viernes, junio 14, 2024
Google search engine
InicioOpiniónUsted tiene el faro roto

Usted tiene el faro roto

He pasado un buen rato pensando si merecía la pena hacer un análisis deportivo del Barça-Atleti que con gran éxito de crítica y público se disputó ayer en el Camp Nou. Mi conclusión es que no. A pesar del gran ejercicio de personalidad y el enorme partido que hicieron los de Simeone, creo sinceramente que no merece la pena. No sólo serviría para colaborar con el relato oficial que nos rodea (y que ya conocen), sino que sería un enorme ejercicio de hipocresía por mi parte. No tengo necesidad. Como aficionado al Atlético de Madrid, lo siento, se me hace imposible ignorar el hecho de que uno de los dos equipos jugase con diez jugadores desde la primera media hora de partido (dicen que por protestar). Como aficionado al fútbol me ocurre lo mismo, aunque cada vez tengo menos claro lo que significa ser aficionado al fútbol.

Hoy los focos mediáticos se centrarán en ese hecho puntual, y lo harán siempre desde una rigurosa perspectiva pseudo-científica. Como actores malos de CSI Las Vegas. Aislando la prueba del contexto. Buscarán una interpretación de los labios desde el tiro de cámara que mejor interese o apelarán a la credibilidad infalible de un tipo que, si nos ceñimos a los datos, no la tiene. Nos confirmarán, siempre a toro pasado, que ya se veía venir. Que bastaba echar un vistazo al registro delictivo del culpable (obviando, por supuesto, que el registro oficial del culpable dista bastante del oficioso). Todo eso no deja de ser parte consustancial de la comedia y tampoco me interesa mucho participar. He jugado al fútbol lo suficiente como para saber lo que pasa y lo que se dice dentro de un campo. He visto fútbol suficiente para saber cuándo (y cuándo no), con qué camiseta (y con cuál no), se puede amenazar al colegiado, chocar tu nariz contra la suya o invocar a la «concha de su vieja».

¿Quieren que les diga cómo lo veo? Pues igual que esa escena de cine americano en la que un policía, soberbio y poderoso, rompe el faro del coche del chico malo para multarlo inmediatamente después por llevar el faro roto. El policía tiene la autoridad y el faro, con el reglamento en la mano, está roto. No hay más. Si además el agente resulta poseído por el espíritu de Ken Follet y le da por tirar de prosa floreada a la hora de redactar la denuncia, el chico malo acabará con honores en el lugar en el que tenía que haber estado desde el principio. La cárcel. Ya lo decía Tom Wolfe en su Hoguera de las Vanidades: «por nada del mundo permitan que les atrape en sus redes el sistema de justicia (…). En cuanto te meten en toda esa maquinaria (…), ya estás perdido».

Criticar hoy a Diego Costa es como acudir al centro de la ciudad para mezclarte con la masa y vitorear al Dictador. Puede que el Todopoderoso esté incluso diciendo alguna verdad en ese momento, pero es irrelevante. Se trata de alentar (o no) un régimen injusto y mentiroso. Yo lo tengo claro. No quiero que me confundan con la turba, ni con la policía secreta, ni con los guardianes de la fe, ni con la gente obediente. Lo hago consciente de que eso me va a llevar a la carpeta de los tipos conspiranoicos, sin criterio y poco respetables. Creo que podré vivir con ello. Diego Costa tiene lo suyo, por supuesto que lo tiene, pero de eso hablamos otro día. Con calma. Sin palmeros. Cuando los focos del ejército del Gran Hermano estén enfocando a otro muchacho al que romperle el faro del coche.

Sé que para los que escriben las historia del fútbol español lo que pasó anoche (y tantas otras noches) entra dentro de la normalidad. Del fútbol. De la casualidad. De las cosas de la vida. Que dicen creer que esta justicia orgánica que nos protege es igual para todos y que «unas veces te da y otras te quita». No creo que exista tanta unanimidad (y tan poca capacidad crítica) ni siquiera en la prensa de Corea del Norte, pero oye, como ellos mismos dicen, será que eso es lo que quiere el público. Mientras los dirigentes del Atleti adoptaban la misma posición de silencio cómplice (porque, al igual que los otros, criticar el sistema sería criticarse a ellos), Koke y Simeone dejaban al menos intuir lo que piensa ese vestuario. Algo que no debe distar mucho de lo que pienso yo. Me quedo con ello. Decía Oscar Wilde que un cínico es ese que sabe el precio de todo y el valor de nada. Me temo que el fútbol español está lleno de cínicos.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

  1. Magnífico. Valiente, honesto y con buena prosa, o sea, lejos del comun del triste periodismo futbolero actual.

  2. Descomunal Ennio. De lo mejor que te he leído (incluyendo años de blog). Escrito desde las tripas, pero sin perder la finura. Muchas gracias por darnos la oportunidad de leer lo que nunca llega(ba) a los medios de comunicación.

  3. Ennio cada día te superas. Fenomenal ácida crítica hecha con la mayor de las elegancias. No sobran ni los espacios entre los renglones. Enorme!!!

  4. No veo en esta postura ninguna diferencia con el periodismo hooligan de camiseta. De verdad alguien piensa que el único culpable de la expulsión no es exclusivamente Diego Costa. Su reacción (con desconsideración al árbitro incluida) es totalmente desproporcionada. Me gusta este medio y su filosofía pero creo humildemente que este señor no le hace ningún favor con su discurso victimista y en ocasiones falton y maleducado.

  5. Esa postura de víctima, de equipo humilde perjudicado… Ese gesto de «superioridad», de estoy más allá de todo, de me la sé de qué va el cuento. Pero estamos hablando del Atlético de Madrid: tercer potencia del epicentro del fútbol mundial; equipo que cuenta con la zaga central más férrea del continente americano (y que alguien me discuta que Godín, sin ser Ramos, no tiene ciertos «permisos» que probablemente el central del Eibar no cuente); el núcleo medular de la selección española es del Atlético; el delantero del campeón del mundo es del Atlético; Simeone está llamado a ser (cuando él lo decida) entrenador de la selección argentina. Hay algo en todo este llorisqueo bien escrito que no termina de cuajar con la realidad. Hablan de comedia: que no se puede demostrar la culpabilidad del «condenado». Bueno, en este caso el escriba tampoco ayuda mucho a su inocencia, probando algo de manera fehaciente. Y si todo es una comedia, entonces TODO es una comedia: también Costa, el Atlético, y este artículo. ¿O es que el Atlético y sus seguidores están por fuera del sistema? Y ni siquiera todos sus seguidores: solo los perspicaces tales como se dice el que escribe. Imagino, entonces, que estas notas también salen cuando el arbitraje beneficia a tu equipo. Sino no cierra: con palabras lindas sigue siendo la calentura del derrotado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz