lunes, mayo 20, 2024
Google search engine
InicioFútbolMás rey que mago

Más rey que mago

Desde la mesiánica llegada de Víctor Fernández hace sólo dos jornadas, el Real Zaragoza ha pasado de creerse incapaz de ganarle a nadie a hacerlo incluso donde ninguno lo había logrado. El conjunto aragonés, tras imponerse al Extremadura antes del parón navideño, en un duelo que tenía mucho de vida o muerte pese a tratarse aún de diciembre, venció este sábado al Sporting en su castillo de El Molinón. Y lo hizo, pasados los veinte primeros minutos de apuros defensivos, con una solvencia y una rotundidad sólo al alcance de un equipo dominante en la categoría. Quienes vengan siguiendo esta tortuosa temporada advertirán la novedad y entenderán que reparemos en ella y en su porqué. Siempre los hay, se trata sólo de repetir menos y pensar más.

Quizá ya sepan que estas dos victorias se tratan del mejor arranque de un nuevo entrenador del Real Zaragoza en los últimos seis años. Obviamente no se trata de ninguna hazaña, ya que habla peor del lugar que mejor del recién llegado, pero es una radiografía más que nítida de lo que viene siendo el club en estos últimos seis años y, por no quedarnos cortos, también en los cinco o seis anteriores. Un lugar donde casi nadie que viene durante una década es solución quizá tenga los problemas dentro o en sus alrededores más próximos. Ante este panorama terminal, que tras la derrota en Riazor situaba en nivel rojo el riesgo de incendio, los responsables y propietarios accedieron, en un desesperado ejercicio de supervivencia, propia y general, por la única solución posible: un entrenador superior. Superior a los anteriores, claro, y muy superior a lo que es el club hoy. A lo que es el club, de dirección deportiva hacia arriba. Hacia arriba del todo, donde siempre da vértigo mirar y aún más que nos miren.

Hacía falta un mago, parecía, y ha llegado el rey. Víctor Fernández le ha cambiado el centro de gravedad a la institución. El entrenador, habitual carne picada apenas al mes y medio de llegar, ha pasado con él a ser la pieza más sólida del engranaje. Y lo es por capacidad, por arraigo en la ciudad y por ascendencia en el entorno. Esta metamorfosis tan abrupta -quizá comparable a cuando el Atlético de Madrid viajó, con más escalas, de Jesús Gil a Simeone- está detrás de dos victorias más que convincentes y, ante todo, explica la pregunta del millón. ¿Cómo ha conseguido Víctor, nada más llegar, que el equipo que a nadie vencía parezca ahora tener muchas más virtudes que defectos?

Lo ha logrado porque tácticamente es más rico y está mucho mejor ordenado. Porque está mejor entrenado, vaya. Con algún matiz de aparente mejora: cuando coincidan en el campo, Vázquez debería ser la referencia ofensiva y Gual bajar al segundo escalón, junto a Pombo, al menos en fase ofensiva. Pero, sobre todo, lo ha conseguido porque es -y cada jugador así lo percibe- el patrón de la nave. No sólo del vestuario, sino del club. Ahora mismo, no hay ningún profesional tan rotundo, y con tanto respaldo externo, como él y eso hace que ninguna tormenta próxima vaya a hundirlo. Quizá por eso se haya tardado un par de meses en contratarlo; porque, con él en el banquillo, los próximos pañuelos y silbidos, de haberlos, ya no se dirigirán al banquillo.

Fernández también resulta impermeable a cualquier consideración interna, desde dentro de la entidad porque, aunque pueda venir de arriba, ya no será superior. No diremos que no escuchará -Víctor habla bien y escucha mejor-, pero no accederá a nada si no lo considera lo mejor para todos. Y aquí todos es el equipo. Pongámonos concretos para honrar a la profesión: Víctor jugará en rombo si cree que debe jugar en rombo. No lo va a hacer porque cree en un 4-3-2-1 atacando, que acostumbrará a replegarse en un 4-5-1. Nadie le ha dicho lo contrario, ni se lo dirá. Sigamos poniéndonos: si Álex Muñoz es uno de los dos mejores centrales de la plantilla, su comportamiento con el grupo y su rendimiento cada vez que juega -las tres cosas- rozan la perfección, será titular. Y nadie se opondrá ni obligará a lo contrario, pese a que -como ocurrió todo el otoño- el equipo se estuviese desangrando en la clasificación y Alcaraz no dejase de acumular defensas en su sistema sin reparar en su mejor defensa… Y terminaremos de ponernos, para no hacer del texto un esfuerzo demasiado incómodo en esta fecha feliz: nadie entrará al vestuario de Los Pajaritos, ni a ningún otro -como ocurrió con Muñoz en noviembre de 2014- para forzar nada, porque se sabe que ahora no hay nada que forzar. El entrenador ha dejado de ser el rival más débil para convertirse en el activo más fuerte. Tanta penuria habrá servido si sirve de aprendizaje interno, ya no con Víctor, sino con quien le suceda en el futuro.

Los jugadores lo perciben, claro, desde el primer minuto del primer día. Como lo hacen todos los profesionales por cuenta ajena cuando entienden que su jefe tiene la mente clara y la espalda ancha. Ahí se genera una contracción casi inconsciente, que enseña un músculo imperceptible hasta ese momento, capaz de ganar cuando ya nos creíamos incapaces de ganarle a nadie y hasta capaz de vencer donde ninguno lo había logrado hasta ese instante.

Pese a tanto, empatar en Gijón -un resultado que muchos habríamos firmado en las horas previas- hubiese vuelto a situar al equipo en la frontera del descenso… Se viene de muy atrás todavía. El Zaragoza ya está en planta, pero aún debe sumar un mínimo de 27 puntos más para asegurar la salvación: nueve victorias que habrá que hollar una a una y, según el tiempo que cueste, ahí calcular lo que queda. No queramos hacerlo antes, por más que el equipo y su afición vuelvan a declararse creyentes. Creyentes en sí mismos y en su entrenador, de espalda ancha y mente clara. Que parece un mago y hace magia porque aquí es el rey.

Javier Hernández
Javier Hernández
Cefalópodo. Activista de imposibles renovables. Dueño, como nadador, de un diploma paralímpico único en Londres 2012. Único... porque no ganó más (50 espalda) y porque nunca nadie ha alcanzado uno igual: con 33 años y sin haber entrenado nunca antes de los treinta. Doctor Honoris Causa en México y conferenciante motivacional sin fronteras en www.delospiesalacabeza.org, regresa a la redacción deportiva tras fatigar teclados en Heraldo de Aragón y en As a principios del siglo
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz