sábado, julio 13, 2024
Google search engine
InicioOpiniónLa trampa perfecta

La trampa perfecta

La formación política más votada en las últimas elecciones generales (2015) obtuvo exactamente 7.215.530 votos. Aunque ya sabemos que en noches así todos los partidos dicen haber ganado, acabado el recuento, todo el mundo tuvo claro quién había logrado la mayoría. Se equivocaban. Si uno suma las abstenciones, los votos nulos y los votos en blanco, tres opciones democráticas tan legítimas como cualquier otra, la suma alcanzaba la friolera de 9.695.189 personas. Es decir, dos millones y medio más que el partido más votado. ¿Se acordó alguien de ese sector mayoritario durante la noche de autos? No. ¿Se acordó alguien después, a lo largo de toda la legislatura? Tampoco. El sistema (y nosotros con él) se limitó a interpretar que no existe. Ocurre siempre lo mismo. Las pocas veces que el tema aparece en los medios, en algún debate marginal, se suele despachar echándole la culpa a los propios afectados. En bloque. Si no quieren participar que se fastidien. ¿Participar? Nadie pierde un segundo en valorar cuántos de esos nueve millones y medio de personas son perfectamente conscientes de lo que están haciendo. Es decir, que están participando. Da igual. La lectura es clara: o votas a lo que sale en las encuestas o no existes.

Ocurre algo parecido en el universo de la actualidad deportiva. Simeone dijo hace unos años una frase que provocó una incómoda vibración en los cimientos de ese monstruo socioeconómico que es el mundo del fútbol. «No consuman». Una frase que tenía todo el sentido del mundo (lo hablamos en otra ocasión), pero que encerraba un grave problema. Si no consumes, no existes. Así de simple. Juro por el bandido Fendetestas que hace siglos que sigo esa opción y que no estoy pendiente de esa selva que eufemísticamente llamamos «información deportiva». Da igual. Es imposible mantenerse al margen y seguir pasando por ser un aficionado al fútbol. Salvo en esta esquina que me dejan los amigos de A la Contra, y algún que otro foro clandestino de irrelevancia probada, me resulta imposible hablar de fútbol sin tener que atenerme a las mismas reglas que marca la actualidad prefabricada. Si quedo mañana con mi familia, me preguntarán sobre el futuro de Griezmann y no sobre lo que yo he escrito. Lo hacen además sin invocar al lamentable ridículo del año pasado sobre el mismo tema y obviando las miles de veces que, los mismos, han vendido jugadores del Atleti que después nunca se fueron. Si quedo con los compañeros de trabajo, no podemos hablar de Jaime Mata, que es lo que yo quiero, porque no lo conocen. Eso sí, curiosamente todos han visto, desde todos los ángulos posibles, el último gol de Militão. Incluso en las redes, eligiendo escrupulosamente el tipo de persona al que seguir, es imposible abstraerse de la parrilla informativa que proponen los que llevan el volante y no lo sueltan. Si eres muy aficionado al fútbol, pero nunca entras en Matrix, el sistema te asimilará a un menhir. Así de crudo. No existes. No cuentas. Si te atreves a entrar, aunque sea con traje impermeable y tapándote la nariz para no perder la virginidad, el sistema reconocerá tu click y dirá que lo haces porque te gusta. Porque quieres. Que ellos hacen eso porque eso es lo que tú demandas al entrar. Es la trampa perfecta.

Me decía ayer Juanma Trueba que le habían soplado que llevo especialmente mal los parones de selecciones. Es cierto. De ahí viene esta reflexión en voz alta. Todo lo anterior se amplifica todavía más en momentos así, porque, como decía Henry Fielding, un periódico consta siempre del mismo número de palabras. Haya noticias o no las haya.

Los parones ligueros suelen ser periodos especialmente complicados para los aficionados al Atleti. La tradición más reciente, por alguna razón, dicta que esos momentos deben coincidir indefectiblemente con el desmantelamiento (mediático) del equipo. Pueden creerme o echar la vista atrás y tirar de hemeroteca. Llegarán a la misma conclusión. Los puristas dirán que es casualidad. Que se limitan a soltar la «noticia» justo cuando ésta surge. Ya, diré yo desde mi falta de preparación.

Si el parón liguero coincide además con un periodo de crisis real en el equipo, como es el caso, las posibilidades de escarnio, tragedia, zascas, fichajes bomba, primicias chicle, ajusticiamientos de bar y farándula variada se disparan hasta límites que pueden llegar a provocar el orgasmo en especies contemporáneas como el Buitre Oportunista y el Carroñero Común. Es fácil de comprobar.

Algún día explotará la burbuja (estoy convencido), y todos lloraremos hipócritamente porque no lo veíamos venir. Mientras tanto, sólo nos queda recurrir a la paciencia. Pasar por ser un menhir. En pocos días el balón volverá a rodar, habrá fútbol de competición y el debate se trasladará a las estupideces recurrentes sobre quién es el mejor del mundo, lo bueno que es Vinicius (o el que toque), la física relativista con la que opera el VAR y lo raro que resulta el que una inmensa mayoría de aficionados colchoneros vitoreen a Simeone en el Metropolitano cuando las encuestas profesionales de los medios profesionales (y especializados) dicen todo lo contrario. Bueno no, este último debate no lo verán en ningún sitio.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Los mejores comentaristas de fútbol de este país son definitivamente aquellos que son hinchas del Atlético de Madrid, aunque hay buenos en las otras dos orillas eeh Juanma Trueba y Rodriguez Briso… Pero me encanta leer y escuchar a Enio Sotanaz, Pepe Rodríguez o Iñako Díaz Guerra.

  2. Totalmente de acuerdo en todo. El otro día Rubén Uría comentaba lo mismo, añadiendo que estos parones sirven para que Madrid y Barcelona compren dos o tres nuevas estrellas y el atleti venda las suyas.
    Pero si como dice Ennio Sotanaz intentas mantenerte al margen no eres sólo un menhir, lo que te pasa es que tienes envidia de sus ochocientas mil copas de Europa.

    Saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras