lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioCulturaMúsicaLos héroes de Bowie

Los héroes de Bowie

Me ocurre que cuando escucho alguna versión de cualquier canción siempre me gusta menos que la primera que había escuchado, por lo general, la original. Rara vez esto ha variado. Habré escuchado, por ejemplo, tropecientasmil versiones del Paranoid de Black Sabbath. Muchas de ellas por la propia banda en distintos directos y con diferentes cantantes; otras muchas por el propio Ozzy en sus distintas formaciones a lo largo de su carrera en solitario; y otras por otras bandas. Da igual, siempre me quedaré con la original del homónimo disco del 70. Y el motivo es tan sencillo como que fue la primera que escuché -años más tarde de publicarse, no vayan a considerarme tan provecto-.

Una de esas raras veces en que esta regla no se cumplió, y la más destacable, añadiría, fue con la que hicieron Los Enemigos del Entonces, duerme, de Rosendo, porque el golpe de intensidad y el chute de tensión que le propinaron elevaron el nivel del tema cuatro peldaños más arriba.

Entiendo que ustedes se preguntarán ‘pero bueno, ¿este tío va a hablarnos de Bowie o va a contarnos su vida?, así que intentaré ceñirme al propósito inicial de este artículo.

No voy a entretenerme cantando las excelencias del afamado creador británico porque es de sobra conocido por todo el mundo y, para aquel que aún no lo conozca, abundan hagiógrafos a los que acudir. Lo que me trae hasta aquí es su canción Heroes, del disco del mismo nombre del 77. No digo que sea la mejor canción de Bowie, lo cual no puede considerarse desdoro en modo alguno ya que el resto de sus composiciones, con las que disputaría tal galardón, no son cualquier cosa precisamente. Pero hay algo que hace muy especial a esta pieza en concreto y es que seguramente sea el tema del que más versiones he escuchado de todo el amplio repertorio del malogrado Ziggy y, sin estar seguro de cuál es la mejor, lo único que tengo claro es que la elegida esta vez no es la original. Pareciera como si esta canción no fuera de Bowie -y de Brian Eno, no lo olvidemos- sino que él hubiera hecho una versión de la canción de otro compositor.

La historia de su creación es de sobra conocida así que la resumiré a grandes pinceladas. Pertenece a la época berlinesa en la que Bowie y Eno creaban esqueletos sonoros que luego dejaban en suspenso hasta que las musas les visitasen susurrándoles el basamento lírico sobre el que sustentar la letra. Y esa inspiración le llegó a David cuando, asomado a una ventana del estudio de grabación, vio cómo, justo al lado del famoso muro, se besaban su co-productor, Tony Visconti, y una joven corista alemana de la cual había quedado ciegamente enamorado. En principio, Bowie lo contó como la historia de dos amantes anónimos, –Visconti estaba casado y no era plan de ponerle en aprietos– como una alegoría del amor contra la intolerancia representada en ese muro. Dicho de otro modo, un ‘nosotros contra el mundo’ que, acompañado por el armazón sonoro y por el crescendo propio de la composición, le brinda un efecto épico muy lírico, si es que esto se puede decir así, sin sonrojarse.

Como ocurrió con muchas de las grandes obras musicales de la época, la publicación de Heroes no supuso en modo alguno un éxito ni en el Reino Unido ni en USA y, al igual que en esos otros casos, ha sido el paso del tiempo el que ha ido acomodando esta creación en el asiento del Olimpo que por derecho le corresponde.

Es una canción que cuanto más se versiona, más mejora y más matices gana. Tanto es así que yo recomendaría a todas las bandas que probaran a hacer su propia interpretación, aunque el resultado no salga jamás del local de ensayos. ¿Y cuál podría ser la clave? Pues sería muy difícil encontrarla. Quizá, como comentaba, su letra que nos habla de una suerte de redención heroica, de una conjura que nos liberará al menos transitoriamente. Quizá no sea eso y el secreto esté en su medio tiempo con esa pesada base a modo de obstinato y esas guitarras aullando por encima. O quizá la melodía, recitada y casi oculta al principio para destaparse completamente al final. En fin, supongo que cada cual encontrará su propia explicación, pero lo curioso es que, tratándose de un tema art-rock(1), funciona adaptada a cualquier estilo. Desde la balada al Heavy Metal pasando por la música Dance o la New Age. Eso sí, en la versión orquestada de Philip Glass que dice pertenecer a este tema, cuesta bastante reconocerlo, la verdad. Podría decir que está basado en el Us And Them de Pink Floyd y nos hubiéramos quedado igual. Aparte de esto, quizá la versión más libre se la podamos otorgar a la banda de Metal suiza Celtic Frost y sobre todo, al artista antes conocido como Prince, luego como What The Fuck y finalmente como el artista fallecido.

Podemos, además, encontrar versiones de bandas tan conocidas como Oasis o King Crimson(2) y de otras tan inopinadas como Apocalyptica o Vómito.

Al final de este artículo podrán acceder a la playlist elaborada ad hoc con un gran número de estas versiones, pero, fuera de carta, les ofrecemos estas otras:

La de Depeche Mode no me entusiasma especialmente ya que el sonido sintético(3) me espanta pero tiene como curiosidad las variaciones en la letra que le añaden comenzando con la segunda estrofa original y aportando una segunda completamente nueva además de mezclar los estribillos(4).

Arcade Fire la han versionado en distintos registros, pero este momento pasacalles tiene su coña

La que hizo Prince, no podía pasar como una más, si no le da su toque personal revienta:

Y finalmente tengo que reconocer que, aunque una de las que más me sorprendieron fue la de Kasabian, mi preferida por mil motivos es la de los Motörhead del gran Lemmy Kilmister(5) que los dioses del Valhalla tengan en su gloria:

Notas para los más frikis:

(1) Así se llegó a definir en aquella época. Brian Eno dijo que se inspiraron en el Waiting For My Man de Lou Reed al que, aun siendo todo un temazo, lograron superar con creces.

(2) Lo de King Crimson tiene su explicación en que su guitarrista, Robert Fripp, fue precisamente el que grabó de forma magistral las guitarras en el tema original.

(3) Ya, ya sé que en la original Eno utilizó sintetizadores para meter ciertos efectos, pero creo se me entiende. Además, en esa época todo el mundo andaba experimentando con las distintas posibilidades que los aparatajes y los estudios de grabación ofrecían.

(4) Precisamente Dave Gahan, fue elegido como vocalista para Depeche Mode cuando le escucharon cantar una versión del tema que aquí estamos tratando.

(5) Lemmy murió trece días antes que el propio Bowie. Si Bowie cumplió los 69 dos días antes de fallecer, Lemmy cumplió los 70 cuatro días antes de su óbito.

RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Qué bestia! 43 versiones…

    A mi me pasa parecido. Me suelen gustar mucho más las originales salvo que haya tropezado con la versión antes que con la original. Pero con 43 versiones supongo que hay posibilidades de encontrar una que me guste lo mismo.

  2. No me puedo creer que no esté la versión que hicieron en castellano en los 80 el grupo Parálisis Permanente, dentro de su LP «EL acto», y de la cual existe un vídeo en directo grabado en la sala Rock-Ola. Hemos cerrado los conciertos de mi grupo haciendo esa versión durante varios años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz