martes, mayo 21, 2024
Google search engine
InicioDeporte USAEl estudiante de intercambio que derrotó a uno de los mejores jugadores...

El estudiante de intercambio que derrotó a uno de los mejores jugadores de la historia del football

En la última semana del mes de enero del año 2007, apenas unos días antes de que se alzara con la primera Superbowl de su carrera en aquel partido bajo la tormenta que los Indianapolis Colts y los Chicago Bears disputaron en el Dolphin Stadium (29-17), Peyton Manning se acordó de una derrota que había sucedido quince años antes en New Orleans, Louisiana. Aquella otra vez, como casi siempre hasta la citada Superbowl XLI, Peyton, el hijo mediano de Archie, fue el perdedor.

Exactamente, ocurrió un viernes, el 27 de noviembre de 1992, un día después de que millones de familias estadounidenses celebraran la cena de Acción de Gracias: aquella noche, el Pickering High School eliminó a domicilio en el Michael Lupin Field en los cuartos de final del Campeonato Estatal Class 2A al Isidore Newman High School gracias a un field goal de 41 yardas en el último segundo del partido (21-23). El propio Manning, que observó atónito el desenlace de ese field goal desde la banda, fue el encargado de recordarlo tres lustros después en la víspera de la final de la NFL ante los Bears en Miami. Además, el mítico quarterback también quiso señalar al culpable de esa derrota, al kicker encargado de realizar esa patada a palos: se trataba de un alumno de intercambio.

Supongo que todos habréis adivinado ya que el verdadero protagonista de este texto no es el que según las estadísticas es uno de los mejores QB de la historia del football, sino que es el otro, su némesis, aquel estudiante de intercambio que recaló a principio de la década de los noventa en un instituto de Leesville, una pequeña localidad de poco más de seis mil habitantes cerca de la frontera con Texas y a más de cuatro horas de New Orleans.

Procedía de España y se llamaba, se sigue llamando, Manuel Pastor Rodríguez.

“Fue por casualidad. El primer día que fui al instituto me preguntaron si sabía jugar al fútbol europeo, lo que ellos llaman soccer. Al decirles que sí, me pidieron que hiciese las pruebas con el equipo de fútbol americano, ya que para la posición de kicker es una gran ventaja saber jugar al fútbol europeo. Hice las pruebas, me eligieron y pasé a formar parte del equipo”. Así de sencillo explica Manuel Pastor, más de veinticinco años después, su azarosa introducción en el football. Hasta aquel lejano día, él nunca había pateado un balón ovalado, pero el football terminó siendo un factor más en su perfecta adaptación tanto en New Llano, la pequeña localidad de poco más de dos mil habitantes en la que vivió con los Kay, su familia estadounidense; como en el Pickering High School, el instituto situado en la cercana localidad de Leesville. “Me acogieron muy bien. Fui a un pequeño pueblo de Louisiana como estudiante de intercambio durante mi último año de instituto. El objetivo era aprender inglés y, sí, al principio fue un poco impactante el cambio, no estar con tu familia y el idioma, pero muy pronto me adapté a la vida y cultura del sur de Estados Unidos”, rememora en la actualidad. No en vano, sus anfitriones hicieron todo lo posible para que así fuera: tan sólo un día después de su llegada a Estados Unidos ya le habían llevado a pasárselo bien a un Six Flags Water Park.

Más duros, sin embargo, fueron “los largos entrenamientos una vez terminadas las clases” de su nuevo deporte. “Se lo tomaban todo con muchísima seriedad”, explica Pastor. Y recuerda: “Teníamos cinco o seis entrenadores para los diferentes tipos de jugadas, masajistas, médicos para las lesiones, utilleros, obligación de hacer pesas y calistenia en el gimnasio del instituto. En los desplazamientos, algunos de tres o cuatro horas en autobús, la policía del condado escoltaba los autobuses. Los partidos no eran gratis, los espectadores tenían que pagar una entrada de cuatro euros por vernos jugar”. Y concluye: “Era sorprendente el grado de profesionalidad que le daban al football y lo cierto es que se competía de forma bastante seria. Era football de instituto nada más, ni siquiera de universidad, y por eso me parecía todo como muy organizado y profesional”.

Y más organizado y profesional todavía, claro, si de por medio estaba Peyton, la futura estrella de la NFL, el hijo mediano de Archie.

“Sí, ya había oído hablar de él antes de nuestro partido. Peyton Manning ya era bastante conocido en la liga de High School de Louisiana, principalmente por ser el hijo de Archie Manning, el famoso quarterback de los New Orleans Saints de la NFL. Eso, sumado a que a esa edad Peyton ya era un gran jugador, pues hacía que los jugadores y entrenadores de la liga ya hablasen mucho de él”, detalla Pastor, que tuvo la oportunidad de respaldar sobre el campo esas sensaciones previas: “Me pareció un jugador extraordinario. Ya en el High School, Manning era excelente y capaz de desplegar el mismo tipo de juego con grandes pases magistrales que posteriormente le hicieron famoso en la NFL”, reconoce.

Pero aquella noche de noviembre, aquel viernes en las vacaciones de Thanksgiving, el que venció fue él, no Peyton Manning.

“Comenzamos el partido ganando. Creo que incluso en el primer turno de ataque de nuestro equipo ofensivo fue capaz de anotar un touchdown. Pero a partir de ahí poco a poco Peyton Manning empezó a jugar de maravilla. A pesar de que nuestra defensa era realmente buena, él nos dominaba por completo con su sensacional ataque basado en el juego aéreo. Cuando Pickering jugó contra Manning yo ya había disputado unos veinte partidos entre campeonatos del distrito y los playoffs estatales, pero nunca había visto un quarterback de ese nivel y calidad”, explica Pastor antes de adentrarse en el momento culminante de su relato: un marcador de Newman High School 21 – 20 Pickering High School con únicamente tres segundos por disputarse antes del final del partido.

“Faltaban tres segundos y perdíamos 21 a 20, así que cuando me tocó intentar el field goal de 41 yardas que suponía ganar o perder sentía presión, pero también confianza”, relata Pastor, que con anterioridad había errado otro field goal de 36 yardas y un extra point. Y prosigue: “Justo antes de hacer el field goal, el entrenador del Newman, Tony Reginelli, pidió un tiempo muerto, lo que dilataba el momento e incrementaba la tensión. Recuerdo que fui a la banda pero no aguanté mucho ahí, así que volví al campo yo solo antes de que terminase el tiempo muerto y me fui al sitio concreto en el que tenía que hacer el intento de field goal, que por cierto no estaba centrado sino escorado a la derecha. Me concentré todo lo que pude en la dirección del tiro y no tanto en darle demasiada fuerza, ya que habitualmente yo era capaz de alcanzar esa distancia”. “Chuté, el field goal entró y, tres segundos después, ya estábamos celebrando la victoria”, sentencia.

Entonces, de forma instantánea, medio millar de habitantes de una pequeña localidad de Louisiana a cuatro horas de New Orleans se volvieron “locos” de felicidad.

“Me sacaron del campo a hombros, hay una foto muy bonita de ese momento”, se enorgullece Pastor. Y lo explica: “Supuso una alegría. Unas 400 personas entre familiares del equipo y fans se habían cruzado todo el estado de Louisiana para vernos jugar. Pickering nunca había llegado tan lejos en el campeonato estatal y por eso creo que la alegría fue tan grande”. “Además, yo me integré bastante bien en la comunidad, así que antes de volver a España el instituto de Pickering y la comunidad de Leesville me concedieron la distinción de Honor Citizenship Award, algo parecido al Hijo Predilecto de la Ciudad que se concede aquí”, completa.

Por su parte, Peyton Manning, pese a la derrota, también supo estar a la altura exigida para todos los grandes campeones.

“Fuera del terreno de juego se comportó también muy bien, demostrando gran deportividad. Y no sólo él, también todo su equipo y la institución del Isidore Newman. A pesar de la derrota que les habíamos infligido y de la forma tan dolorosa para ellos en la que ocurrió, celebraron un cóctel en nuestro honor para despedirnos y desearnos buen viaje. Ellos sabían que debíamos desplazarnos en el viaje durante más de cinco horas en los incómodos autobuses amarillos del colegio para regresar a nuestro pueblo en el noroeste del estado de Louisiana”, concede Pastor. Y finaliza: “Recuerdo que tras terminar el partido me di una larga ducha y fui de los últimos en llegar al cóctel que se celebraba en el gimnasio del Isidore Newman. Cuando entré en el gimnasio, todo el mundo se puso de pie y comenzaron a aplaudirme. Mientras eso ocurría, Peyton Manning, junto con el resto de capitanes de su equipo, vinieron a saludarme, a darme la enhorabuena por el field goal realizado y a desearme suerte en el resto del campeonato. Fue un gran detalle por su parte”.


Estrella televisiva


Tras ese partido, los periodistas tuvieron una presencia vital en los siguientes días de la vida de Manuel Pastor, que se convirtió durante una semana en toda una celebridad televisiva en Louisiana y que, incluso, fue elegido como el Player Of The Week en varias televisiones. “Fue una semana bastante especial”, concuerda el exkicker del Pickering High School. “Cuando vinieron las televisiones todo el instituto estaba eufórico y alborotado ya que nunca antes había ocurrido. Además de las entrevistas, algunas de las jugadas claves del partido también aparecieron en televisión”, relata. Y cierra emocionado: “¡Con 17 años pudimos vernos jugar por televisión, así que imagínese la tremenda ilusión que nos hizo!”.

En cualquier caso, el breve paso por la fama de Manuel Pastor, sus quince minutos warholianos, se acabó pronto: apenas una semana después, los Red Devils del Pickering High School fueron eliminados por los Greyhounds del Welsh High School (14-7) en las semifinales del Campeonato Estatal Class 2A de Louisiana y, terminada de esa forma la temporada de football, el estudiante de intercambio que derrotó a Peyton Manning no volvería a practicar football nunca más en su vida. “Me quedó la espinita de no haber podido jugar en el Superdome de New Orleans, el enorme estadio de los Saints de la NFL y que es donde se jugaba la final del Estatal”, se lamenta en la actualidad Pastor, que volvió al final de ese curso a España y que hasta el momento nunca ha regresado a Leesville (si bien espera poder ir al próximo homecoming de su clase, que se celebrará en 2023 con motivo del 30 aniversario de la graduación de los alumnos del curso del 1993).

Aunque también es cierto que la historia que ahora estamos contando pudo haber tenido un desenlace diferente para ese hombre que hoy en día lleva “una vida normal completamente alejada del deporte profesional”.

“La Universidad de Georgia Tech se interesó en becarme para estudiar la carrera allí y jugar en el equipo universitario. Las becas a deportistas allí son bastantes frecuentes”, admite Pastor. Sin embargo, él apenas tuvo en consideración la oferta del prestigioso centro universitario situado en Atlanta: “La verdad es que no me lo planteé muy en serio, ya que yo tenía claro desde el principio que estaría un año allí y que luego me volvería a España”, mantiene. Y cierra: “¿Haber tenido una carrera como kicker en la NFL? Es realmente muy difícil lograrlo, así que no le doy muchas vueltas al hecho de no haber intentado jugar profesionalmente”.

No importa.

Lo que podría haber ocurrido y ya nunca ocurrirá solo le interesa al azar.

Lo que sí que es seguro es que todavía hay gente en la comunidad de la pequeña Leesville que seguirá rememorando su hazaña en aquel instituto. Una hazaña que, aunque hayan pasado ya tantos años, tampoco ha podido olvidar toda una estrella del football, Peyton Manning, tal y como se pudo comprobar este año en este reportaje de Larry Holder en The Athletic: “Lo primero de todo, Peyton quiere agradecernos por haberle traído de nuevo a la memoria este mal recuerdo veinte años después. Te dije que se acordaría”, le cuenta con ironía Archie Manning al periodista. Y el patriarca de la legendaria saga de QB concluye: “Peyton me ha dicho que él sabía que era una patada de más de cuarenta yardas y que recuerda haber pensado: ‘Esto no va a ocurrir’. Y que más tarde se enteró de que fue un estudiante de intercambio el que hizo que esa temporada terminara para él”.

Un estudiante de intercambio que procedía de España y que se llamaba, se llama, se seguirá llamando, Manuel Pastor Rodríguez.

En fin, no somos más que la suma de los recuerdos que tenemos y de los momentos que todavía nos quedan por vivir.


Posdata


Nelson Stewart, uno de los compañeros de Peyton Manning en los Greenies de Newman, es el que mejor ha definido nunca lo que ocurrió esa noche en New Orleans: “Lo teníamos a punto y ellos patearon una oración”, le dijo a Lee Jenkins en un texto del año 2007 en el New York Times ya que al parecer, según lo que él mismo había confesado a los periodistas tras el field goal anotado, Manuel Pastor había rezado a Dios antes de aquel lanzamiento definitivo.

Una oración pateada.

Un milagro en New Orleans que entró entre los tres palos. Limpiamente y por todo el centro.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz