sábado, junio 15, 2024
Google search engine
InicioTenisAustralian OpenNadal y el saque para reconquistar las Antípodas

Nadal y el saque para reconquistar las Antípodas

Discúlpeme, no le había reconocido: he cambiado mucho”, la frase es de Oscar Wilde, pero perfectamente podría haberla dicho Rafael Nadal, camino de la Rod Laver Arena, pertrechado para disputar su trigésima semifinal de Grand Slam. Y es que su presencia en esta ronda del torneo se explica en gran medida por los cambios, por la evolución constante durante casi tres lustros, por la capacidad de aprendizaje y mejora de un tipo que lo ha ganado todo, y lo ha ganado todo varias veces. Lo último ha sido el saque, para hacerlo más agresivo, para ganar velocidad, que es lo mismo que ganar tiempo ante los rivales. Los resultados han sido inmediatos. En Australia no ha perdido ni un set y el servicio solo se lo han roto dos veces.

“Llevamos más de tres meses entrenando este saque. Hemos ido variando pequeñas cosas durante el camino, teníamos algunos aspectos claros y en este tiempo él se ha ido sintiendo cada vez más cómodo, más fluido con los movimientos”, aseguraba Carlos Moyá en el Partidazo de Cope. Tan cómodo que en el primer Grand Slam de la temporada el manacorí ya acumula 34 saques directos, muy por encima de los 21 que sumó en el Abierto de EE.UU. Solo en el último partido frente a Tiafoe sumó once, su mayor marca en un partido resuelto en tres sets desde 2015. “Al final todo se reduce a hacer un poquito más de daño con el servicio. Hemos estado analizando, mirando muchas veces, no es algo que salga a la primera”, reconocía el propio Nadal en Eurosport.

No salió, por ejemplo, en el pasado US Open, donde Rafa ya puso en práctica algunas novedades en su servicio. Pero entonces le faltó confianza y más horas de entrenamiento, de práctica en las nuevas rutinas, “no estaba tan fresco”, resolvió Moyá. Allí el porcentaje de sus primeros servicios se quedó en un 67,1% de media mientras que en Australia el porcentaje ha subido hasta el 74. Han sido meses de entrenamiento y perfección, de correcciones y avances desde que Nadal abandonara por lesión en el último Grand Slam en tierras americanas. “Él era consciente de que había que hacer algunos cambios. Nadal fue el primero que ha estado dispuesto a esto y no es sencillo cambiar un gesto técnico en alguien que ya está formado, que es tan bueno, que ha obtenido tantos resultados”, cuenta Moyá, aunque sus palabras hablen también de superación, de los inconformistas y de la feroz lucha que supone mantenerse en la élite.

Esa carrera despiadada, en la que Rafa comprendió hace tiempo que los más importante es ser feliz, la resumió su tío Toni con otra frase genial de las suyas: “Esforzarse en mejorar lo que nos ha dado la naturaleza”. Algo que Rafa no ha dejado de repetirse incluso cuando su tío dejó de formar parte de su staff técnico. Así, el manacorí ha alcanzado saques de hasta 205km/h en este Open de Australia aumentando su velocidad punta. También su efectividad, ya que el 80,2% de los puntos que Rafa juega con su primer servicio caen de su lado. Y todo ello sin que el número de dobles faltas se dispare en exceso (15 en este Open de Australia). “Nuestra idea o nuestro objetivo es que cuando la bola botara siguiera haciendo daño. Teníamos la sensación de que los rivales, aún no sacando mucho más fuerte que yo, conseguían que su bola penetrara más y la mía se quedaba parada”, comentaba tras alcanzar los cuartos de final Rafa Nadal.

Ahora parece muy lejano pero Rafa llegó con dudas al primer Grand Slam del año, sin haber competido en ningún torneo en los últimos cuatro meses y con la incógnita de cómo respondería ante la novedad técnica del saque. “Tampoco hay que lanzar las campanas al vuelo, es cierto que el saque está funcionando bien durante estos días, solo he perdido dos servicios y creo que he conseguido una cosa muy importante que es ganar muchos puntos rápidos, no solo con el servicio, sino también con la primera derecha”, reconocía Nadal, consciente de que la evolución del tenis lleva a acortar los puntos, a ahorrar energías y a exprimir las ventajas que concede siempre dar el primer golpe. “El saque y el resto son cada vez más importantes en este deporte, son dos aspectos vitales. Entendí que uno no puede ir en contra de esas evoluciones”. Tanta sensación ha causado su saque en las Antípodas que la Universidad de Victoria ya lo están estudiando con el objetivo de crear un algoritmo para averiguar en qué direcciones resulta más eficiente.

Aunque quizá el examen más serio para este renovado Nadal llegará en semifinales, ante la revelación del torneo, el griego Stefanos Tsitsipas. Uno de los representantes de la nueva generación de tenistas que en este Open de Australia ya dio la sorpresa al vencer al actual campeón en Melbourne, Roger Federer. El campeón de las últimas finales ATP Next Gen se ha visto las caras en dos ocasiones con el manacorí, ambas se saldaron con victorias para Rafa. La primera de ellas sobre tierra en el Conde de Godó y la segunda el pasado agosto, en el Master 1000 de Canadá. Como dato, señalar que Rafa apenas consiguió cuatro aces entre los dos partidos.

El duelo de semifinales, presentado también como una batalla generacional, supondrá un choque de estilos y de alguna forma un viaje en el tiempo para ambos. Hacia el pasado para Nadal, pues Tsitsipas estudió el juego de su ídolo Federer en Youtube hasta calcar alguno de sus golpes y movimientos, para luego ganarlo sobre una pista de tenis. De alguna manera el suizo estará también en frente. El viaje será, en cambio, hacia el futuro para el griego, porque en este partido empezará a descubrir si está preparado ya para asaltar el reinado del tenis. En esa lucha por mantenerse o por llegar, entre el orgullo del viejo campeón y el descaro inconsciente de la promesa, surge el saque de Nadal como el penúltimo as que escondía sobre la camiseta sin mangas el mejor deportista español de la historia. Al fin y al cabo, como decía Eduardo Galeano, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.

 

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras