lunes, mayo 20, 2024
Google search engine
InicioCulturaCinePremios Óscar: todas las esperanzas se llaman Roma

Premios Óscar: todas las esperanzas se llaman Roma

Si hace unas semanas dije que el nivel del cine español en 2018 fue superior al de estos Premios Óscar, me reitero y me reafirmo, más si cabe. Ojalá, como señal del destino, o justicia divina, Rodrigo Sorogoyen (El reino) se lleve el galardón al mejor cortometraje de ficción por Madre. En ese supuesto, tendremos una nueva oportunidad de celebrarlo como un éxito nacional, a la altura de cualquier hazaña deportiva, de una Champions, un Grand Slam o un Tour de Francia. A mi pesar, veo más cerca que ocurra lo primero que lo segundo. No tenemos perdón, pero si alguien puede disculparnos, que también redima a la Academia de Hollywood, que no ha dejado de encadenar errores desde el anunciamiento de las candidatas a los premios el pasado 21 de enero. Incluso, por primera vez en tres décadas (exactamente desde 1989), la gala no tendrá maestro de ceremonias, tras la renuncia de Kevin Hart, víctima de sus propios chistes homófobos.

Tan solo una película, dos a lo sumo, sería capaz de colarse en la terna de nominadas del año pasado, cuando ganó La forma del agua. Para los Premios Goya, me parecía imposible que ganase la mejor; ahora, tengo esperanzas. Esta vez, no tengo claro si todos los caminos llevan a Roma, pero así debería de ser. La favorita probablemente fuese la otra seleccionada. Ni El vicio del poder, ni Ha nacido una estrella, ni Green Book, ni Infiltrados en el KKKlan, ni Bohemian Rhapsody, ni, por su puesto, Black Panther (inferior a Spider-Man: un universo paralelo, por ejemplo, también de Marvel) suplantarían a Call Me By Your Name, El hilo invisible, Tres anuncios en las afueras, Los archivos del Pentágono o Lady Bird. En parte, porque la Academia no ha querido revivir el duelo de hace dos años entre Damien Chazelle y Barry Jenkins, directores de First Man y El blues de Beale Street. Aquel percance pasará a la historia como el Óscar que no ganó La La Land en vez del que consiguió Moonlight. Podría citar unas cuantas pequeñas injusticias más, pero esto se convertiría en una hoja de reclamaciones, de ruegos y de protestas y no pretende serlo.

Me pone en alerta la campaña mediática, primero en contra y ahora a favor, de Green Book, la Campeones de los Óscar. Hasta Steven Spielberg ha visto la película de Peter Farrelly (Dos tontos muy tontos o Dos tontos todavía más tontos) cuatro veces en apenas dos días. Y más allá de ser una mala noticia, es bueno saberlo. Mejor hacerse a la idea de que el desenlace llegue por sorpresa. Green Book funciona como un tiro, tanto que se dispara a su propio pie. Pretende no ser racista y lo acaba siendo. Fiel reflejo de la industria de Hollywood, no me extrañaría que se hiciese con la principal estatuilla.

Por su parte, Ha nacido una estrella fue la primera gran favorita, pero su estela se ha ido apagando con los meses. Escuché que Bradley Cooper sería coronado como mejor director, no miento; pero la realidad es que lo quieren más fuera que dentro. Ni siquiera lo hará como mejor actor. La misma suerte correrá su compañera de reparto Lady Gaga, a la que no hay nada que objetarle. Con su actuación, firmó un debut sobresaliente, pero tendrá que conformarse con la mejor canción, Shallow, si Glenn Close u Olivia Colman no le ceden el premio a mejor protagonista. Me temo que tendrá que ser en otra ocasión, porque ninguna de las dos lo tiene y no están dispuestas a hacerlo. La Academia tampoco, aunque debió premiar a Emma Stone, cuyo personaje, mal calificado de secundario, da nombre a la película de Yorgos Lanthimos, La favorita.

Igual de falsa es Bohemian Rhapsody, una película con muchas carencias, empezando por el director, pero que, al mismo tiempo, puede llegar a fascinar. Sin ir más lejos, la crítica la califica de mediocre y el público la adora. Sobre todo, los fans de Queen. Puede que eso sea todo lo que haya que pedirle al cine o, cuando menos, a cierto cine. Rami Malek, con su imitación de Freddie Mercury (imitación, no interpretación, no olvidar que los últimos 20 minutos de metraje son puro playback), es el motivo por el que merece la pena verla. Igual ocurre con Christian Bale. De poco le habrá servido ganar 20 kilos en cinco meses, afeitarse la cabeza, aclararse las cejas y fortalecer su cuello, para representar al exvicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney en El vicio del poder. O sí, aunque eso habría que preguntárselo a su cartera. Ella tiene la respuesta; solo de pensarlo se me hacen los ojos chiribitas.

Sin embargo, todavía no he encontrado contestación para qué deben premiar los Óscar, si a lo que les gusta a los espectadores, a la crítica profesional, o si, en cambio, tiene que haber un equilibrio. Por supuesto, el debate es inabarcable en estas líneas. Para mí, sería decepcionante que no ganasen Roma y Alfonso Cuarón. Además, en tiempos de Donald Trump, ardo en deseos de que la primera película en habla en no inglesa en ganar el Óscar a mejor película sea mexicana y de Netflix. Mi recomendación es que, aunque no te enganche, la termines, porque lo mejor viene después, cuando acaba. Como ocurre con el buen cine. Y Roma lo es. No obstante, si finalmente se impone Green Book, siempre hay tiempo de persuadir a la Academia para que rectifique. De la misma forma en que, en un principio, tenía planeado entregar varios premios durante las pausas publicitarias y, al final, cambió de opinión.

Una falta de respeto y de gusto, en definitiva. En general, porque no se debe desmerecer a ninguna categoría. Y en particular, porque ha habido cine mudo, sin música, pero Bohemian Rhapsody no sería siquiera película sin montaje. Roma o Cold War, tampoco sin fotografía. Sin cortometrajes, no habría cantera de directores. Incluso, Bale, por mucho que engordara, sin maquillaje y peluquería, no se parecería, ni por asomo, a Cheney. Además, nadie, pero absolutamente nadie, va a dejar de ver los Óscar solo por que duren un poco menos. Donde caben dos, caben tres… horas, o cuatro. En fin, en qué estaría pensando la Academia, de nuevo.

Marcos Martín Reboredo
Marcos Martín Reboredo
Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz