martes, mayo 21, 2024
Google search engine
InicioBaloncestoLiga ACBFinal ACB, acto II: una finta en la jungla

Final ACB, acto II: una finta en la jungla

Tigre, tigre, fuego que ardes
en los bosques de la noche.
¿Qué ojo o mano inmortal
pudo idear tu terrible simetría?
William Blake

(El tiro libre va fuera, hay un palmeo impreciso entre varios jugadores, y el rebote lo intercepta Rudy, que bota el balón y corre fuera de la pintura.)

El segundo partido de la final sí responde a las expectativas previas: una jungla cuya espesura está constituida por una maleza de brazos subiendo y bajando, contactos constantes destinados a minar fluidez y confianza. Los papeles se reparten según lo esperado. El Madrid no consigue seguir el ritmo y el Barcelona se asienta desde el comienzo: prietas las filas atrás y adelante siempre bajo la batuta de un excepcional jugador, Heurtel, decidido en el día D a exprimir su inmenso talento como nunca antes.

(Por el rabillo del ojo, Rudy ve que Pangos lo persigue, así que suelta el balón, como en un descuido, en las manos de Llull, mientras continúa su carrera. Pangos cae en la trampa y no puede rectificar a tiempo, dejando a Sergi un camino expedito hacia el aro.)

Al equipo blanco no le entran los triples, con lo que la producción ofensiva de sus bases no puede imitar los atajos del primer encuentro. Campazzo se va desquiciando poco a poco, pues a la impotencia en ataque se le suma la superioridad manifiesta de su homólogo francés. Tampoco hay alternativas mucho más claras, apenas unos posteos de Ayón contra Oriola permiten que el casillero madridista no caiga en el ridículo. El FCB, por su parte, tiene las ideas perfectamente asimiladas. No hay cuartel. Heurtel continúa percutiendo sobre la salud mental de sus rivales y el siguiente en la lista, Taylor, abandona el parqué en un monólogo interior repleto de dudas existenciales.

(Llull salta después de botar y se suspende en el aire mirando a la canasta, como en tantas otras ocasiones, sabedor de que Pangos ya no va a alcanzarlo. Pero en el último momento, atisba unas manos que le hacen señales en el otro lado del campo, y cambia de idea. Se trata de ese tipo de impulsos, repentinos e inexplicables, que llevan a uno a suicidarse o a echarse la siesta.)

El Madrid tiene arreones tras el descanso, incluso llega a empatar o adelantarse en el electrónico a base de casta, con un Carroll que, lanzamiento a lanzamiento, discretamente va construyendo un partido glorioso a la sombra del que fabrica el base culé en el que se centran todos los focos. Supone un espejismo, a cada parcial merengue se responde con un par de penetraciones y canastas fáciles, así como con la firmeza y determinación de los Claver, Hanga y Oriola, ceñudos mosqueteros que escoltan al D’Artagnan de Béziers. La selva se cierne en torno a los madridistas, que para entonces ya han comenzado a repartir palos también, aunque de manera más desordenada. Laso intenta improvisar a medida que transcurren los minutos, y hasta prueba con Reyes en el último cuarto. El capitán se pierde ante la frondosidad, en el enésimo naufragio de la noche.

(La pelota llega a Carroll, y, una vez iniciada la mecánica de tiro, un mercancías valenciano viene en tromba para arrollarlo. Se produce entonces el gesto crucial del partido, quién sabe si de la final. Con un laconismo casi insultante, el mormón le enseña el balón a Claver para a continuación botarlo, sin alardes, mientras efectúa un elegante desplazamiento lateral a su izquierda. Toda la contundencia física del Barcelona, coyunturalmente materializada en un jugador, burlada casi sin querer, con una coreografía austera, humilde, como la de quien espanta una mosca.)

A falta de menos de dos minutos el Madrid pierde por nueve, e inicia una serie de cargas a la desesperada, Llull mediante. No parece suficiente, pues restan 27 segundos y la distancia es aún de cinco puntos. Los árbitros conceden un polémico saque de banda al equipo azulgrana, que por primera vez da signos de duda, tan cerca del éxito ya, y Pangos agota miserablemente el tiempo para sacar. Un triple de Randolph y una rápida falta sobre Claver dejan al Madrid la última opción al milagro, pero el follaje húngaro sabotea el posible triple del menorquín, condenándolo a dos tiros libres que, con 77-80, parecen insuficientes. El entrenador, casi resignado, coloca a todos sus tiradores en pista, por lo que pueda ocurrir. Carroll lleva en ese instante 22 puntos.

(La parábola del lanzamiento es perfecta, y la bola entra limpia. El Palacio entra en éxtasis. El Madrid ha ganado.)

Muchas lecciones debe aprender el equipo de Laso de este segundo acto de la final. La telaraña de Pesic fue efectiva durante todo el desarrollo del juego, y los blancos estuvieron a rebufo en cada instante. Si quiere finiquitar la liga en Barcelona, el Real Madrid deberá llevar el encuentro a sus intereses: la intimidación de Tavares, el protagonismo de Campazzo, la generación de ventajas para sus tiradores. Y, por encima de todo, disputarlo en campo abierto, y no en la oscura jungla a la que se vio abocado anoche. Con la certeza, eso sí, de que, aún en los peores escenarios, casi siempre tiene un comodín salvador.

(Jaycee, Jaycee, fuego que ardes en los bosques de la noche. Qué ojo o mano inmortal pudo idear tu terrible simetría.)

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz