viernes, junio 14, 2024
Google search engine
InicioFútbolDiego Costa: falló el jugador y falla el reglamento

Diego Costa: falló el jugador y falla el reglamento

Desde la entrada en 2015 del nuevo Código Penal, las injurias leves se han despenalizado, lo que significa que ya no se celebran juicios por insultos, que han pasado a ser una falta administrativa que se resuelve por la vía civil. Desde el punto de vista legislativo, podemos afirmar que el insulto es algo tan frecuente que ha perdido relevancia jurídica. Llamar imbécil, payaso o chulo a un funcionario de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (cito los insultos más habituales) se castiga con multas de 100 a 600 euros, pero las sanciones no se suelen ejecutar salvo que exista resistencia a la autoridad. En ese caso, pueden alcanzar los 3.000 euros.

De tanto insultar, el insulto ha perdido intención y cualquiera vale para desahogarse o injuriar al prójimo. “Hijo de puta”, “gilipollas” o “cabrón” son términos intercambiables, aunque no lo eran en origen, y no se alteran significativamente si los hacemos más descriptivos: “Hijo de la gran puta”, “pedazo de gilipollas” o “cabronazo”.

Entre los muy diversos tipos de insultos, los exclamativos merecen mayor condescendencia. Quien se engancha cualquier parte de su anatomía con una cremallera es difícil que exclame “mecachis”, aunque siempre hay excepciones. En cierta ocasión, Alfonso Ussía relató que la reacción de un tío suyo de exquisita educación al ser aguijoneado por una avispa en los genitales fue entonar una canción tradicional. Pero este caso es una rareza.

El único lugar donde los insultos no han perdido relevancia es en los campos de fútbol. Diego Costa ha sido sancionado con cuatro partidos de suspensión y 3.000 euros por increpar al árbitro Gil Manzano (“¡¡Me cago en tu puta madre!!”), tal y como dictamina el artículo 94 del Código Disciplinario de la Federación: “Insultar, ofender o dirigirse en términos o actitudes injuriosas al árbitro principal, asistentes, cuarto árbitro, directivos o autoridades deportivas, salvo que constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos”.

La multa se multiplica por dos porque también agarró del brazo al árbitro (¿o lo sujetó?), lo que afecta al artículo 96 del mismo código: «Agarrar, empujar o zarandear, o producirse, en general, mediante otras actitudes hacia los árbitros que, por sólo ser levemente violentas, no acrediten ánimo agresivo por parte del agente, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos».

Las justificaciones de Diego Costa no han sido atendidas; el futbolista mantiene que no defecó (verbalmente) sobre la madre del árbitro, sino sobre la suya propia, asunto que también le hubiera costado una sanción en Italia. Allí, el reglamento disciplinario tiene tipificadas sanciones para los futbolistas que blasfeman o hacen increpaciones públicas de mal gusto. El pasado año, Rolando Mandragora, del Udinese, fue sancionado con un partido de suspensión después de haber sido cazado por las cámaras de televisión mientras mentaba de mala manera a la divinidad.

Las reacciones no se han hecho esperar. Hay quien considera que el Comité se ha cebado con Diego Costa, ya que sobran los ejemplos de futbolistas que se han comportado de manera similar sin ser castigados. La apreciación es correcta, pero no exime de culpa al futbolista del Atlético. Costa es un acreditado intimidador de árbitros y defensas. Y aunque no es el único, es el más documentado.

El debate no debería tratar sobre la inocencia de Costa, sino sobre la aplicación más o menos laxa del reglamento. O tal vez lo más adecuado sería discutir sobre el reglamento mismo. Es bien sabido que la NBA gestiona este tipo de sucesos sin perjudicar en lo posible al espectáculo. En 2015, Rajon Rondo, entonces jugador de Sacramento, llamó a uno de los árbitros “puto maricón”. El revuelo fue máximo cuando el árbitro en cuestión reconoció su homosexualidad a partir del incidente. Rondo fue sancionado con 86.300 dólares y un partido de suspensión. Y todavía más llamativo resultó el caso del árbitro Courtney Kirkland. Fue sancionado con un partido después de encararse con Shaun Livingston en una protesta. El jugador recibió la misma suspensión.

La sanción a Diego Costa con ocho partidos es irreprochable a tenor del reglamento, pero parece un exceso si analizamos los hechos, más frecuentes de lo que quisiéramos, tanto, que muchas veces son pasados por alto. Otro árbitro habría mirado para otro lado, aunque no todos los árbitros están obligados a ser Ghandi.

El ejemplo de la NBA nos señala un camino interesante. La sanción económica se focaliza mejor en el culpable, sin daños colaterales. Y no habría que despreciar otras soluciones. Los trabajos sociales en favor de la promoción de la Liga serían una redención todavía más útil. Lástima que la Federación que pone los castigos esté en guerra con la Liga que se ve afectada por ellos. Una verdadera putada, si me permiten la expresión.

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

8 COMENTARIOS

  1. A estas alturas de la pelicula, o del partido, no cabe sorprenderse de casi nada, pero sobretodo no cabe el insulto. No es tolerable en ningun ambito de la vida y me importa poco las pulsaciones a las que pueda ir Diego Costa en un partido de futbol. El futbol pierde en la comparativa en el respeto al adversario y al arbitro con el rugby, sabido es. Pero porque el futbol quiere.

    En los cuartos de final del ultimo Mundial de rugby Escocia tenia a Austraia contra las cuerdas, siendo los australianos muy favoritos. El arbitro decidio que una accion defensiva de un jugador escoces era un desplazamiento del balon hacia delante voluntario, sancionado con 10 minutos de suspension, cuando todo lo que hizo el defensa fue cortar el balon y no sujetarlo. El capitan escoces entonces hizo la primera protesta que yohaya visto en mi vida en un partido de rugby: «Sir!», exclamo, mientras avria su aplma en gesto de contrariedad. Al final del aprtido el arbitro aun cometio un error mas que le costo el aprtido a Escocia, y terminado el encuentro salio corriendo del campo…. pero no perseguido por los jugadores escoceses, que se limitaron a saludar a sus rivales, sino por su peopia conciencia.

    El arbitro de rugby no tolera la protesta, lleva un microfono y no cae en la chuleria de no explicar sus decisiones. El dice alto y claro lo que pita (tambien se oye la comunicacion con su VAR) y todos, aficionados, jugadores, prensa, sabemos lo que pasa en el campo. Seguro que en el futbol habria un periodo de shock, pero cuando un arbitro se ponga a sacar tarjetas a quien grite, insulete, proteste, empuje o amenaze, estas actitudes cambiaran, como el VAR eliminara antes o despues codazos sibilinos y pisotones rastreros. Entonces no habra que medir si la sancion a Costa se desproprcionada o no.

  2. El fútbol o la cultura del tramposo . Al futbolista más antideportivo se le llmama «canchero » , al tramposo «el más listo de la clase » , a un antirreglamentario gol con la mano se le llama «la mano de dios «, al piscinero «pícaro» … El futbolista se ha acostumbrado a poder hacer en un terreno de juego todo aquello que en la vida civil sería tachado de irrespetuoso , mal educado , violento y hasta denunciable , sin que sea castigado ni mal visto .

    Costa a los dos minutos de juego agredió a un contrario , «se pasó de frenada » dijo Maldini para justificar lo que era una agresión y una roja . Costa , Suarez , futbolistas que viven siempre al otro lado del reglamento …hoy al canchero le castigaron por sucio , por maleducado , por ofensivo , por agresivo y por violento , pero curiosamente es la victima . Asi es el fútbol .

  3. Gilipollas significa tonto, hijo de puta y cabron significan malvado o mala persona. No son insultos intercambiables.

  4. El fútbol no tiene que ser ejemplar, pero no está de más que lo sea. En estos años líquidos de redes desquiciadas y políticos vocingleros se agradecen unas gotas de mesura.
    Diego Costa tiene un historial interminable de faltas de respeto, de agresiones, de salidas de patas de banco. Podemos blanquearle, decir que es un rebelde, un cimarrón indómito.
    O también podemos ayudar al deporte: afear su conducta, castigar sus acciones conforme a reglamento y llamarle a capítulo.
    Anoche los hinchas del Betis, en sus cánticos, desearon la muerte de Caparrós. Es un dislate, claro, pero es la consecuencia (¿o la causa?) de que se normalicen los insultos en el césped.
    Al fin y al cabo, del césped a la grada solo hay un paso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz