cada proyecto exige un desembolso que no pueden afrontar solas. En el orfanato de Machakos se encontraron a 50 niños, de cinco años a recién nacidos, con tan escasos recursos que compartían una sola toalla. Nueve de ellos fallecieron porque no había dinero para llevarlos al hospital. “Nosotras les dábamos cariño y tiempo, pero no podíamos comprar cosas básicas que necesitaban, como biberones, pañales… Así que pedimos material a nuestras familias y amigos. Entonces descubrimos que enviar diez kilos de material desde España cuesta 400 euros. Y tarda demasiado en llegar. Hacíamos mucho más con 400 euros en Kenia”.

“Nos recomendaron montar un crowfounding. Y se lo mandamos a amigos cercanos. Recaudamos 2.500 euros. Hicimos una compra básica de biberones, pañales, baberos, toallas, tenedores o vasos y les compramos también un parque enorme para que los niños pudieran jugar, porque estaban todo el día dentro de la casa. Había un niño de tres años que había sufrido una meningitis y se había quedado ciego y con una parálisis. Estaba tumbado todo el día en un colchón. Le llevamos a Nairobi a que le hicieran una silla de ruedas a medida. También arreglamos dos casetas: un estudio para hacer deberes y un lugar donde lavar la ropa”.

“Luego nos ocupamos de la seguridad social. Si no pagas no tienes derecho a asistencia sanitaria. Al mismo tiempo escribimos a ponorden, una cuenta de Instagram que te ayuda a ordenar tu casa. Disponíamos de dos armarios y queríamos saber cuál era la mejor forma de organizar la ropa de los niños. Así que envíamos la foto de los armarios y un vídeo. Vanesa Travieso, la fundadora de ponorden, nos contestó de inmediato: “Chicas, llamadme. Vamos a hacer de esto algo grande”.

Las redes sociales se movilizaron a su favor. María y Patricia abrieron una cuenta en Instagram con un nombre que las ruboriza ligeramente, pero que las define al detalle: Los Angeles de Kenia.Y empezaron a seguirnos. Poco a poco. Y las donaciones iban subiendo una barbaridad. En esas tres semanas juntamos 11.000 euros. Llegamos a España con 5.000 seguidores. El objetivo es que se nos oiga. Y animar a la gente joven a hacer buen uso de las redes sociales, que entienda lo satisfactorio que es darse a los demás”.

Su vida ya había cambiado. Primero se les quedó corto el magisterio y después se hicieron insuficientes las visitas esporádicas desde la Universidad de Strathmore en Nairobi. Hasta que lo esporádico se hizo cotidiano. Durante el curso académico español trabajan como profesoras para poderse pagar el siguiente viaje y para recaudar fondos para el siguiente proyecto: “Nos gustaría vivir allí permanentemente, pero se consigue más desde España”.

“Después del orfanato, pedimos que nos mostraran otro centro que estuviera muy mal y nos llevaron a una casa de 20 niñas de entre 10 y 15 años que han sido violadas por familiares o por la gente de la calle, y que han decidido tener el bebé. Nos encontramos allí una casa para perros… No tenían nada de comida, cero. Esas niñas son valientes y necesitan vivir como personas. Así que decidimos que sería nuestro segundo proyecto. No nos vamos a morir sin construirles una casa. Cuesta 120.000 euros, y no es tanto según lo mires. También nos gustaría que tuvieran un coche, de segunda o tercera mano, no importa. Durante nuestra estancia, quien rompía aguas tenía que ir al hospital en moto o bicicleta… Si alguna empresa de coches nos pudiera ayudar… Lo que buscamos son empresas o personas que nos quieran echar una mano con donaciones para ayudar a los niños y para este segundo proyecto”.

“Nos dijeron en España que teníamos que tener una estructura legal, pero ser una Fundación exige un fondo de 30.000 euros que no se puede utilizar. Y no queríamos meternos en una deuda tan grande. Era preferible ser una asociación. En Kenia no se puede adoptar por el tráfico de niños, pero si la gente se quiere involucrar, que apadrine, que aporten lo que quieran”.

“¿Nuestras familias? Están contentas y orgullosas, pero nos dicen que no se nos puede subir a la cabeza, que vayamos despacio, que pidamos mucho consejo”.

El próximo 10 de julio, Patricia y María volverán a Kenia. Pero ya no viajan solas. Les ayuda la agencia Marleva o la empresa Teknometric, que ha donado quince cámaras de seguridad. Chicco ha aportado biberones y Liberatta, camisas. Una farmacia les ha entregado cremas y termómetros. Rowenta pagará los billetes de avión, además de ceder aspiradoras y algún robot de limpieza. Llegados a esta línea parece claro que María y Patricia son dos personas completamente normales y que la anormalidad nos ataca a los que hemos decidido que lo que no se mira no existe. Pues bien, ya es hora de abrir los ojos. Y ver.

Para más información.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

¿Por qué no ser como hermanos? Es cierto que no tienen ni padre ni madre ni hermanos, bueno los tienen, pero no han tenido la oportunidad de vivir con ellos… pero si viven en una casa 50 niños en las mismas condiciones, ¿por qué no ser más que amigos? ¿por qué no ser hermanos? A los angelillos de kenia les cuesta muy poco ser como hermanos, se comportan como ello, comparten tanto y más que los hermanos de sangre suelen compartir; comparten mesas, sillas, vasos, ropa, toallas (compartían) y hasta duermen en las mismas camas, si el pobre Moisés se descuida le quitan hasta las gafas ??. Tambien comparten historias parecidas, todos tuvieron unos padres que antes o después, y por historias varias, decidieron dejarles ahí. Pero se quieren, si si, se quieren mucho, y se cuidan, madre mía como se cuidan y protegen, como hemos aprendido!! Y luego nos quejamos de nuestros hermanos… nos llenamos de envidias y tonterías, y con los años el rencor y el orgullo hace de las suyas y acabamos viviendo nuestra vida sin tener a nuestros hermanos cerca. Y nos olvidamos de la suerte y la maravilla que es tener hermanos, crecer con ellos y que sean un apoyo para siempre. Y que felicidad para unos padres ver que sus hijos se quieren como hermanos, saber que nunca van a estar solos. ¿Por qué no ser como hermanos? ¿por qué no comportarnos como ellos de verdad? Una vez más, aprendemos de nuestros ángeles de kenia, gracias pequeñas grandes personas, Pati y María os quieren mucho.

Una publicación compartida de Pati Y María (@losangelesdekenia) el

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Muchas gracias por dar eco a las voces de estas dos “leonas africanas”
    Que bueno saber que las generaciones jóvenes saben ser “instagramers de verdad”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz