martes, mayo 21, 2024
Google search engine
InicioFútbolDani Parejo ya es un 'Caso cerrado'

Dani Parejo ya es un ‘Caso cerrado’

Los amantes de las series televisivas seguramente ya conozcan la serie Caso abierto (Caso cerrado en Hispanoamérica y del original en inglés Cold Case). Para aquellos que no sepan de su existencia les diré que la ficción de la serie transcurre en Philadelphia y tiene como hilo argumental la resolución de casos de homicidio que se cerraron en el pasado sin hallar culpables, bien fuera por falta de pruebas o por la inconsistencia de las pruebas existentes por aquel entonces.

La detective Lilly Rush (interpretada por Kathryn Morris) reabre casos de homicidio que quedaron sin resolver en el pasado cuando, por el motivo que sea, aparecen nuevas pruebas o evidencias que incriminan a alguien. La serie es una más de tantas de investigación criminal donde, por lo general, se acaban resolviendo los casos gracias a la pericia de sus protagonistas detectives o a las incongruencias de los culpables, no sin antes haber dado unos cuantos rodeos señalando posibles culpables que al final resultan ser inocentes. Pero lo que la hace especial (al menos desde mi punto de vista) es que el final suele ser bastante emotivo, concatenando una serie de planos donde se entremezcla el tiempo y el espacio real en los que está transcurriendo la acción con una retrospectiva en flashback de los personajes involucrados en la historia, todo ello acompañado de una melodía que incita a la típica emoción, a la piel de gallina de los finales felices: los buenos se salvan y a los malos se les mete entre rejas, como debe ser para que el orden vuelva al universo.

Persuadido por el espíritu de Hume, tras la disputa de la final de la Copa del Rey de fútbol, tuve una especie de asociación espontánea de ideas al escuchar las declaraciones de Parejo al finalizar el partido. Mientras contemplaba su rosto visiblemente emocionado y el fluir de sus declaraciones con un tono de voz entrecortado, no pude menos que recordar a aquel chaval de pelo largo y ensortijado, con una sonrisa digamos que peculiar, que asombraba a todos los analistas en las categorías inferiores del Real Madrid e incluso al propio don Alfredo Di Stefano, quien llegó a decir de él que, por calidad, iba a ser su sucesor en la casa blanca. A la par que se iba superponiendo en mi imaginación la imagen del futbolista con el flashback de la promesa que fue, no pude menos que asociar el collage que se estaba cocinando en mis meninges con un capítulo de Caso abierto, pues bien se podría relacionar el típico homicidio del pasado en la serie con la mala gestión de la carrera futbolística de Parejo y la posterior reparación de un error pasado culminando en feliz desenlace.

Echando la vista atrás, uno no acaba de entender muy bien qué le llevó a tomar la decisión de abandonar la disciplina blanca, allá por el 2008, para recalar en un equipo de la Segunda división inglesa (el Queens Park Rangers de la Football League Championship), por el que campó con más pena que gloria: demasiada juventud y demasiado talento para un fútbol tan primitivo. Seguramente el dinero, junto con una falta de apuesta de futuro para el chaval desde el club, tuvo mucho que ver con su decisión; al menos eso era lo que trascendía en los medios aquellos días. Es el error que se suele cometer (y que tantas veces hemos visto) cuando se quiere rentabilizar al máximo unas dotes fuera de lo común, cuando se piensa antes en ganar dinero fácil que en hacerse futbolista, cuando no tienes alguien cerca que te tire de las riendas como experto jinete que apacigua el exceso de fogosidad de un joven pura sangre.

Su historia posterior es la de tantos canteranos madridistas que salen del club con más pena que gloria y van a un club amigo para acabar de foguearse. Sea como fuere, su paso por el Getafe no le brindó la oportunidad de volver al Real Madrid a demostrar su valía como futbolista, como sí había ocurrido anteriormente con Esteban Granero, y recaló en el Valencia en el año 2011.

Su estancia en el Valencia no ha sido tampoco un camino de rosas; ni su carácter, ni la etapa convulsa que ha vivido el club estos últimos años han ayudado demasiado a que Dani encontrara el sosiego que necesitaba para desplegar el fútbol que lleva dentro. Futbolista apreciado por su calidad técnica, se ha visto varias veces envuelto en tormentas, en el centro del ojo del huracán, por sus escarceos con la noche y con otros clubes (recordado es su pulso al club con la intención de salir con destino a Sevilla).

De todas formas parece que, por fin, con la llegada de Marcelino al club, Dani Parejo ha encontrado la senda adecuada para mostrar el futbolista que es y que, desafortunadamente, nos hemos perdido; es como si solo hubiera sido necesario darle confianza, arroparle, como a un niño pequeño —la vida del futbolista profesional suele carecer de esta etapa, tan importe en el desarrollo personal, como es el disfrute de la infancia—, para desplegar esa misma confianza sobre el césped, contagiando de optimismo y seguridad al resto del equipo.

No sé quién fue el culpable de que se cercenara la carrera futbolística de Parejo tan temprano (ni me interesa), seguramente cuarto y mitad de unos y la parte correspondiente del propio futbolista, pero creo que convendrán conmigo que la forma de gestionar su carrera ha sido lo más parecido a un homicidio, delito que no ha tenido resolución (feliz) hasta el sábado pasado. Porque Parejo tenía fútbol en su cabeza y en sus pies como para haberlo desarrollado en equipos del más alto postín (sepan disculparme los aficionados chés) y haber volado alto, mucho más alto.

Escuchando sus declaraciones en zona mixta, haciendo palpable la emoción que en ese momento le embargaba, bien sea porque era consciente del logro que habían conseguido y que, a su edad, parecía algo poco menos que inalcanzable, bien sea por coincidir con una fecha tan importante para el club y sus aficionados como es el centenario del Valencia CF, tuve la sensación de que el Caso abierto de Dani Parejo había tocado a su fin.

Siempre está bien lo que bien acaba y, tras la consecución de un título importante, posiblemente en una de sus últimas oportunidades como futbolista en activo, bien podemos decir que el de Parejo ya es un Caso cerrado. El fútbol que Dani Parejo llevaba en su cabeza y su pies por fin ha tenido premio y los que nunca comprendimos cómo semejante acopio de talento no pudo ser mejor aprovechado y rentabilizado ya podemos descansar aliviados.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz