lunes, mayo 27, 2024
Google search engine
InicioFútbolCrisis y revoluciones en Florencia

Crisis y revoluciones en Florencia

En su libro “Sobre la revolución”, la filósofa Hannah Arendt sostiene que la revolución francesa fue básicamente un fracaso debido a que sus líderes dejaron de tener como meta la libertad de la gente y se centraron en complacer a las masas. La tesis puede, por supuesto, rebatirse, pero la decadencia política de Europa (Brexit, partidos ultraderechistas ganando poder, limitaciones a la migración) pareciera confirmarla. La revolución falló y el mundo occidental está sufriendo las consecuencias de ese fracaso.

Suele suceder que las revoluciones prometen más de lo que pueden cumplir, en buena medida porque dependen de la gente que las protagoniza y de quienes tengan el valor, la fuerza –o los intereses subrepticios- para liderarla. Sucedió con la Primavera Árabe, que no parece haber garantizado ninguna estabilidad en ese lado del mundo, y también, yéndonos un poco más lejos, con la Revolución de Octubre, maravillosamente retratada en “Rebelión en la granja” por George Orwell. Si bien las revoluciones son la consecuencia de sistemas opresivos, totalitarios y autoritarios, muchas veces resultan en sistemas opresivos, totalitarios y autoritarios con simbología distinta.


“Revoluciones” deportivas


Volvamos de Rusia, Egipto y la Francia del siglo XVIII. Demos ese salto que para muchos sonará mortal. Aterricemos en el fútbol. La palabra “revolución” se utiliza demasiado en los deportes colectivos. Después de una mala temporada o torneo, siempre se habla de revolución en la plantilla. En este caso, los medios no se refieren a una rebelión dentro del equipo, sino más bien a una decisión que ha tomado la directiva de reemplazar a varios de sus trabajadores por unos nuevos. En principio, la “revolución” garantizará mejores resultados y cambiará por fin el rumbo de la institución. Pero como bien dicen Arendt y muchos otros teóricos, las revoluciones muchas veces fracasan porque quienes terminan tomando las decisiones no tienen la suficiente habilidad o, en el peor de los casos, buena intención para sostenerlas.

Así como el término “revolución” está demasiado manido, también lo está el del “crisis”. Si el Real Madrid pierde dos partidos seguidos, ya se encuentra en una profunda crisis; lo mismo si la escudería Ferrari no gana los dos o tres primeros grandes premios de la Formula 1. En ninguno de estos dos casos podría hablarse de crisis, aunque hay otros en los que sí. Crisis es la del Sunderland, que en dos años bajó de la primera a la tercera división de Inglaterra, o la de Los Angeles Lakers, que después de fichar a Lebron James no lograron siquiera clasificar a los Playoffs de la NBA. O la de la Fiorentina.


Crisis en Florencia


Desde que volvió a la Serie A en el 2004, el proyecto de uno de los clubes más importantes y tradicionales de Italia ha sufrido innumerables reveces, casi todos por culpa de sus directivos. Si bien en estos quince años el equipo ha dado algunas alegrías a su exigente afición, la falta de trofeos es absolutamente alarmante. Un par de clasificaciones a Champions League y una semifinal de Europa League no son ni serán jamás suficientes para Florencia. Pero bastaron, en su momento, para mantener motivados a la ciudad y al equipo.

Los hermanos Andrea y Diego Della Valle compraron a la Fiorentina después de que el productor de cine Vittorio Cecchi Gori llevara al club a la quiebra. La gratitud de la afición con ellos ha sido grande, pero no es incondicional ni mucho menos eterna. El ascenso del club y algunas buenas temporadas con Cesare Prandelli y Vincenzo Montella a cargo le devolvieron cierto prestigio al club, algo que no fue aprovechado por sus dueños para mantenerlo entre los equipos importantes de Italia y Europa.

Ante cada mala temporada, los medios florentinos y los dirigentes de la institución anunciaban grandes cambios. Ante cada crisis, por supuesto, había que reaccionar con una revolución. En los últimos siete años, los Della Valle han liderado tres “revoluciones” en el club violeta. A mediados del 2012, y tras una serie de pésimos resultados, los dueños del club despidieron a Pantaleo Corvino, entonces director deportivo, y contrataron a Daniele Prade y Eduardo Macià para armar la plantilla profesional. La dupla eligió a Montella como el líder futbolístico de un proyecto nuevo. Y vaya que funcionó: con una idea clara, los dirigentes realizaron grandes cambios en la nómina pero, sobre todo, uno que fue estructural: el del estilo de juego. En ese sentido, sí que hubo una revolución.

Porque los nombres pueden cambiar, pero si la idea es la misma –y está equivocada- los resultados no variarán demasiado. Prade y Macià armaron un plantel conjuntamente con el entrenador, y ficharon jugadores que respondían a un estilo de juego de posesión: Borja Valero, Gonzalo Rodríguez, Matías Fernández y Giuseppe Rossi, entre otros. El equipo voló durante tres temporadas en las que consiguió el cuarto puesto en la liga, una semifinal de Europa League y una final de Coppa Italia. Podríamos hablar, en este caso, de una revolución positiva, por más que nunca llegaron los títulos.

La era de Montella acabó sin demasiada gloria, pero con los cimientos de un proyecto deportivo establecidos. Tras la salida del técnico, siguió la de Prade y Macià. Fue ahí cuando el proyecto perdió rumbo y entró a tallar, más que nunca, el balance económico de la institución. Con planes –abstractos y lejanos, a estas alturas- de construir un nuevo estadio, los Della Valle optaron por dejar cada año la institución en azul al margen de los resultados deportivos. Y digo al margen porque, en un mundo como el de hoy, es casi imposible lograr títulos con un balance económico positivo. Sin deudas, no hay felicidad.

Los Della Valle decidieron entonces vender a sus estrellas y conseguir reemplazos prometedores que nunca estuvieron a la altura de lo que sugerían. Una nueva revolución, como la llamó la prensa local. Así, la Fiore se quedó sin Jovetic, Borja Valero, Vecino y Bernardeschi, entre otras figuras, y el rendimiento del equipo se fue al trasto. En las siguientes tres temporadas, ficharon a dos entrenadores –Paulo Sousa y Stefano Pioli- que fracasaron estrepitosamente.

A principios de la temporada pasada, los Della Valle anunciaron que el club estaba en venta, siempre y cuando hubiera un empresario local –“identificado con el equipo”- dispuesto a comprarlo. El anuncio fue bien recibido por buena parte de la afición, que ya sentía el desapego los directivos con el club, pero la transacción jamás se concretó ante la falta de inversores florentinos. Lo que sucedió, en cambio, es que se produjo una sensación de inestabilidad crítica en un equipo de fútbol. Esta inestabilidad llegó a su punto más álgido con la muerte de Davide Astori, el capitán de la escuadra, mientras concentraban en Udine.

Lo que sucedió después del fallecimiento de Astori fue digno de una fábula y ha sido reseñado en este espacio. El equipo, la afición y los dirigentes se unieron en torno a la tragedia, la Fiorentina ganó seis partidos seguidos y consiguió un decoroso octavo puesto en la tabla. La ciudad, que estaba fracturada por los resultados del equipo, se volvió un puño, pero los Della Valle no supieron aprovechar la evolución. En cambio, dejaron que la institución se manejara en piloto automático.

Hace algunas semanas, los Della Valle y Pantaleo Corvino –el director deportivo que volvió para reemplazar a Prade y Macià- despidieron a Stefano Pioli y convocaron de vuelta a Vincenzo Montella, un técnico querido en la ciudad pero cuestionado por las aficiones de todos los demás equipos a los que ha dirigido. Los Della Valle y Corvino, aunque no explícitamente, preparan otra “revolución”. El equipo marcha undécimo, a escasos puntos del descenso (aunque está prácticamente salvado) y todo parece indicar que terminará en la posición más baja de los últimos diez años. La directiva pretende armar la nueva plantilla alrededor de Federico Chiesa, la estrella local del equipo y del fútbol italiano, pero todo parece indicar que el joven atacante no pretende seguir su carrera en conjunto que no tiene una idea de juego y que no consigue dar dos pases seguidos. Como si no fuera suficiente, lo más probable es que se vaya a la Juventus, el equipo más odiado por los florentinos y que ya se llevó hace dos temporadas a otra de las joyas de la cantera, Federico Bernardeschi.

Se viene otra “revolución” en Florencia y este servidor está seguro de que, a menos que se vayan los viejos protagonistas de siempre, nuevamente fracasará. Se reemplazará a los futbolistas, se seguirá creando una leyenda en torno al fallecido capitán y se prometerán muchas cosas. Pero la angurria por más dinero y la tan mentada autosostenibilidad que pregonan los Della Valle atentará contra todo cambio estructural y seguiremos viendo más de lo mismo. No debería sorprendernos que el próximo año el equipo luche por mantener la categoría. Esperemos, en todo caso, que lo logre.

Dan Lerner
Dan Lerner
Periodista y defensa central que no le teme al choque, salvo el que le planteó la realidad. Entrenador top en Football Manager. Lejano y solitario aficionado de la Fiorentina gracias a un melenudo llamado Gabriel Omar. Vive el fútbol como su país le enseñó: con taquicardia y el ceño fruncido. Trabajó en AS durante un año y ahora está de vuelta en Lima, su ciudad, donde escribe para una revista local, y desde donde intentará contarnos qué pasa en esas latitudes (o cómo se ve desde allí el otro lado del mundo).
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz