lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioFútbolLimpiando las telarañas

Limpiando las telarañas

El lanzador toma el esférico. Lo hace girar un par de veces entre sus manos, lo golpea como el que palmea la espalda de un camarada, lo deposita en el suelo. Uno, dos, tres pasos atrás. El lanzador toma carrerilla, contacta con el balón. Ya solo es un espectador más.

El balón inicia un viaje relámpago: primero irá ganando altura hasta rozar la coronilla del defensa que ocupa el centro de la barrera. Luego irá cayendo levemente, como un ave que busca la superficie del mar, hasta avistar la cruceta de madera. Si todo ha ido bien, su destino es atravesar la bisectriz imaginaria del ángulo recto, fundirse con las redes, hacer estallar las gargantas.

Ha sido así desde la noche seminal en la que el fútbol nació en la Freemason’s Tavern. Desde que los mineros ingleses transportaban los palos de sus porterías en los alrededores de las minas de Río Tinto. Desde que Puskas aterrorizaba a los guardametas rivales. Desde que Luis Aragonés batió a Sepp Maier la primera vez que casiganan la Copa de Europa (luego vendrían otras casis). Hasta el obús de Messi frente al Liverpool.

Pese a las acusaciones de anquilosamiento, entre un partido de fútbol de los Juegos de Amberes y uno del Mundial de Rusia no hay demasiadas similitudes. Ni las tácticas, ni la preparación física, ni algunas reglas (por no hablar de la repercusión universal) son ni remotamente parecidas. Sin embargo, algo permanece inalterable: la soledad del lanzador, su infatigable búsqueda de precisión y potencia.

La suerte del tiro libre directo ha visto, sí, a lo largo de su historia, algunos cambios cosméticos. Buscando maximizar las posibilidades, algunos estrategas idearon trucos: en el Mundial de Alemania, el zurdo Rivelino le endosó un gol a Alemania Oriental (cuando los puntos cardinales tenían ideas políticas) aprovechando el hueco que dejó Jair al agacharse.

También el Reglamento vino a modificar el tiro libre original mediante la implantación de un hermano menor: el lanzamiento indirecto. Muchos goles terminaron en el limbo de la anulación porque lanzadores despistados no se percataron del brazo en alto del árbitro (cuando los brazos en alto no tenían ideas políticas).

Modernamente, una innovación tan sencilla como ingeniosa ha venido a terminar con los seculares conflictos territoriales entre la barrera y el lanzador. Cual si fueran una patrulla de soldados resueltos a ganar un metro de tierra, los integrantes de la muralla humana solían moverse acompasadamente, arrastrando los pies apenas unos centímetros en cada esfuerzo para acortar el espacio del rival. Agarrones, protestas, tarjetas por doquier. Todo ello pasó a la historia gracias a una idea tan simple que nadie se explica no se pusiera en práctica antes: un humilde aerosol que delimita el semicírculo en el que debe acomodarse el balón para el golpeo y la línea recta que no puede traspasar la barrera en su colocación (espero con avidez el momento en el que algún colegiado enamorado se decida a escribir “Te quiero, Purita”).

El aerosol, claro, es evanescente. Desaparece sin dejar rastro tras unos instantes, como desaparecieron los pañuelos en las cabezas de los futbolistas, los balones con nudos o la expresión borceguí.

Los libres directos, en cambio, permanecen. Parecen estar esculpidos en el mismo material indeleble del que está hecha la eternidad.

RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Que gran texto.

    Tendría su gracia lo de «te quiero, Purita» pero un avispado publicista rápidamente lo cambiaría por «compre en Almacenes Don Manolo», que diría Manolito.

    Es curioso. Las faltas se entrenan mucho, los jugadores tienen una técnica exquisita a balón parado, sobre todo los especialistas de esta suerte, tienen la barrera a cierta distancia… todo parece indiciar que el balón debería acabar en las mallas, o cuanto menos forzar la parada del portero, no golpear la barrera. Y no es así, no es tan sencillo. Ni siquiera para los mejores. Por eso, estos goles resultan casi siempre espectaculares (los que pegan en la barrera y entran dando saltos cuando el portero se lanzaba al otro lado son la excepción, por su comicidad).

    Un tiro libre inteligente, de los que van por debajo de la barrera que salta o de los que engañan al portero, que espera en otro lugar, resulta tan espectacular como un tiro ajustado o certero por su potencia. Golazo. Como el artículo.

  2. No hace más de dos meses (no recuerdo el país, ni la división) un arbitro solicitó matrimonio a una juez de línea de su equipo arbitral justo antes de dar comienzo al partido, pese a que al respetable le importase un pito. De ahí al «Te quiero, Purita» solo hay un pequeño trecho. Permaneceremos atentos a nuestras pantallas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
emilio en