jueves, mayo 23, 2024
Google search engine
InicioLiga SantanderAtléticoCristiano destroza a un Atleti irreconocible

Cristiano destroza a un Atleti irreconocible

La gran debacle se produjo. Los peores augurios se cumplieron y los rojiblancos se desvanecieron en la vuelta de los octavos de final, haciendo hasta justa la eliminación del equipo español. Ni un culpable externo pueden buscar, teniendo que encontrar las respuestas en ellos mismos ante la falta de identidad, ganas y orgullo, cholismo en definitiva, que siempre le habían caracterizado y que en esta ocasión brillaron por su ausencia. 3-0 para una Juve que fue quemando las etapas que tenía previsto para remontar: un gol en cada parte y Cristiano como estandarte. El luso, que había venido para esto, demostró el animal competitivo que es y fue de nuevo una bestia negra, esta vez bianconera, que de blanco ya le había quitado dos finales a los de Simeone y le había apeado de una tercera con aquel hattrick en la ida de semifinales de 2017 entre los dos equipos de la capital de España.

El choque transcurrió como la mayoría de las previas y los propios protagonistas pronosticaban: asedio de la Juventus y encierro voluntario del Atleti. El primer gran susto no tardó en llegar: Kuipers anuló en el minuto 3 un gol a Chiellini por supuesta falta previa de Cristiano a Oblak. La jugada ofrece las dudas necesarias para que los atléticos olviden los agravios pasados en Lisboa para estar agradecidos, como mínimo, por la convicción con la que el holandés anuló la acción. Quedaban 87 minutos aún por jugar y los aficionados rojiblancos ya le estaban pidiendo un segundo favor al colegiado. De importancia mínima. Que si no era mucha molestia pitar el final ya.

Dentro del guion previsto, había cosas que cuadraban más y otras menos. Al avasallamiento firmado casi tácitamente, los madrileños defendían relativamente a gusto dentro del agobio lógico, pero el balón les quemaba y el equipo no era capaz de estirarse. Se contaba con que eso en algún momento cambiase, que el Atleti tuviese alguna, ya fuese a la contra o a balón parado. Pero eso nunca sucedió. Solo Morata, por los aires, era la vía de escape, que tampoco era decir mucho porque el Atleti tardó diez minutos en pisar el área juventina. Empezó Juanfran defendiendo mejor a Bernardeschi, mientras que Spinazzola llegaba con más profundidad en el ala de Koke y Arias. Luego las cosas empezaron a cambiar, sobre todo porque el centrocampista de la Juventus, que no jugó la ida, empezó a moverse por toda la zona de ataque, dándole la razón a Allegri en sentar a Dybala para ponerle a él. En uno de esos movimientos, en el minuto 26, un centro al segundo palo fue a la cabeza de Cristiano, que entró con la voracidad característica para anotar el primero y meter el miedo –físico, en el marcador, porque en la mente ya estaba- a los atléticos. Un tímido estiramiento de los visitantes igualó ligeramente la contienda, con un remate de Morata justo antes del descanso. Fue la más clara sin llegar a serlo. La esperanza es que la segunda parte sería mejor… pero en realidad lo peor estaba por llegar.


Cristiano al principio y al final


Igual que es esperable un arreón inicial al principio del partido por parte de quien debe remontar, también el que lleva la ventaja debe estar especialmente atento tras salir de vestuarios. Los rojiblancos, normalmente muy enchufados después de los asuetos por el efecto Cholo, siguieron sin reaccionar y, cuando se quisieron dar cuenta, la eliminatoria ya estaba igualada. Otro centro al segundo palo en el 48 y otra anticipación de Cristiano Ronaldo, un Hércules al lado de unos humanos que otros días son espartanos. La inacción, el bloqueo, los nervios, la falta de precisión no se corregían y solo Correa, que más tarde sería villano, le imprimía una electricidad a un Atleti totalmente desenchufado y superado. Mandzukic tuvo el tercero en el 73 y también Kean en el 81 desperdició un mano a mano clarísimo contra Oblak. Como no parecía posible un gol de los españoles, la prórroga, incluso los penaltis, parecían el menor de los males. Pero la pena máxima cayó antes de tiempo, para terminar de firmar la noche horrible protagonizada por los de la Ribera de Manzanares. Correa, que suele acabar con tarjeta todos los partidos por los desajustes en la fuerza de sus entradas, persiguió la sombra de Bernadeschi desde el centro del campo hasta el área. No sabemos en qué instante decidió que el mejor momento para trabar al ataque juventino era ése, pero desde luego fue lo que ejecutó. Las protestas protocolarias de Godín contrarrestaban con la cara del argentino mirando al suelo, consciente del gran error que acabaña de cometer.

Como en Milán, de Cristiano y Oblak dependía todo. La duda era saber qué lado escogerían cada uno. Los protagonistas eligieron lo opuesto a aquella final de Champions pero el resultado fue el mismo: gol. Minuto 85, hattrick de CR y la pesadilla se hacía real. Sería honesto decir que el Atleti se intentó echar arriba, pero también falso que lograse crear algo parecido a una sensación de incertidumbre. Ni tuvo el balón y lo más cercano a crear peligro fue un choque de Correa y Chiellini que sacó a la luz toda la experiencia del central italiano. No se iba a jugar mucho más y los rojiblancos se sentían derrotados, dibujando una especie de crónica de una muerte anunciada. Anunciada desde que Kuipers se llevó el silbato a su boca, porque antes, aún conscientes de que se sufriría, pocos podían pronosticar una caída así. Porque el Atleti carece de muchas cosas, pero no de alma. O no hasta ahora. O no en partidos importantes. Y esta noche, por lo que sea, se la dejó en los vestuarios del Juventus Stadium. Y sin cholismo, sin creer, este equipo es poca cosa. Adiós a la final en el Metropolitano. La Champions tendrá que esperar. Qué pena cerrarlo así.

Álvaro Díaz
Álvaro Díazhttp://alvarodiazgarcia.com
En la selva del periodismo, A La Contra me es un gran ecosistema donde habitar. No entiendo la vida sin deporte, así como tampoco sin historias. En este espacio intentaré contar las que piense pueden resultar interesantes, y hacerlo con estilo propio. Como Hornby, me enamoré del fútbol "tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia trae consigo”
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz