lunes, mayo 27, 2024
Google search engine

Castigadas contra la pared

En el fútbol, como en la vida, también elegimos voluntariamente subirnos a una montaña rusa de emociones que, a veces, nos provoca náuseas. Esa sensación se multiplica exponencialmente en una gran cita donde haya mucha gente que nos mire, que espere algo de nosotros, y si hablamos de España y del Mundial de Francia, las expectativas y el humo han alcanzado unas cotas peligrosas. España, por si acaso, debería haber reservado unos cuantos paracaídas. Pasamos del sopor y de la incredulidad por el mal sueño que supuso el primer tiempo ante Sudáfrica, a la euforia final por habernos salvado de la quema y por habernos encontrado la victoria a la vuelta de la esquina, sin comerlo ni beberlo y sobre todo, con la sensación de no haberla merecido del todo.

No aprendimos la lección, y durante toda la semana nos hemos dedicado a saltar con los ojos cerrados entre dos aceras: que ganar a Alemania era una tarea sencilla y que era una misión prácticamente imposible. La culpa es nuestra, de los que tenemos que hablar de ellas, no suya. En el medio, hay una zona gris de la que España, por idiosincrasia, no quiere saber nada. Nunca aprenderemos a que ir saltando de bordillo en bordillo nos puede provocar un esguince, y que es mucho más seguro poner los pies en el suelo y mirar a ambos a lados de la calle antes de cruzar. De cara al futuro inmediato, nos pido más prudencia a los testigos.

Alemania no tenía a Marozsan, pero tenía todo lo demás. España tenía lo suyo, pero no sabíamos si sería suficiente. Hubo dos cambios significativos en el once de Jorge Vilda: Meseguer por Vicky Losada y Nahikari por Amanda. El primer movimiento era una buena solución a la necesidad de tener un par de pulmones de sobra ante la velocidad alemana. El segundo era cuestión, únicamente, de sentido común. Funcionó casi al instante que Jenni estuviese bien acompañada. Ya lo había dicho ella poco después de que terminase el primer partido: «Me gusta que Nahikari esté en el campo». Me alegro de que las orejas del poder estuviesen abiertas de par en par para que se escuchase bien el mensaje y se actuase en consecuencia. No porque lo diga yo, sino porque a los quince minutos la conexión entre las dos ya había provocado algún que otro cortocircuito en la defensa alemana. A veces me sorprende la frecuencia con la que los entrenadores toman malas decisiones, a pesar de tener al alcance de la mano el poder vivir más tranquilos. Supongo que tiene que haber cierto placer suicida en llevarle la contraria a la mismísima realidad. Por culpa de la sabiduría de Meseguer, Virginia desplegó sus alas. Por culpa de la picardía de Nahikari, Jenni se acordó de su infancia, de cuando jugaba en Carabanchel. Por culpa de haber elegido bien, España fue mejor que Alemania en el primer tiempo, pero un fallo impropio de la experiencia que se le presume a Marta Torrejón castigó a la Selección después de haber acertado con todas las de la ley en su propuesta y en su apuesta durante los primeros cuarenta y cinco minutos.


En el segundo tiempo, España empezó a perder la paciencia cuando vio que su trabajo caía en saco roto. Con el balón perdíamos la tranquilidad, una mala señal. La Selección fue presa de la ansiedad, y con la ansiedad llegan las prisas y las imprecisiones. Ante las dudas, en la banda calentaba la «Generación del 98», una banda repleta de poetas y constructoras de buenas obras donde la juventud y el hambre son un plus. Lucía, Aitana y Patri Guijarro empiezan a ser opciones importantes para el once titular en lugar de recursos puntuales o promesas. España echó en falta profundidad en las bandas, a jugadoras como Leila o Andrea Falcón que percutiesen algo más por los laterales, poco aprovechadas si contamos con la poca llegada que tuvo Marta Corredera y la nula aportación ofensiva de Marta Torrejón. La primera manceba en saltar al campo fue Lucía García, salvadora de la patria y de los muebles en el partido ante Sudáfrica. Para empezar, generó desconfianza en las defensas alemanas, lo que yo llamo entrar con el pie derecho. La segunda en aparecer en escena fue Patri —de la que se esperan grandes cosas—, que sustituyó al coche escoba de la tarde, Silvia Meseguer. El trío se completó con el ingreso de Aitana, una jugadora con cara de niña que no para de crecer. ¿Mejoró España? Sí, cosa que ya no resulta sorprendente.

Igual que la victoria ante Sudáfrica fue algo accidental, la derrota contra Alemania ha sido injusta. España agotó su oxígeno tratando de derribar el muro de Berlín con sus propias manos, porque carecemos de tanques entre nuestras filas. El error fue, quizá, no perderle el respeto a Alemania a su debido tiempo en la segunda mitad, cuando las germanas se daban por satisfechas jugando a medio gas. Como contra China, Alemania fue rácana y tarde o temprano terminará pagando el precio de su tacañería. Todo lo contrario, si se mantienen los ojos abiertos, de lo que le ocurrirá a una España mejor, más valiente, más consciente de lo que tiene y mucho más práctica con los recursos y con los momentos que están atravesando sus jugadoras. A pesar de la derrota, España no debe marcharse cabizbaja porque ha encontrado varias pistas. Ahora solo hay que unirlas y podremos disfrutar de un final feliz.

Irene García
Irene García
Periodista. Intento de guionista, así que escribo mucho, aunque no siempre bien. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. Deporte. Cultura. Viajes. Me bato en duelo con cualquiera por defender a Batman y 'La La Land'. Viví dos años en Buenos Aires y por eso tengo mucha paciencia. Subdirectora de A La Contra. Emperatriz de la batcueva.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. […] Lucía García, Patri Guijarro y Nahikari iban a ser titulares, y es que a veces, para ver la realidad solo hace falta tener los ojos abiertos. China nos iba a plantear un combate cuerpo a cuerpo que España tendría que apaciguar con templanza, pero con el suficiente descaro como para hacerse con el control de la situación desde el principio. Se hizo, y se hizo bien, porque Patri está en forma y debe encabezar la revolución pacífica, porque Lucía no le teme a nada, porque es el Mundial de Jenni y porque un once valiente y coherente ofrece muchas más posibilidades de éxito que uno conservador. Cometimos ese error contra Sudáfrica, y por suerte, aprendimos la lección. Era importante no confundir el querer buscar el espacio a la espalda de la defensa china, con la precipitación. Pecamos de ello en los primeros minutos contra Sudáfrica y en algunas fases del encuentro ante Alemania. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz