lunes, mayo 27, 2024
Google search engine

Susto y redención

Sudáfrica es dueña de uno de los mejores recuerdos de nuestra existencia. Solo por eso, enfrentarnos a ellas siempre nos arranca una sonrisa de medio lado y nos hace viajar en el tiempo hasta aquel verano del amor. Su forma alocada de mover los pies se contrapone a nuestro castizo y ordenado pasodoble. Cualquier partido ante un equipo africano tiene algo especial, una alegría intrínseca que transmite siempre un continente con muchas ganas de ser abrazado por el resto del mundo en cualquier evento que se precie. Al otro lado de la orilla está España, que también quiere dejarse abrazar en esta cita porque Canadá fue demasiado fría al darnos la bienvenida a la historia de los Mundiales hace ya cuatro años. Los malos recuerdos, como las estadísticas, están para romperse.

Me queda la duda de si tenemos recursos suficientes como para afrontar con garantías tres partidos que no se parecerán ni en el blanco de los ojos entre sí. No tenemos necesidad de renunciar a nada, pero hay que ajustar los patrones de comportamiento porque nuestra cara les suena y nuestras intenciones se las saben de memoria. Es complicado gestionar las expectativas que lleva España atadas en los tobillos con la realidad. Es difícil compensar la ambición con la prudencia, pero es necesario hacer un llamamiento a la misericordia si el globo se pincha antes de tiempo. Pido ver el bosque, aunque sea un mensaje políticamente correcto.

Para empezar, Sudáfrica apostaría por el caos, por la locura. España, por la cordura, por la costumbre de querer monopolizar la pelota desde el primer minuto. Este era el partido que había que ganar sí o sí, y esa obligatoriedad a veces quema. Salimos a correr, cosa que no nos gusta tanto y que se nos da peor que mantener la calma. España se incomodó a sí misma porque desordenó sus propios papeles. Había que encontrar el equilibrio entre querer profundidad y dejar agujeros negros en la retaguardia que las sudafricanas aprovecharían para apuñalarnos por la espalda. Así encajó el gol España, corriendo hacia atrás, con una sistema desdibujado y cara de no entender bien la situación.

 

 

Si analizamos decisiones, la que más me cuesta entender es la de situar a Marta Corredera en la banda contraria, a pierna cambiada, algo poco natural y que castigó a la jugadora del Levante hasta que Vilda vio la luz y la puso a jugar en su sitio. La titularidad indiscutible de Amanda Sampedro, cuando sigue pasando desapercibida, lo trataremos en el siguiente programa de misterio. Si ya es difícil hacer las cosas bien con once, imagínense con diez. Y esto no es ataque gratuito, es un llamamiento a la cordura y un toque de atención al orgullo de una jugadora que debe regresar cuanto antes de su viaje astral.

En la segunda parte, España tampoco se reconoció en el espejo. La elaboración en el centro del campo brilló por su ausencia, pero es que tampoco hubo un plan B o un C como había prometido Jorge Vilda cuando hace unos días daba la convocatoria para este Mundial. La Selección empató gracias a un penalti que Jenni Hermoso lanzó sin inmutarse. Jenni no es una «9» de referencia, pero si estuviese bien acompañada. los espacios que genera y las opciones que inventa serían mucho más letales. Insisto en la necesidad de trabajar variantes, o volveremos a quedarnos en el intento. Cambiar también forma parte de crecer. Pero para hacerlo bien, hay que asumir que, a veces, podamos estar equivocados en nuestra forma de ver la vida. Espero que Vilda lo tenga en cuenta de cara a evitar males mayores a corto plazo.

Lucía salió a tiempo para cambiar el ritmo del partido y para abrirse paso de manera contundente entre las intocables. La jugadora del Athletic fue el aire fresco que España pedía desde el primer tiempo. Fue la protagonista de la controvertida jugada que provocó el segundo penalti y el segundo gol de Jenni, y la autora del tercer tanto que le cortaba la respiración a Sudáfrica. España estuvo mucho tiempo lejos de la victoria, y se encontró con ella de repente cuando empezó a confiar en sus posibilidades. Por el momento, podemos permitirnos el lujo de celebrar la victoria, porque una derrota nos hubiese obligado a dejarnos las manos en los remos para conseguir la clasificación. Sin embargo, el susto que todavía llevamos en el cuerpo por lo que vivimos durante sesenta minutos no debería dejarnos dormir a pierna suelta. No si pretendemos recordar este Mundial como algo que nos cambió para siempre.

Irene García
Irene García
Periodista. Intento de guionista, así que escribo mucho, aunque no siempre bien. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. Deporte. Cultura. Viajes. Me bato en duelo con cualquiera por defender a Batman y 'La La Land'. Viví dos años en Buenos Aires y por eso tengo mucha paciencia. Subdirectora de A La Contra. Emperatriz de la batcueva.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz