lunes, mayo 20, 2024
Google search engine
InicioFútbolLas sanciones más duras de la historia del fútbol

Las sanciones más duras de la historia del fútbol

Diego Costa no volverá a jugar más esta temporada con el Atlético de Madrid. El delantero rojiblanco ha sido sancionado con ocho partidos, tras los sucedido en el partido del Camp Nou. El Comité de Competición ha aplicado el artículo 94, que sanciona de cuatro a doce partidos por insultar, ofender o dirigirse al árbitro con actitud injuriosa; y con el artículo 96, que contempla el mismo margen de sanción por hechos como agarrar, empujar o zarandear mediante otras actitudes hacia los árbitros.

A lo largo de la historia, otros jugadores recibieron grandes sanciones por determinadas actitudes dentro del terreno de juego.

 


En España: Cortizo, Stoichkov, Maradona, Pepe…


En diciembre de 1964, Joaquín Cortizo, jugador del Celta de Vigo, Zaragoza y Jaén, sufrió la sanción más dura del fútbol español hasta el momento. La Federación le impuso una pena de 24 partidos alejado de los terrenos de juego (15 de Liga y 9 de Copa). La sanción llegó tras una dura entrada al delantero del Atlético de Madrid, Enrique Collar. Durante el partido, el jugador del equipo maño le dijo al árbitro que fue un «simple choque», lo que le sirvió para continuar jugando el encuentro. Días después, el Comité de Competición le comunicó la sanción. En el «simple choque», Cortizo le partió la tibia izquierda a Collar.

Tras Joaquín Cortizo, la sanción más dura impuesta por el Comité de Competición fue a Hristo Stoichkov. El jugador búlgaro del F.C. Barcelona propinó un pisotón al árbitro Urízar Azpitarte. Sucedió en la ida de la Supercopa de España ante el Real Madrid, el 5 de diciembre de 1990. Chendo hizo falta a Stoichkov, pero el colegiado vasco no la pitó. Cruyff, entrenador del Barça por aquel entonces, protestó la decisión y le costó la expulsión. Mientras en el Camp Nou se vivía una marea de pañuelos blancos en las gradas, Stoichkov recibió su castigo por no cesar sus protestas. Tras su expulsión, pisó a Urízar Azpitarte antes de abandonar el terreno de juego. Finalmente, fue inhabilitado dos meses.

Varios jugadores del F.C. Barcelona y Athletic Club podrían poseer la sanción más dura, pero se les perdonó. En la final de Copa del Rey de 1984 que ambos clubes jugaron en el Bernabéu, varios jugadores protagonizaron una batalla campal. Schuster y Maradona tenían cuentas pendientes con Goikoetxea (el jugador vasco lesionó al alemán en 1981; y al argentino en 1983). Como venganza, los jugadores de ambos equipos se persiguieron por todo el campo propinándose puñetazos y patadas. El arbitró de la final, Ángel Franco Martínez, no reflejó nada del incidente en el acta. Más tarde, el Comité entró de oficio y tras revisar las imágenes, impuso una sanción de tres meses a Maradona, Clos, Migueli, Goikoetxea, Sarabia y De Andrés. Tras el verano, y con la marcha de Maradona al Nápoles, a los jugadores se les levantó la sanción.

De puñetazos y patadas hay dos casos más en la historia de la Liga. El primero se produjo en La Romareda. El día de Reyes Magos de 2007, Luis Fabiano y Diogo se enzarzaron en una pelea cuando, prácticamente, se había terminado el partido. Ambos jugadores disputaron un balón que se fue por línea de fondo. Acto seguido, cruzaron varias palabras y fue cuando empezó el incidente. En zona mixta, los dos futbolistas pidieron perdón por la imagen mostrada. Aun así, el Comité les sancionó con 5 partidos.

Al exmadridista Pepe le cayeron el doble de partidos. En 2009, el Real Madrid empataba 2-2 contra el Getafe en el Santiago Bernabéu. A falta de tres minutos para el final, Casquero entró en el área y cuando notó la presencia del central portugués se dejó caer. Pepe enloqueció y le propinó tres patadas en la espalda al jugador azulón. A continuación, le agarró la cabeza cuando estaba en el suelo y lanzó un puñetazo a Albín. El Comité de Competición le impuso una sanción de diez partidos.

 


En competición europea: Juanito (dos veces)


En la Copa de Europa, el autor de las dos sanciones más longevas impuestas fue el mismo. Juanito, jugador del Real Madrid, protagonizó dos acciones lamentables en la máxima competición de clubes a nivel europeo. La primera se produjo en 1978. Entonces, los blancos jugaron en Suiza contra el Grasshoppers. Según el acta, el ‘7’ madridista agredió al colegiado Prokop y a uno de sus asistentes. La UEFA lo sancionó con dos años sin poder jugar a nivel europeo.

Nueve años más tarde, llegó su segunda sanción, la más dura hasta ahora. En 1987, Real Madrid y Bayern de Múnich disputaron las semifinales de la Copa de Europa en la localidad bávara. Perdiendo 3-0, Matthaus protagonizó una dura entrada en medio del campo a Chendo. Juanito fue corriendo hacia el jugador alemán, que se encontraba en el suelo, y le pisó la cabeza. El feo gesto le costó una sanción de cinco años sin poder jugar en Europa, lo que supuso su marcha del Real Madrid a final de temporada.

La tercera sanción más dura de la UEFA también la protagonizó un español. En 2007, tras finalizar el encuentro de Champions entre Valencia e Inter de Milan en Mestalla, los jugadores se enzarzaron en una pelea. Todo empezó entre Burdisso y Marchena, pero fue David Navarro quien soltó un gancho al jugador del equipo italiano. La agresión terminó con Burdisso con la nariz rota y una batalla campal entre os futbolistas de los dos combinados. La UEFA castigó su agresión con siete meses de sanción y 6.000 euros de multa. El Comité de Apelación redujo la pena a medio año.

 


En el resto del mundo: Roberto Rojas, inhabilitado de por vida


A nivel mundial, la mayor sanción hasta el momento la protagonizaron Roberto Rojas y la selección de Chile. El 3 de septiembre de 1989, Brasil y Chile se enfrentaron en Maracaná en un partido de clasificación para el Mundial de Italia. Corría el minuto 67, Brasil ganaba por 1-0, cuando de repente apareció Rojas en el césped. Su rostro tenía sangre y cerca de él había una bengala. Cuando la gente se temió lo peor, la televisión mostró que el objeto no había impactado contra el portero. Más tarde, el chileno confesó que fingió todo. Las heridas se las produjo él mismo con una cuchilla de afeitar que escondía dentro de su guante. La FIFA le impuso una sanción de por vida por conducta antideportiva. A la Selección chilena se le prohibió participar en el Mundial de Italia de 1990 y en el de Estados Unidos 1994.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Luis Bustos
Luis Bustos
Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. El espíritu de Juanito al que siempre acude Roncero para las grandes citas
    … Y luego se queja de Suárez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz