lunes, mayo 20, 2024
Google search engine
InicioCulturaEntrevistasManolo Saiz, tras 13 años en paro: "El ciclismo fue un ejemplo...

Manolo Saiz, tras 13 años en paro: «El ciclismo fue un ejemplo para mis hijos»

Hay gente de la que es imposible olvidarse. Aquí está uno de ellos: Manolo Saiz, que fue uno de los jefes del ciclismo en la época más alta del ciclismo en España. Un hombre que no consentía la indiferencia y que tenía verdadera personalidad. Fue capaz de crear un equipo como la ONCE en el que no se dejaba nada al azar. Hoy es un hombre de 59 años que vive en Torrelavega, que ya tiene una nieta y que echa de menos la carretera. Hace trece años desde la última vez. Pero hay deseos tan fuertes que el tiempo es incapaz de matarlos. Por eso busca patrocinadores para reeditar un equipo como la ONCE treinta o cuarenta años después. «Merezco otro tiempo», insiste.

—No me olvido de usted.
—Bueno, marqué una trayectoria. Hice innovaciones. Aposté por un ciclismo diferente y luego están todos esos para los que yo era un diablo, lo que me obligó a convivir con las dos cosas. Pero de los más de 115 ciclistas que tuve no hubo no hay nadie, ninguno, que hablase mal de mí…

—Yo también escuchaba decir que era usted un diablo.
—No es así. Yo era un trabajador, un hombre que dedicó mucho tiempo altruista al ciclismo y que como presidente de la Asociación de Equipos Profesionales un día me di cuenta de que estaba descuidando cosas de mi equipo. Pero eso era por amor al ciclismo, que te hacía descuidar todo lo que no fuese el ciclismo. Hasta la vida, hasta la familia…

—¿Y merecía la pena?
—Pero yo creo que nos pasa a todos los profesionales y es algo que es así, que le va a quedar a uno de por vida. Yo me doy cuenta ahora que tengo una nieta y hablo todos los días con ella… Sin embargo, en aquellos años yo llamaba por teléfono a casa y hablaba sólo con mi mujer, casi nunca con mis hijos. Pero tuve una familia extraordinaria que aceptó cual era mi trabajo.

—Había que ganarse la vida.
—Bueno, yo le puedo decir que mi padre trabajaba en Sniace, en una fábrica a 400 metros de casa, y prácticamente no le veía nunca. Entraba a trabajar a las ocho de la mañana y no venía hasta las tantas a casa porque debía meter horas, porque las profesiones son así. En el fondo no somos tan diferentes.

—¿Y compensa?
—Compensa porque ves como la familia ha salido adelante: yo tengo una hija que trabaja en la administración pública y un hijo en una empresa privada, en temas de arquitectura y aparejador, y me siento muy orgulloso. Pero también sé que si yo hubiese sido un obrero de una fábrica hubiesen salido adelante igual. Al final, la voluntad puede con todo.

—¿El ciclismo fue un ejemplo para sus hijos?
—Sí, porque convivieron con muchos ciclistas, con gente como Herminio, como Chozas, como Jalabert, que pasaba temporadas en casa o cerca de casa conviviendo con nosotros. De ahí mis hijos aprendieron el esfuerzo que ponía ese hombre por intentar ser el mejor en su profesión. No hacía falta que les dijese nada. Era algo que veían ellos con sus propios ojos: todo ese trabajo, toda esa disciplina…, eso no se olvida nunca.

—¿No tiene miedo a la nostalgia?
—No. Aún me pueden las ganas de ver ciclismo, de aportar cosas nuevas. Aún sigo teniendo la sensación de que voy a encontrar un sponsor para volver y por eso no dejo de intentarlo, porque creo que el ciclismo está huérfano de gente que diga cómo se pueden hacer las cosas mejor. Quiero defender mi idea. Necesito hacerlo. Puedo hacerlo.

—¿Es usted un maestro?
—De alguna manera todos los entrenadores, todos los preparadores físicos, lo son.

—¿Qué le queda por enseñar?
—Veo el resto del mundo y siento que en España el ciclismo se queda cojo… La labor del maestro no es dar la razón al ciclista, sino enseñar las lecciones. No se puede decir a uno todo lo que quiere escuchar porque entonces siempre le va a faltar algo. Por eso creo que puedo volver y no dejaré de buscar sponsors…

—¿Y no desanima no encontrarlos?
—Somos un reflejo de una sociedad en la que todo es difícil… Mire, yo no pido grandes cosas. Me remito a cuando empecé en la ONCE. Al principio éramos pequeños. Pero nos acompañaba la motivación de crecer y supimos cómo hacerlo. El secreto es empezar con poco y alcanzar mucho y me niego a pensar que ha pasado mi época.

—¿Qué edad tiene?
—59 años…

—¿Y no es tarde?
—No es tarde, no. Insisto. Es más, aún puede ser pronto. Mire, me han hecho perder años de vida, se me ha intentado hacer daño, pero no han conseguido que yo piense que esto se ha acabado para mí. No, no se ha acabado y cuando coincido con aquellos ciclistas de mi equipo, con Zulle, con Breukink, con Neil Stephens…, siempre lo dicen, ellos mismos me lo dicen, Manolo, tú sitio está en el ciclismo.

—¿Y qué fue de ellos?
—Pues han encontrado su sitio en la vida. Zülle es comentarista de la televisión suiza, Breukink es mánager…, en general la gente siempre acaba encontrando su sitio, pero es verdad que siempre hay alguno, como el caso de Herminio Díaz Zabala, que no. Y eso es lo que molesta. Él tiene un hotel y no es que le vaya mal, pero su sitio debería estar en el ciclismo porque tiene buena cabeza y, sin embargo, está fuera.

—Y es difícil vivir fuera…
—No es fácil conformarte con lo que ves por televisión, porque quieres más. Necesitas más. Pero aun así es difícil que a uno le quiten la vocación. Por eso no dejo de reciclarme ni de pensar en el futuro ni de ver cómo evoluciona el ciclismo, porque entiendo que el olfato que tenía para detectar buenos corredores…, eso no se va a perder nunca.

—¿Cuál fue la última vez que cogió el volante?
—Fue en 2006, en el Tour de Romandia en el que Contador ganó una etapa y tenía que haber ganado la carrera. Aún lo tengo grabado porque es un recuerdo, mi último recuerdo en el campo profesional. Después, en amateur sí he dirigido, pero en lo profesional fue Romandia hace trece años y el caso es que parece que fue ayer.

—¿Por qué salió tan mal?
—Porque esto es así. A veces, la vida es así. Hoy te demonizan y mañana te vanaglorian. Pero si uno no entiende esto no entiende a la sociedad.

—Siempre quedará la sombra del dopaje.
—No estoy de acuerdo. El ONCE fue el equipo más limpio y se lo digo porque no sólo conocía a mi equipo. Como presidente de la UCI, sabía lo que pasaba en todos y le puedo prometer que no había ninguno como la ONCE. Pero la diferencia es que los equipos franceses se llevaban las medallas del Gobierno francés por lo que yo siempre pensaré que fueron unos traidores.

—¿Por qué no lo decía entonces?
—Lo dije en todo momento. Nunca cerré la boca. Soy incapaz. Quién me conozca… Cuando se trata de luchar… Nadie puede decir de mí lo contrario. De hecho, hay muchas ventajas, que todavía perduran en el ciclismo de hoy, que fueron conseguidas por mí como presidente de la UCI y eso no debería olvidarse. Yo no lo olvido.

—¿Le faltó ganar el Tour?
—Nunca te falta nada. Uno es víctima de sus defectos y servidor de sus virtudes. Mire, gané siete Vueltas a España y fui tres veces segundo en el Tour. También fuimos el único equipo español que llegamos a ganar una contrarreloj por equipos. No puedo decir que no estoy orgulloso. No puedo decir que no consiguiese lo suficiente, porque desde donde empezamos, desde lo que era la ONCE en el inicio… Luego, vimos hasta donde llegamos…

—¿De qué vive ahora?
—De los ahorros. He vivido de los ahorros, porque, incluso, invertí en un restaurante que coincidió con los años de la crisis y no fue bien. Así que he vivido de lo que gané en esos años en el campo profesional en los que viajaba tanto que no me daba tiempo a gastar lo que ganaba.

—¿Nunca volvió a tener un trabajo fijo en estos trece años?
—Nunca. No he vuelto, no. Y lo he buscado porque, entre otras cosas, uno tiene ese instinto de protección familiar. Pero por mucho que lo busques no siempre lo encuentras. Es difícil, pero aún tengo esa pasión: el ciclismo es mi vida.

—¿Cómo lleva los días?
—De la mejor manera. Ayudo a mi padre, que se ha quedado viudo. Tengo a mis hijos, tengo a mi mujer, tengo a mis amigos… Las horas siempre se llenan, pero claro que echo de menos la carretera, porque la carretera fue mi vida. Tuve que luchar mucho por llegar a ella y ahora…

—Uno siempre piensa que merece más.
—Al menos, yo creo que sí, ya se lo he dicho. Merezco otro tiempo y lo estoy buscando, porque no llena mi ego lo suficiente saber que puedes hacer una cosa y que no la haces. No me resulta fácil vivir así y…

RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Hombre, lo del equipo mas limpio… La ONCE era un equipo poderoso en la época mas dura del dopaje que se recuerde. Los que no dieron positivo de alguna manera eran asmáticos severos, y ese ventolin ayudaba a aguantar. Johann Bryunel luego fue director deportivo de Armstrong, no hace falta decir nada mas.

    El problema es que el ciclismo solo castigaba y si había mucha presión al ciclista, pero ni los médicos (druidas) reincidentes ni los directores deportivos de equipos con múltiples casos de dopaje soportaban culpa ni pena alguna. Cuanto mas lejos estén del deporte, mejor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz