lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioSociedadPolíticaAdiós a un hombre tranquilo

Adiós a un hombre tranquilo

Fue Ministro y portavoz con Felipe González, vicepresidente y portavoz con José Luis Rodríguez Zapatero, y candidato del caos teniendo que capear el temporal de una crisis económica que ya le dejaría huellas en la piel para toda la vida. Aquella derrota en las elecciones del 2011 no pudo hundirle, renació de sus cenizas y logró la victoria en un Congreso del PSOE para hacerse capitán de un barco a la deriva. Rubalcaba dirigió al PSOE desde febrero de 2012 hasta julio de 2014, cuando se celebró el Congreso que entregaría las llaves del partido a un tal Pedro Sánchez. Con la conciencia tranquila y la calma intacta, regresó a su puesto como profesor de Químicas en la Universidad Complutense después de varias décadas a los pies de los caballos del servicio público, donde todavía le quedaba por encajar el duro golpe que supusieron las elecciones europeas de 2014 para el PSOE. Encajó la derecha con filosofía, nunca quiso usar la mano izquierda para responder a las provocaciones, y en su palmarés ya quedará grabada para siempre una victoria que nunca le agradecimos lo suficiente: el cese de la violencia por parte de ETA. Fugaz es la memoria cuando debemos dar las gracias a aquellos que no ondean nuestras mismas banderas.

“Cuanto menos se tiene más importante es tu voto. Los votos construyen hospitales. Con la indiferencia no se construye nada”

Alfredo Pérez Rubalcaba ha sido abrazado por todas las generaciones socialistas, por los que fueron, por los que son y por las juventudes. Por el hospital donde se aferraba a la vida estos últimos días hemos visto pasar a compañeros y compañeras de batalla de toda la vida como Javier Solana, Joaquín Almunia, Jaime Lissavetzky, José Enrique Serrano, Enrique Guerrero, Rodolfo Ares, Gaspar Zarrías, Juan José Laborda o Valeriano Gómez. También a la que fue su camarada como vicesecretaria general, Elena Valenciano, y su antecesor en el cargo, el exministro José Blanco. Antonio Hernando, Óscar López y Juan Moscoso. Eduardo Madina o Soraya Rodríguez. Susana Díaz o Cándido Conde Pumpido. Y Javier Fernández, amigo íntimo, presidente del Principado de Asturias. También acudió Pedro Sánchez, junto a Adriana Lastra y José Luis Ábalos; Cristina Narbona, María Jesús Montero, Fernando Grande-Marlaska, Luis Planas o Isabel Celaá. Rubalcaba tenía ese don, el de la transigencia, el de la unión, el del diálogo, el de elegir la palabra adecuada antes que la agresiva. 

Las mujeres siempre hemos sido parte fundamental de su discurso. En mi memoria todavía retumban, por ejemplo, aquellas palabras que le dedicó a Mariano Rajoy  en 2014, poco antes de anunciar su renuncia al escaño y su regreso a la Universidad: “Señor Rajoy, las mujeres españolas no le necesitan de tutor”. Gran parte del grupo de mujeres que le acompañaron en su carrera política, Elena Salgado, María Teresa Fernández de la Vega, Margarita Robles o Magdalena Valerio, se reunieron en la última gala de los premios Ortega y Gasset para convertir la ceremonia en un auténtico homenaje para el que ha sido un leal servidor, un aliado fiel de la causa: “Él hubiera venido, así que va por él”.

“La ley del aborto es discriminatoria y va contra la libertad de las mujeres. ¿Tienen que esperar las mujeres otros 30 años para que llegue usted a la ley de plazos? Le pido que la retire y no pretenda usted extender la moral de la derecha más extrema al total de las mujeres, ni las obligue a luchar por libertades que ya tenían”.

Apegado a su pacífica trinchera, Rubalcaba ha sido uno de los políticos que más insultos ha sufrido por parte de la derechita cobarde. Recuerda el periodista José María Izquierdo, en una carta abierta publicada por La SER dedicada al socialista, algunas de las frases que le dedicaron desde el otro lado de la orilla:

«Querido Alfredo,

Tú eras el político y yo el periodista cuando nos enzarzábamos en sonoras broncas, tú hurtando el cuerpo para no contar determinadas cosas bajo tu mando, y yo insistiendo para saberlas. Años después pasamos juntos varias horas para elaborar el documental y el libro El fin de ETA. Seguíamos en nuestras trincheras, pero ya se sabe que el roce tiene algunas consecuencias. Recordábamos, por ejemplo, que quizá hayas sido el político más vejado y más calumniado, como este Ojo recogió en el libro Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna. Aquella jauría de insultadores profesionales dijeron de ti cosas como las siguientes: “Risa de hiena, piel de cordero, dentellada de lobo”; “Algunos atribuyen su éxito profesional a su falta de descendencia”; “De una amoralidad absolutamente escandalosa”; “Es la etiqueta de Anís del Mono”; “Ha contribuido de modo decisivo a que España sea uno de los países más salvajes de Occidente»; “Desprecia a las víctimas del terrorismo”, o “Rastrero, repulsivo, reptil”. A tal potaje se sumó gustoso el PP, con una campaña inmunda que duró años, con algunos de sus mamporreros, recordemos a Ignacio Cosidó en lugar destacado, encelados en la infamia, mientras tú luchabas para acabar con ETA. Suerte tuvieron, tú no eras como ellos y callaste. Recibiste demasiados insultos y nunca el homenaje que te merecías».

Alfredo Pérez Rubalcaba se ha marchado arropado por los suyos, por todos aquellos que aquel 26 de junio del 2014 nos pusimos de pie para despedirle cuando anunciaba su renuncia al escaño y su regreso a las aulas. Tras 21 años como diputado, y después de haber sido vicepresidente del Gobierno, ministro, portavoz del grupo socialista y secretario general del PSOE, Rubalcaba cedió el testigo para construir un nuevo PSOE que cinco años después ha vuelto, y ahora quiere retenerle en su recuerdo más que nunca. Ese día, mientras la bancada socialista se levantaba para romperse las manos en un aplauso largo y tendido, Alfredo permaneció sentado, tranquilo, casi hasta avergonzado por la muestra de cariño. Ese que tanto le debimos en vida.

Hoy, una rosa se marchita.

 

Irene García
Irene García
Periodista. Intento de guionista, así que escribo mucho, aunque no siempre bien. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. Deporte. Cultura. Viajes. Me bato en duelo con cualquiera por defender a Batman y 'La La Land'. Viví dos años en Buenos Aires y por eso tengo mucha paciencia. Subdirectora de A La Contra. Emperatriz de la batcueva.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. […] Alfredo Pérez Rubalcaba ha fallecido víctima de un ictus a los 67 años de edad. Fue un hombre lúcido, un político de otra época respetado por todas las fuerzas del país. Salvo el de la presidencia, en el PSOE ocupó todos los asientos. Se podrán decir muchas cosas de Rubalcaba, pero no que se le echara en falta en las peores situaciones. La política española ha perdido a un ex vicepresidente del Gobierno y ex ministro del Interior, pero también a un catedrático de química orgánica… y a una vieja promesa del atletismo. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz