domingo, mayo 26, 2024
Google search engine
InicioOpiniónCuando fuimos Reyes

Cuando fuimos Reyes

Cualquier muerte es absurda y dolorosa, aún más si es inesperada, y ya resulta totalmente devastadora cuando lo es de alguien que por edad y estado de salud no parece candidato a que le firmen los papeles. El de José Antonio Reyes es uno de esos óbitos que cumple todas las condiciones anteriores y que tiene mayor relieve e impacto por ser un figura pública. Pero aún hay una faceta más de esta tragedia en particular que la hace más dolorosa, si es que este tipo de circunstancias pueden categorizarse.

Y es que Reyes era, o al menos esa imagen transmitía, uno de los nuestros. Y por uno de los nuestros me refiero a una persona normal, de infantería, de los que te cruzas cada día en el trabajo, en el bar, en las cenas de familia. En un mundo de egos tan inflados como el fútbol actual, el de Utrera parecía siempre el patito feo, el chaval al que las circunstancias habían empujado a una vorágine de estadios, trofeos y portadas de prensa. En un deporte en el que ahora los alevines tienen representantes profesionales y firman contratos aunque apenas sepan escribir, Reyes era de esa especie en extinción, la del chaval humilde pero con talento, que salta al fútbol como los espontáneos saltaban al ruedo, para huir de la pobreza a golpe de cojones, suerte y fe ciega en sí mismos.

Ese aire de extraño en el paraíso habría de acompañarle toda su vida. Al abrigo de su Sevilla se le notaba confiado, suelto, empoderado, que dicen los modernos. Con 16 añitos asombró a propios y extraños y se ganó una merecida fama de jugador rápido y talentoso, amén de batir los records de precocidad que tanto lucen en las estadísticas. Y fue ese talento el que le dio lo bueno y lo malo, porque su fama traspasó fronteras y llamó la atención de un futbol inglés que empezaba a despegar hacia el negocio total que es hoy en día. Así que el Arsenal pagó 30 millones de euros por él. Hoy en día esa cifra da hasta risa, pero hace 15 años era una inyección económica que el Sevilla, siempre en la cuerda, no podía dejar escapar.

Y con veinte añitos, y menos mundo que una monja de clausura, se planta nuestro hombre en Londres. Por unas desafortunadas declaraciones de la que entonces era su pareja supimos que aquello fue como Tarzán en Nueva York, un choque cultural y emocional que le costó carros y carretas al pobre Reyes, abandonado a su suerte en una sociedad tan absurdamente orgullosa y cerrada como sólo puede ser la inglesa. Siguió batiendo records deportivos (fue el primer español en ganar una Premier League) y dejando puntuales muestras de su talento. Pero nunca fue feliz en el país del té, la lluvia plomiza y los cuartos de baño con moqueta. Lejos del sol sevillano, Jose Antonio languidecía como un geranio en el Polo Norte. De allí salió cedido, en uno de esos movimientos estrambóticos sobre la campana que suele ejecutar el Real Madrid, para aterrizar en Concha Espina.

Parecía que aquella fuese la ocasión de recuperar la tranquilidad que necesitaba, en una ciudad que no era Sevilla, pero tampoco Londres, un lugar donde no sentirse, como canta Sabina, como un torero al otro lado del telón de acero. Pero si el Real Madrid no es nunca un buen lugar para estabilizar nada, aquel club mangoneado por Calderón y los cuarenta consejeros, y entrenado por un sargento chusquero como Capello era una coctelera donde agitar aún más los problemas del jugador. No fue nunca de los titulares y aunque marcó dos goles que valieron una Liga, ya había firmado su pasaporte de extranjero en cualquier parte. A partir de ahí inició un periplo con más sombras que luces, con una afición colchonera que lo acogió con la alegría que se recibe al cobrador del frac. Es otro tópico, pero tampoco la orilla del Manzanares era el sitio más propicio para la calma, el sosiego y para reencontrarse con uno mismo. De ser insultado a aplaudido por su afición, a insultar él al entrenador, cesiones, un retorno al Sevilla e incluso una fugaz visita al fútbol chino…

Por todos esas estaciones pasó Reyes con el gesto sorprendido y un poco desubicado del chaval de barrio que nunca dejó de ser. Del desorientado que se agarra a su familia para tener algo a lo que anclarse en la tormenta. Pero siempre desde la normalidad. Ni en las duras ni en las maduras, Reyes apareció con crestas o pelos teñidos, nunca deslumbró con vestimentas tan caras como horteras. Siempre fue uno de los nuestros, de los que nos sorprendemos con las extravagancias de los ricos, de los que no entendemos la cocina de diseño ni las Villas Meonas. Hasta en la famosa anécdota con Luís Aragonés le tocó el papel del que no sabe ni cómo ha acabado allí ni cómo salir del embrollo…

Por eso nos duele aún más su inesperada muerte. Porque todos fuimos, todos somos, Reyes.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. A ver, entiendo que no es el momento de hablar de sus defectos, que todos tenemos, pero decir que no acabó de triunfar en ningún sitio fuera de Sevilla por culpa de los elementos no se corresponde a la realidad. Era un gran talento que no rindió como se esperaba.

    Y no, no llevó crestas, pero sí su 14 deportivos y sus tatuajes. Vamos, extravagancias de rico propias de los futbolistas.

    Que está bien que recordemos sus virtudes deportivas y tal, pero no contemos milongas.
    DEP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz