martes, mayo 21, 2024
Google search engine

No me gusta el cricket

Quizá la primera palabra que se asocie a Inglaterra sea té, pese a que se trate de un producto llegado a las islas británicas de India y China. Pero si hay algo arraigado en las tradiciones británicas es el cricket, deporte que se practica al menos desde el siglo XVI y del que se disputan partidos internacionales desde mediados del siglo XIX. Siendo un deporte que necesita de buen tiempo, su temporada es limitada y para mantener la forma de los jugadores durante el invierno (o lo que no es verano) algunos clubes practicaban fútbol. De ahí surgió el Sheffield Wednesday. Esa ayuda al desarrollo del fútbol es lo único que tengo a favor del cricket, pues tras 15 de años de residencia en Inglaterra no he sido capaz de encontrar nada que me guste ni de este deporte, ni del té.

Soy un creyente convencido en la libertad de elección del ciudadano y entiendo que quizá haya alguien a quien le apetezca acercarse, ya sea en persona o por algún medio audiovisual, al Campeonato del Mundo que se inicia en Londres el 30 de mayo  y que se disputa en varias ciudades de Inglaterra y Gales hasta el 14 de julio.

No conviene dejarse engañar por el nombre del torneo. Este no es el campeonato más importante de este deporte, lugar que ocupa “The Ashes” (las cenizas) que disputan Inglaterra y Australia cada 2 años y cuyo trofeo debe ser el más pequeño del deporte mundial. Este torneo se disputa en la modalidad de 5 días o test, que es la versión tradicional del cricket. Es una versión de juego paciente, lenta, en la que se trata mas de defender tu posición como bateador que de anotar carreras. La competición doméstica resulta insustancial, porque los torneos internacionales llenan todo el calendario, pues el cricket, como el golf, sigue al sol allá por donde este. Si un jugador destaca, la federación inglesa le hace un contrato y suspende el de su club, con el agravante de que en test cricket los partidos son fundamentalmente amistosos. A ver quién es el valiente que le dice a Pochettino que Kane se va a jugar unos amistosos en Kenia e India y que vuelve dentro de seis meses.

Decía antes que el tiempo es fundamental y es que si el partido no se completa en cinco días se declara “no result” (sin resultado) y a otra cosa. Esta es una de las cosas que más me desespera: ¿Cinco días jugando y lo dejamos sin terminar? ¿Alguien se imagina que la final de Roland Garros no se complete al día siguiente si es parada por la lluvia? La forma de juego también es chocante. Quien haya visto baseball sabe que los equipos se turnan en nueve entradas de tres eliminaciones. En cricket un equipo batea hasta que pierde sus 10 jugadores, momento en que pasa a lanzar. En test cricket lo hacen dos veces.

La parsimonia con la que transcurre el juego quizá sea una de las razones por la que países con mejor temperatura no hayan adaptado el juego. No le pega nada al carácter latino; es impensable ver a los hinchas del Panathinaikos de baloncesto o a la festiva afición del Cádiz sentados viendo un deporte que transcurre lento y en silencio. O quizá sea el carácter exclusivista que siempre tuvo el cricket, pues la federación internacional (The International Cricket Board) prohíbe jugar test a equipos que no tengan el nivel adecuado, restringiendo a 10 el número de “test nations”, lista que acaba de incorporar a Irlanda y que cuenta con Gales como parte de Inglaterra y no incluye a Escocia. Me parece tan absurdo como incómodo pensar que se trata de mantener la exclusividad sin influencia de lo externo. Al fin y al cabo, el futbol mejoró para todos por la mezcla de estilos de los diferentes países.

¿Como se entretiene un espectador en el lento trascurrir del partido? Algunos son verdaderos aficionados, disfrutan de esperar el momento en el que algo pueda pasar, intentan anticipar la táctica y el desarrollo del partido. Otros van a pasar el día: como digo, si hay partido es porque hay sol y si hay sol hace el suficiente calor para sentarse cómodamente en la silla (incluso se puede ver alguna tumbona) bebiendo una (o varias) pintas de cerveza.

En el extremo del test cricket esta la modalidad Twenty20, en la que cada equipo —en lugar de riguroso blanco pueden vestir llamativos colores— tiene 20 “overs”. Cada over consiste en seis lanzamientos contra el bateador. Como los equipos pueden perder 10 jugadores arriesgan e intentan anotar puntos mas deprisa. Normalmente estos partidos se suelen completar a tiempo, pero si de nuevo el traicionero verano inglés descargara una tormenta entonces emplean una fórmula matemática para ver cuántas carreras tiene que anotar el equipo bateador y de cuántos overs dispone el lanzador. En un torneo de golf no se le dice a un jugador que juegue 4 hoyos porque va a llover y le multiplican el resultado por x para ponerle el numero final de golpes.

Si al lector aún no le parece un deporte tan anticuado, caótico e incomprensible como un personaje de las novelas Wodehouse protagonizadas por Bertie Wooster y su mayordomo Jeeves, quizá el Campeonato del Mundo lo logre definitivamente.

El torneo se disputa en la modalidad de duración intermedia, llamada One Day Internationals (Partidos internacionales de un día), similar a la anterior, pero en 50 overs. Los equipos pueden vestir colores distintos al blanco, pero el formato retiene ese aroma clasista y de naftalina del test, pues el calendario de la segunda fase está detallado con horarios y partidos antes de iniciarse el campeonato, lo cual resulta excesivamente presuntuoso y una falta de respeto para los participantes menores. En un Mundial de fútbol intentamos adivinar los cruces a partir de la segunda fase, pero ni la propia FIFA se atrevería a publicar que Italia jugara contra Chile el 21 de junio a las siete de la tarde sin que se haya jugado siquiera el partido inaugural.

Estos encuentros, como indica el nombre, están pensados para que duren un día completo. Varias horas, de nuevo, con la incertidumbre del tiempo y con la posibilidad de que el partido acabe de manera confusa, con el uso de una fórmula matemática o simplemente decretando un empate o un “no result” (que a casi todos los efectos es lo mismo). Pero si hasta entonces el consumo de sol y cerveza ha sido satisfactorio, es más que probable que a nadie le importe y consideren el día como una grata experiencia.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz