sábado, junio 15, 2024
Google search engine
InicioFútbolChampionsAtlético, Juve y un lugar al que volver

Atlético, Juve y un lugar al que volver

Vuelven, pero todo será distinto. La ciudad es la misma, pero el campo es otro. La música suena igual, pero las sensaciones no remiten al dramatismo que susurra el abismo. El rival es un viejo conocido por lo que el morbo también estará presente. Porque regresa la Juventus a Madrid. Porque vuelve Cristiano a medirse con el que durante tanto tiempo fue su incómodo vecino. Porque reinician tanto bianconeros como colchoneros un viaje hacia la Orejona, esa especie de Santo Grial que se les ha negado a ambos tras alcanzar el último peldaño de la escalera. Allí anhelan volver y para eso, por si no lo habían adivinado ya, habrá que regresar al Metropolitano, allá por el mes de junio.

Hasta Turín se marchó Cristiano Ronaldo en verano en busca de un amor extraviado ya en Madrid, de tanto usarlo. Al norte de Italia encontró una familia y un equipo que ya era campeón (siete scudettos consecutivos). Una máquina competitiva que sumaba un arma de destrucción masiva con el luso. Cristiano encajó en el engranaje bianconero a la perfección por más que en sus primeros meses, partidos mejor dicho, se hiciera mofa con su falta de acierto con el gol. Eran los días que CR7 se adaptaba al Calcio y reconocía a unos compañeros que habían dado un brochazo negro a su antigua casaca blanca. Allegri supo encajarle en el once y crearle el hábitat definitivo para que su voracidad explotara.

Si el técnico italiano devolvió el reconocimiento europeo a la ciudad Piamontesa dando una vuelta de tuerca y de estilo a la herencia dejada por Conte, Ronaldo ha disparado la ilusión en el Juventus Stadium. Su luz ya es cegadora en la Serie A, donde comanda a la invicta Juventus y es el Capocannoniere dela Serie A (19 goles en 24 partidos). En el club mientras tanto se frotan las manos ante el impacto mediático y económico que ayudará a amortizar un fichaje de 100 millones, a lo que hay que sumar los 85 millones brutos en concepto de sueldo por cada una de las cuatro temporadas firmadas. Las acciones en bolsa del equipo propiedad de la familia Agnelli fluctúan al ritmo de las actuaciones de su estrella tanto dentro como fuera del campo. Capaz de subir un 32% tras anunciar su fichaje y de desplomarse un 17% cuando se reabrió el caso por presunta violación en Las Vegas. CR7 es el hombre franquicia en Turín, no solo para el club, también para la ciudad.

Dice Fabio Capello que el crack portugués “ha despertado al resto de jugadores de la Juventus”, como si la comodidad de la victoria sin brillo, del triunfo burocrático en los últimos scudettos les hubiera colmado el ímpetu competitivo. Como si la llegada de esta prima donna les hubiera contagiado con su ejemplo de atleta monacal, de futbolista voraz. A sus 34 años, el siete bianconero es una divinidad para una afición que necesita un paso más: volver a sentirse la más bella de Europa. Más aún después de haber sufrido en sus propias carnes aquella chilena celestial que ahora fantasean con repetir con el luso vestido de blanco y negro. En esa búsqueda de la belleza ideal la Vecchia Signora había recolectado un ejército no exento de calidad. Si Dybala era su estrella emergente, Pjanic ponía el rumbo y subía o bajaba las revoluciones del equipo según tocara. Arriba Mandzukic era el primero en ir a la guerra.

Para intentar encajar todas las piezas, Massimilliano Allegri ha dado varios volantazos. Cristiano llegó a la Juventus exhibiendo su potencial como rematador y el técnico italiano entendió que su equipo debía potenciar ese perfil de delantero centro cargando el área a base de centros laterales. Aunque el luso no terminaba de encontrarse totalmente a gusto siendo la referencia ofensiva más adelantada. Por eso Allegri se olvidó de su característico 4-2-3-1, para adoptar un 4-3-3 más flexible, en un once tipo que potenciara las virtudes de Ronaldo, Mandzukic y Dybala. El croata compensaría así los esfuerzos defensivos de CR7 y sería el encargado de fajarse con los centrales, también de cargar el área en primera instancia. Más tiempo han necesitado para entenderse Dybala y Ronaldo, ya que el argentino ha tenido que cambiar su rol, menos capital ahora, más lejos del área. Paulo se ha convertido en el escalón intermedio entre Pjanic, es decir la base de la jugada, y Cristiano, la finalización. En ese juego entre líneas, con menos espacio y con tiempo limitado para pensar, el argentino ha ido afianzándose y entendiendo mejor su nuevo hábitat. De la maximización que haga la Juventus de la asociación Dybala-Cristiano estarán buena parte de sus opciones de volver a reinar en Europa.

Quizá por este acoplamiento de figuras, la Vecchia Signora no ha sido capaz de exhibir todo su potencial en Europa esta temporada. De hecho ahí sí conoce la derrota y no se ha mostrado tan insultantemente superior como en el campeonato doméstico. Es cierto que la derrota en Old Trafford queda muy lejos (7 de noviembre) y en la visita a Suiza en diciembre (perdió 2-1 frente al Young Boys) ya tenía asegurado el primer puesto. Más cercano es el precedente de su reciente derrota en la Copa de Italia (3-0 ante el Atlanta) hace menos de un mes y ese sí parece un precedente más válido para los atléticos, por más que Chiellini solo jugara media hora por lesión y Bonucci se estuviera recuperando de la suya. La Mole Antonelliana turinesa, representado en los dos experimentados defensas llegan a tiempo al Metropolitano. Allegri podrá contar con todas sus piezas perfectamente ensambladas, a excepción de Khedira.

Y es que la batalla táctica entre dos maestros de la estrategia como Allegri y Simeone puede pasar esta noche más por el centro del campo que nunca. El técnico argentino medita a esta hora colocar a cuatro centrocampistas (Rodrigo, Thomas, Saúl y el recuperado Koke) para hacer frente a la sala de máquinas bianconera, habitualmente formada por tres hombres a los que se suman los apoyos de los laterales o las recepciones bajas de Dybala. Junto al indispensable Miralem Pjanic, los colchoneros deberán atar en corto a Matuidi o Emre Can. Su denominador común es la capacidad para ir y venir, para recorrer largas distancias con las que ofrecer desmarques y que su equipo gane altura. Esos esfuerzos también los hacen hacia atrás, para regresar y cerrar el carril central o hacer ayudas en banda. Si Allegri optara por Bentancur, la Juve intentaría amasar más el balón con el uruguayo cerca del bosnio Pjanic.

Si antes del sorteo y pese a las dudas mostradas en Europa la Vecchia Signora ya tenía porte de favorito claro al título, dos meses después esas sensaciones no han disminuido, incluso han aumentado. En este tiempo el Atleti se ha ido recubriendo con piel de cordero, pero nadie debería olvidar que el equipo del Cholo saca las garras en los torneos de eliminatorias. Incluso el disfraz de víctima le ha sentado mejor que el de favorito cuando el duelo era fraticida. Lo que está claro es que el encuentro es una final prematura, que descarrilará a uno de los pesos pesados de las últimas ediciones de la Champions, y seguirá alimentando la leyenda maldita con la Orejona de bianconeros o rojiblancos. Uno de los dos no podrá volver al epicentro de sus obsesiones.

RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. […] La llegada de Cristiano Ronaldo el pasado verano es una declaración de intenciones: la Champions o nada. Y nada mejor para ganarla que fichar al tricampeón y goleador histórico de la competencia. Los cien millones que pagaron al Madrid parecerán una propina si es que la Juventus, inminente campeona de la Serie A por octava vez consecutiva, levanta la orejona. Por lo pronto, Cristiano ya es el goleador de la liga y en la Champions tiene en la mira a su víctima favorita: el Atlético. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras